El misterio Koumiko

El cofre con 4 DVDs que ha editado Intermedio hace unos meses dedicado a la figura de Chris Marker ha vuelto a poner de actualidad la obra del cineasta francés. Como toda selección, la que realiza Intermedio nos da una visión parcial de la obra markeriana, centrada en varios de sus filmes más conocidos. Pero, como no podía ser de otra manera, la selección de Intermedio deja zonas inexploradas, como la que Marker nos muestra en El misterio Koumiko.


    Post2PDF
Inicio   1 2

Pero El misterio Koumiko es, por encima de todo, un filme sobre la distancia: la distancia que separa, por un lado, cineasta y sujeto filmado, y por el otro, a este último y su entorno, a la que habría que añadir la que separa al cineasta y el Japón. El misterio Koumiko es el primer acercamiento de Marker al mundo japonés, lugar donde transcurre parte de la memorable Sans soleil, cuyo fragmento japonés es siempre citado en los textos que se ocupan de la imagen del Japón urbano y por extensión sobre las relaciones de cine y ciudad. El misterio Koumiko nos acerca a un Tokyo que camina hacia la modernidad tecnificada de Sans soleil. Las imágenes de las calles de Tokyo y de sus tradiciones aparecen constantemente atravesadas por las que provienen de la televisión, así como por la publicidad o los ya familiares neones, y la banda sonora la forman capas diferentes de sonido (radio, televisión, ruidos urbanos,…) que en ocasiones se convierten en una cacofonía indescifrable. (4) Respecto a la presencia de los media como fuente de información del filme, hay algo que conviene destacar. La mayoría de las emisiones (tanto radiofónicas como televisivas) provienen de Francia. Marker no es otra cosa que un turista más (según se nos relata, el último que marcha) que acude a Tokyo con motivo de los Juegos Olímpicos, y los instrumentos que tiene para entender Japón provienen de Europa. Un instrumental que consiste en encuestas y estudios sociológicos, que –comentario irónico de Marker– no son capaces más que de ofrecernos cifras que no nos explican absolutamente nada sobre la cultura a la que sondean, más que una serie de tópicos que refuerzan el exotismo de lo diferente. En esta dialéctica entre proximidad y lejanía al otro es donde se sitúan los puntos fuertes del filme.

El misterio Koumiko finaliza con una larga secuencia de un viaje en tren de la protagonista, que proyecta hacia el futuro las problemáticas planteadas: ni la vida de Koumiko ni la obra de Marker podrán ser las mismas a partir de ahora. La “ola de acontecimientos” de la que habla Koumiko en el último comentario provocará pocos años después la disolución de Marker dentro de la corriente del cine militante. Como en Godard, el camino va desde el malestar hacia la toma de postura revolucionaria, estando esta última indisolublemente ligada a la vida cotidiana. En definitiva, en El misterio Koumiko se entrecruzan una buena parte de las aspiraciones y problemas de las cinematografías de los 60, que Marker engarza con su habitual maestría y pertinencia, abriendo para estas nuevas perspectivas siempre estimulantes.

(4) Como nos señala Stephen Barber en su libro Ciudades proyectadas, esto se ha convertido más o menos a partir de los 60 en un tópico fílmico a la hora de abordar el aspecto sonoro del mundo urbano japonés.

– – –
FICHA TÉCNICA
Dirección: Chris Marker
Fotografía: Chris Marker
Montaje: Chris Marker
Producción: Chris Marker
País y año de producción: Francia, 1965.

Inicio   1 2

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO