How I Filmed the War

How I filmed the war es un escueto y atractivo acercamiento al cine-ensayo con voluntad de indagar en las frecuentes conexiones entre el mito y la Historia


    Post2PDF

Uno de los problemas derivados de la explosión teórica en torno a las formas del cine de no ficción, ha sido hacernos creer que estamos ante representaciones nuevas y extremadamente complejas. Obras solo al alcance de creadores geniales y espectadores eruditos. La sentencia no es válida ni en ese sentido ni el contrario. Dentro de su abrumadora diversidad, el cine de no ficción cuenta con piezas innovadoras y con viejos cacharros, con transformaciones radicales y con simples actualizaciones. Con propuestas en verdad intrincadas y sobresalientes, con fatuidades a duras penas camufladas por la retórica y con cuadros pintados por chimpancés. Pero también cuenta con ejercicios donde la sencillez formal se corresponde con la claridad semántica. Es ahí donde el aireado cine-ensayo encuentra su lugar, junto al género literario que le da apellido. El ensayo como exposición con voluntad de conocimiento, de estilo y de cercanía con legos e iniciados.

Llegado el momento de hablar de estructuras complejas en el cine, hay que ampliar el ámbito de búsqueda más allá de las formas contemporáneas de no ficción, de las diferentes vanguardias históricas y de los cineastas más o menos crípticos o directamente trastornados. Tal vez sería procedente volver a las películas de Lubitsch; allí donde la ingeniería cuántica se esconde tras lo que Vasari denominó la grazia.

How I filmed the war (2010) es el trabajo de graduación realizado por Yuval Sagiv en la York University de Toronto, y encaja a la perfección con la doble simplicidad arriba señalada. De su naturalidad y su engañosa falta de dobleces, surge la dificultad para clasificarlo. En lo formal camina por terrenos de la apropiación, del collage y del cine estructural, en lo semántico su aspiración ensayística e histórica es evidente. La metodología de Sagiv consiste en disponer unos materiales mínimos y ajenos de la manera más inteligible posible. Esto es, que tanto los hechos ciertos como las frecuentes ironías funcionen sin confusión en sus respectivos niveles. Y que cuando se reúnan lo hagan con vocación dialéctica.

Sagiv cuenta con tres ingredientes básicos: La batalla del Somme (1916), documental filmado en el Frente Occidental de la Primera Guerra Mundial por los operadores británicos Geoffrey Malins y John McDowell. Textos selectos de How I filmed the war, la urgente (1920) autobiografía de Malins. Y el prólogo escrito por Nicholas Hiley en la reedición (The Imperial War Museum, 1993) de dichas memorias. Para ordenar, aliñar y ambientar los elementos, Sagiv se vale del montaje y de una pista de sonido con la que busca recuperar la materialidad del soporte nativo. Del pulso narrativo establecido entre la primera persona y la tercera, entre el “I/me” de Malins en su autobiografía y el “he/him” de Hiley en su introducción, se obtiene el discurso principal de la obra: el cuestionamiento histórico de algunos de los hechos contados y filmados por el propio Malins. El mito contrapunteado por la Historia.

La presentación de los textos en la imagen respeta la tipografía y la paginación originales de las respectivas ediciones de los libros. En una operación de descontextualización gráfica, Sagiv se limita a extraer y aislar frases y párrafos para convertirlos en intertítulos. Mientras, las imágenes obtenidas del filme original tan pronto ilustran la letra como, de repente, se levantan contra la misma. Tal es el enfrentamiento buscado y encontrado con habilidad por el director. La arrogancia, la fantasía y la exageración del relato de Malins, desnudado –vía Hiley- por imágenes insurrectas que dejan de pertenecerle. Un debate sugerente entre lo real, lo verosímil y lo posible, alentado por la idea que terminó imponiéndose al afán científico como factor fundacional y conmemorativo del cine: la del espectáculo.

Quizá su aspecto más endeble sea el ritmo y el espacio, irregulares y cambiantes, dispuestos para la composición. A la acumulación de texto le siguen en ocasiones grandes hiatos de imágenes descolgadas del discurso, dilatando de manera artificial la duración hasta hacerla coincidir con el minutaje del filme de Malins. Se puede encontrar cierta justificación en la necesidad de hacer consciente al espectador –sobre todo al que desconozca el original- de las tremendas imágenes con las que se está jugando, o precisamente de lo peligroso de ese juego empezado por el mismo Malins.

Hacía el final del metraje, Sagiv incide en esa cuestión mediante la única manipulación óptica de las imágenes: la ralentización y la ampliación de la secuencia del ataque desde la trinchera, el célebre “over the top”. Sagiv enredará con la velocidad y el tamaño no para mostrar algo que se nos escapa a velocidad y talla originales, sino para escenificar el artificio de Malins a través del suyo. Porque no podemos olvidar la profundidad del artificio del operador británico, sus diferentes estratos: la dramatización de un acto, el registro visual de esa reconstrucción y el relato literario como enmascarador del primero y rebozo del segundo. Todo en pleno corazón geográfico y cronológico de una masacre.

La aventura cinematográfica de Sagiv queda anunciada en un precedente televisivo: El heroico cinematógrafo (L’héroïque cinématographe. Véray Laurent, Agnès de Sacy, 2003). Esa pequeña maravilla documental ya contaba con una estructura dual parecida, cambiando los textos por funcionales y comerciales voces narrativas. Entre los muchos comentarios inteligentes que podemos escuchar sobre la necesidad y la funcionalidad del cine y las imágenes, uno de los dos operadores (francés y alemán) protagonistas confesaba que “hoy los mitos se escriben con la cámara”. Sagiv no lo niega y con How I filmed the war intenta demostrarlo. Interrogar al mito a través del texto, desvelarlo a través de las imágenes.

FICHA TÉCNICA
Dirección: Yuval Sagiv
Montaje: Yuval Sagiv
Sonido: Yuval Sagiv
Producción: Yuval Sagiv
País y año de producción: Canadá, 2010

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO