Robert Kramer. Cineasta a la deriva

En 1997, Robert Kramer contaba a Frederick Wiseman durante el festival de cine de Yamagata que a él “le interesaba básicamente la idea de que no existe el afuera, excepto en la negociación entre la persona que ve y esto: yo y esto”. Una negociación, un intento por hacer partícipe del relato al que observa, nosotros los espectadores.


    Post2PDF
Inicio   1 2 3

“…yo no soy sino un insignificante madero abandonado por la resaca
un puñado de arena y hojas muertas
y me confundo con las arenas y con los restos del naufragio…”
Walt Whitman

En 1997, Robert Kramer contaba a Frederick Wiseman durante el festival de cine de Yamagata que a él “le interesaba básicamente la idea de que no existe el afuera, excepto en la negociación entre la persona que ve y esto: yo y esto”. Una negociación, un intento por hacer partícipe del relato al que observa, nosotros los espectadores. A pesar de estar considerado uno de los exponentes de la contracultura norteamericana, la desconocida filmografía de Robert Kramer (1939 – 1999) va más allá de una simple reacción hacia el sistema americano. Su cine se intentó alejar de cualquier actitud dogmática y panfletaria, incluso paulatinamente fue focalizando su punto de vista hacia la introspección, la expresión íntima. Mantuvo fuertes vínculos ideológicos con sus compañeros de generación, aunque sus películas dentro de ese contexto de confrontación buscaran más formular preguntas para poder iniciar esa negociación entre espectador y director, “el que ve y esto”. Dentro de estos grupos (Newsreel, Alpha 60, Free Vermont) el joven Kramer halla más una concordia entre personas que piensan de la misma manera antes que una postura artística definida, siempre abogando por la anarquía e individualidad y por un intento firme de desterrar la errónea búsqueda de la objetividad. Sus obras son ensayos abiertos, preguntas lanzadas que buscan iniciar esa negociación. Muchas veces partiendo de reconstrucciones, de “pequeñas ficciones” de la realidad que tenía delante. Podría usar para sus películas las expresiones “sueños de realidad” o “ficciones de realidad” con las que Wiseman definía habitualmente las suyas. Desde su primer filme militante sobre el Frente Armado de Liberación Nacional venezolano (FALN, 1965) hasta sus últimas filmaciones personales en Francia coqueteando con el digital y el cine diario, su filmografía va sufriendo un fuerte desarraigo hacia las formas establecidas, vinieran de los grupos que viniesen, hasta iniciar un viaje disidente, sin una hoja de ruta definida, pero en aras de la expresión íntima y, por supuesto, comprometida. Aunque este compromiso naciera y muriese en él mismo.

Kramer y las ficciones de realidad
La dificultad que encierra catalogar la obra de Robert Kramer puede ser una de las grandes virtudes que arroja enfrentarse a sus películas. Sería ridículo encorsetar su cine en un género concreto: anárquico en las formas pero sin olvidar un gusto estético depurado (el arranque de Route One: USA, acompañando el piano de Michel Petrucciani la llegada de Paul McIsaac al puerto de New York es modélico) su filmografía es un continuo ejercicio de escritura, contundente pero a la vez difusa, de confusión de géneros supuestamente antagónicos, quedando en una zona de nadie donde es Kramer el que da forma al relato a su antojo. No es tanto el ofrecer lo que tenemos delante, sino cuál es la mejor manera de hacerlo. Como muestra arquetípica tenemos Route One: USA (1989), su obra más premiada y renombrada, un mosaico de las culturas y contradicciones que impregnan Norteamérica donde el hilo conductor es un compañero de viaje ficticio, Doc, personaje encarnado por Paul McIsaac y que en Doc´s Kingdom (1987) vivía en Portugal una historia con su hijo que sólo existía en la pluma de Robert Kramer.

Inicio   1 2 3

3 Comentarios

  1. sccg 11/03/2008 | Permalink

    menos mal que alguien escribe de vez en cuando sobre R.Kramer… por desgracia sigue siendo casi imposible ver muchos de sus films.

  2. pela 19/03/2008 | Permalink

    he conseguido una copia de route one subtitulada en castellano, algún interesado/a…?contestar a mi dirección de mail. pela7@hotmail.com
    alguien tiene east of paradise de kowalski?
    boas noites

  3. miquel 30/03/2008 | Permalink

    para sccg:

    precisamente en barcelona cae un xcentric maravilloso en abril, que junta Berlin de kramer con chats perches de chris marker. gran obra también. algo es algo. en emule tb hay algunas obras suyas (precisamente berlin, route one y ice).

    odio esta frase pero la voy a decir: es lo que hay. es lo que tenemos en este país y a quien no le guste tiene dos opciones. una es quejarse, la otra es quejarse y ademas hacer algo. esta casi todo por hacer, asi que espacio… de haberlo hailo.

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO