Robert Kramer. Cineasta a la deriva

En 1997, Robert Kramer contaba a Frederick Wiseman durante el festival de cine de Yamagata que a él “le interesaba básicamente la idea de que no existe el afuera, excepto en la negociación entre la persona que ve y esto: yo y esto”. Una negociación, un intento por hacer partícipe del relato al que observa, nosotros los espectadores.


Imprimir articulo    
Inicio   1 2 3

McIsaac como trasunto de Kramer cuando éste no puede ponerse delante de lo que se filma; por tanto, el fuera de campo que representa Kramer cámara en mano queda eliminado por la presencia de Doc. Este personaje surge en tres momentos de la filmografía de Kramer: además de las mencionadas Doc´s Kingdom y la maratoniana Route One, el filme Ice (1969) una fábula futurista sobre la eterna resistencia, también cuenta con un joven Doc como miembro del grupo revolucionario. Con la figura de este alter ego volvemos a entender esa conversación con Wiseman en la que reafirmaba la idea de que no existía el afuera; Doc, Paul McIsaac, ejecuta las acciones de Kramer delante de la cámara que éste sostiene.

“La única diferencia entre el documental y la ficción tiene que ver con el dinero”, citó en una ocasión. Más allá de la ironía, este aforismo muestra su carácter subversivo además de buscar la comunión de estos géneros. La puesta en escena salía a la superficie para construir estas “ficciones de realidad”. Así parece que se rodó Ice (1969) película extraña sobre la acción de un grupo de revolucionarios dentro de un futuro indeterminado. La paradoja reside en que todo está rodado dentro de los cánones del direct cinema, dándole a la historia un halo de realidad que muchas veces es difícil de asimilar y crea cierto distanciamiento.

La interacción de ficción y realidad crea nuevas realidades, y en éstas emerge para edificar el relato la memoria, apuntada por Chris Marker como aquel territorio fronterizo que eliminaba las barreras entre la ficción y lo documental. Enfangados en este territorio fronterizo de Marker, Kramer parece acercar su cine al del cineasta francés: Berlín 10/ 90 (1991) está construida desde los residuos que componen los recuerdos del propio Robert Kramer, sentado frente a la cámara en el baño de un hotel berlinés donde va aparcando como algo secundario las imágenes que, emitiéndose en un televisor cercano, testimonian ese recuerdo. La memoria de Kramer puede más que las propias imágenes, parece ser la enseñanza de este ensayo fílmico que rodó para la cadena francesa Arte. Durante la hora que dura este plano secuencia grabado íntegramente en el baño, sus recuerdos evocan aquellos años de ideales y compañeros comprometidos, de los cuales poco a poco fue distanciándose, aquellos a los que amaba, llega a decir con cierto aire de nostalgia y desesperanza beat. Las imágenes en el televisor que le acompaña no dejan de emitir a estos compañeros (militantes les llama) aunque nosotros nos quedamos con la presencia de Kramer rememorando estas situaciones antes que con las propias imágenes. Kramer se siente cómodo anquilosado en el difuso territorio de la memoria reconstruida.

Berlin 10/ 90, rodada un año después de la caída del muro, se constituye como un ensayo que aglutina las enseñanzas del cine de Chris Marker y coquetea con las experiencias más personales del cine diario y las cartas visuales rodadas por Jonas Mekas. Kramer aparece exiliado en un cuarto de baño de Berlín, una ciudad a la que vuelve pero en la que cree que nunca ha estado; paradoja sensacional de su condición de nómada.

Inicio   1 2 3

3 Comentarios

  1. sccg 11/03/2008 | Permalink

    menos mal que alguien escribe de vez en cuando sobre R.Kramer… por desgracia sigue siendo casi imposible ver muchos de sus films.

  2. pela 19/03/2008 | Permalink

    he conseguido una copia de route one subtitulada en castellano, algún interesado/a…?contestar a mi dirección de mail. pela7@hotmail.com
    alguien tiene east of paradise de kowalski?
    boas noites

  3. miquel 30/03/2008 | Permalink

    para sccg:

    precisamente en barcelona cae un xcentric maravilloso en abril, que junta Berlin de kramer con chats perches de chris marker. gran obra también. algo es algo. en emule tb hay algunas obras suyas (precisamente berlin, route one y ice).

    odio esta frase pero la voy a decir: es lo que hay. es lo que tenemos en este país y a quien no le guste tiene dos opciones. una es quejarse, la otra es quejarse y ademas hacer algo. esta casi todo por hacer, asi que espacio… de haberlo hailo.

SUSCRIPCIÓN

Redes sociales y canales de vídeo:

Facebook

Twitter

Vimeo

ETIQUETAS

ARCHIVO