DocsBarcelona II

La principal idea que DocsBarcelona quiere transmitir es que a través del medio televisivo pueden nacer buenos documentales. Con las televisiones o para las televisiones. Con el apoyo de las cadenas y la implicación de los productores se puede formar toda una línea de trabajo de interés para una “gran minoría” de espectadores, abarcando temáticas muy diversas y propuestas audiovisuales creativas. Los realizadores de cine documental pueden (deberían) encontrar en las producciones televisivas un aliado fundamental.


    Post2PDF
Inicio   1 2 3

'El honor de las injurias' Carlos García-Alix (2007)

La sección “Panorama” equivaldría en un festival competitivo a la sección oficial. Con once títulos de reciente realización elegidos por el danés Tue Steen Müller, por lo que pudimos ver – visión incompleta de conjunto -, la selección no brilló demasiado. Yuri Khashchavatski (director de Kalinovsky Square, 2007) era presentado por Steen Müller con exagerados elogios (“seguramente, el director de cine político más importante de Europa hoy en día”). Su trabajo audiovisual es localista y de tono supuestamente humorístico-crítico, atacando la gestión del presidente bieloruso Lukashenko. Imágenes de archivo y una voz en off adiente para un programa de televisión provocativo pero desacertado para una mirada documental, es un proyecto de propaganda. Tampoco brilló This is me walking de Ulrik Wivel ni Someone like you de Nanna Frank Moller.

El único documental español que estaba en esta sección era la obra de dos jóvenes realizadores catalanes, Xavier Baig y Òscar Moreno. Recordaba inevitablemente al evento del año anterior, donde dos jóvenes realizadores nacionales tuvieron gran éxito con su película Can Tunis. Hoy el día se repite diferente presenta un enorme esfuerzo de realización, un buen montaje y un personaje intenso, pero sobresale más por su perfil didáctico (un curioso “no a las drogas” bastante crudo y a la vez alternativo) que no por su aporte de construcción cinematográfica. La voz en off es redundante y muy discutible por su planteamiento por encima del personaje y el guión no depara sorpresa alguna. Hoy el día… son los seis últimos meses de vida de Toni, un yonqui especial, atípico, una persona lúcida pero destructivamente atada a la droga. Quizá lo mejor del documental se encuentra en la interacción que nace cuando los autores le ceden a Toni una cámara y este filmará un irrepetible autoretrato.

En la sección “Historia” se proyectó la película española El honor de las injurias primera incursión en el documental del pintor Carlos García-Alix. Con una monumental búsqueda de material de archivo, muy buenas reconstrucciones y un trabajo técnico sin fisura alguna, su narración en off es texto únicamente explicativo, que ata todos los cabos posibles por atar, sin dejar al espectador que piense por su cuenta, que enlace, que juegue con la abundancia de imágenes y posibles significados. Al final, todo el esfuerzo técnico está supeditado a un texto que lo limita dentro de un correcto estilo periodístico. Cabe remarcar su notable incursión en los irrepetibles e intensos años veinte del anarquismo, una gran laguna cinematográfica en España y en toda la corriente de la llamada “memoria histórica española”.

La sección catalana proyectó dos buenos documentales, Septiembres de Carles Bosch y Bucarest, la memoria perdida de Albert Solé, aunque ambos ya habían sido estrenados en las salas comerciales. Can Tunis marcó el primer festival y en esta segunda edición se echó de menos una película actual que hiciera de referente.

Inicio   1 2 3

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO