Shadow Festival, la sombra del IDFA

Pequeño, modesto y discreto evento que se celebra en escenarios cercanos al IDFA y durante las mismas fechas. Da luz a un tipo de películas documentales que difícilmente tendrían espacio dentro del gigante, sus cineastas independientes hacen un cine muy libre que escapa a los patrones cerrados que se ofrecen para el consumo masivo. Películas de presupuesto bajo afrontan sus retos de forma variada y extensa, con aproximaciones muy diversas, originales y alternativas al documental.


    Post2PDF
Inicio   1 2 3 4

Scènes de chasse aux sangliers

1. Introducción

1.1 Definiciones

IDFA, Festival Internacional de Cine Documental de Amsterdam: enorme evento de elevado presupuesto, es el encuentro anual que mueve más películas, directores, empresas productoras, televisiones, distribuidoras, público y atención mediática alrededor del documental en Europa, quizá en el mundo. Shadow Festival de Amsterdam: pequeño, modesto y discreto evento que se celebra en escenarios cercanos al IDFA y durante las mismas fechas. Da luz a un tipo de películas documentales que difícilmente tendrían espacio dentro del gigante, sus cineastas independientes hacen un cine muy libre que escapa a los patrones cerrados que se ofrecen para el consumo masivo. Películas de presupuesto bajo afrontan sus retos de forma variada y extensa, con aproximaciones muy diversas, originales y alternativas al documental. Pretender clasificar tales obras es complejo e imperfecto, pero lo intentaremos.

1.1. Trailer

Los tres trailers que en el Shadow se proyectaron reflejan bien el espíritu del evento. Son extractos de un documental hecho por estudiantes (Easy Rijders, de Ane C. Ose) que se había mostrado el año anterior. Una apuesta muy original: situar una cámara en el casco de un – peculiar – repartidor de pizzas en el punto concreto donde obtener un rarísimo plano, con una parte del rostro del protagonista incrustado en el cuadro.


Trailers: Easy Rijders de Ane C. Ose

1.2. Personas

Dentro de su modestia, el festival tiene suficiente caudal económico para pagar viaje y estancia completa a todos los realizadores seleccionados que así lo deseen. Este importante hecho significa que hay interesantes charlas con los directores al acabar casi todas las proyecciones. Éstas charlas, así como las breves presentaciones, fueron llevadas a cabo por el director del festival, Stefan Majakowski, presente en todas las sesiones sin excepción, excelente maestro de ceremonias, director que aporta criterios muy claros en la selección de películas y rumbo del evento.

1.3. Cifras

El IDFA proyectó cerca de 300 documentales. El Shadow sólo 41: 16 cortometrajes, 15 mediometrajes y 10 largometrajes.

Scènes de chasse aux sangliers

2. Películas
“El documental es rehén del concepto de realidad cuando la imagen es sólo un espejo de lo que vemos.”

2.1. Yo

Varios han sido los directores que han decidido hablar de sí mismos y sus inquietudes. En lugar de ir a buscar historias, en lugar de buscar respuestas en personas ajenas, afrontar directamente las preguntas.

Scènes de chasse aux sangliers Claudio Pazienza, Bélgica-Francia (2007)

Quizás la mejor película de todo el festival. Sería necesario verla dos o tres veces para introducirse enteramente en su denso mundo. Ensayo reflexivo, introspectivo, apunte filosófico sobre el concepto de “real”, el concepto de “imagen”, a la vez ameno y un poco irónico.

Poderosas imágenes que encierran símbolos y despiertan sensaciones (la caza con un rifle cronofotógrafico estilo Marey, el árbol atado a su pecho, las manos dentro de la tierra, el padre muerto…) filmadas con móvil, mezclando animación, introduciendo juegos semánticos… y su voz en off recitando un texto magnífico – dirijido a sí mismo – que se lleva al espectador de viaje a través de los pensamientos. Pazienza definió el texto como un lamento o un madrigal: “Tu dire…. tu dire…” (tú dices, tú dices) inicia las frases que acaban disparando preguntas: “¿dónde está la belleza… dónde está la belleza… dónde está la belleza que precede a las imágenes?” “¿por qué esta imagen quiere ser filmada?”. Un cazador de imágenes que pregunta antes de disparar, que reflexiona sobre aquello que le rodea, sobre la ética, la estética, la memoria, aquello que ve con los ojos antes de filmar. Esa volátil reflexión es el film.

En sus propias palabras “El documental es rehén del concepto de realidad, concepto muy hermético. No tengo una visión precisa de lo que es la realidad. La película es una herramienta para traducir la intuición y ponerla en imágenes, la imagen es sólo un espejo de lo que vemos.”

But I still haven’t figured out the meaning of life Jan Peters, Alemania (2006)

Original autoretrato de este realizador independiente alemán. Desde los 24 años empezó a filmar anualmente una bobina de Super-8. El tema era él: hablando a cámara intentaba entender que estaba haciendo en este mundo ese año. Más o menos, porque la dispersión es una de sus divertidas características. Así, con este especie de juego empezado en los 80, Peters tiene hoy en día un potente material acumulado, también en digital, que ha sabido manejar, manipular, introduciendo algunos capítulos “falsos”, siempre con mucha ironía, extrema originalidad en la elección de sus encuadres, espacios (hablando en una bicicleta, en un eclipse, tumbado en la bañera) y textos. Aún teniendo un alto tono humorístico todo el documental, esto no impide al realizador conseguir plantearse las cuestiones de fondo con las que empezó su historia (quién soy yo y qué hago aquí).

“El 90% de los documentales que vemos no tienen imágenes”

2.2 Los demás y yo

Han sido muchos los cineastas que quisieron contarnos historias de otras personas de su alrededor o lejanas a ellos. Esa aproximación a los demás se ha definido con un elemento común: asumir inevitablemente la presencia del realizador como un ser del todo subjetivo. Pretender ocultarlo es una opción que la mayoría de ellos descartaron, en pro de un cine más espontáneo, pero que no descuida la cuestiones estéticas y formales. Opuestamente al perfeccionismo y distancia de los personajes de En construcción de José Luis Guerín o El cielo gira de Mercedes Álvarez, este puñado de películas muestran de maneras diversas la interacción del director (o el equipo de rodaje) con las demás personas. El subjetivismo es algo totalmente asimilado y mostrado.

Das Block Stefan Kolbe, Chris Wright, Alemania (2007)

“El 90% de los documentales que vemos no tienen imágenes”, con esta contundencia empezó la charla posterior a la película por parte de los dos realizadores. Su propuesta coresponde con su frase. The Block contiene una vigorosa apuesta visual, tensa, claustrofóbica, para retratar un mundo aparentemente simple (un vulgar bloque de pisos en un barrio marginal de un pequeño pueblo alemán). Planos muy cerrados, encima de los personajes, con una cámara digital de baja calidad, sin ningún tipo de iluminación. Colores intensos, mucho grano, sin aire. Los directores nos descubren unas personas que interactúan con ellos y que participan activamente en la película, incluso grabándose a sí mismos y adaptando un estilo similar al del documental. Sus elecciones temáticas desecharon filmar “lo de siempre”: la rutina diaria (lavar los platos, ir a comprar, ver la televisión) para penetrar todos juntos – espectador, director y persona filmada – en sus mundos y paranoias varia: amores, enemigos, padres no reconocidos… Una manera de contar las historias de los demás muy intensa, viva, no observacional sino completamente participativa.

Cabal in Kabul, Dan Alexe, Bélgica-Romania (2007)

Historia de los dos últimos judíos que habitan en Kabul, Afghanistan. El director estuvo dos años trabajando en la capital, a la vez que rodó esta divertida, dramática y vital película. Los dos hombres conviven en la sinagoga, espacio el cual la cámara apenas abandona. Aparentemente no se llevan nada bien, se cruzan insultos a diario, se acusan de todo, una relación de amor/odio… pero que no llega a separarlos. Dan Alexe (cámara y sonido) transmite su cotidianeidad hasta el fallecimiento del más anciano. La participación del director en el film es total: desde un punto de vista físico (la cámara es su cabeza) y personal (oímos su voz, a menudo las conversaciones van sobre la película o sobre él mismo). Este relato de un mundo surreal, a veces salvaje, lleno de supersticiones y algunos elementos increíbles para una persona occidental – con burkas y pósters de Massud al fondo – consigue un ritmo trepidante sólo con planos secuencia y un montaje sencillo.

World Star Natasha von Kopp, Alemania (2007)

Retrato del fotógrafo checo Mirolsav Tichy, inclasficable artista de 80 años, nihilista, medio iluminado y alcohólico. Filmado en 16mm blanco y negro reverseal (interior de la destartalada casa de Tichy) y 16mm color (el pueblo, los vecinos, la galería de arte en Alemania) para remarcar el “otro mundo” que se vive en el interior de la casa. La relación del equipo de rodaje (dos chicas) con el terco artista es muy amigable, todo lo contrario de la relación de Tichy con el resto de gente que le rodea. Un maravilloso guiño final del fotógrafo mostrando su personal sistema de disparar cierra la película ganadora del festival.

Speech memory

Balkan Champion Réka Kincses, Romania (2006)

Intento de retrato del padre de la directora, quien fue un ministro de defensa y destacado político del partido nacionalista húngaro en Rumanía, que acaba convirtiéndose en un impagable testimonio de las relaciones humanas dentro de una familia. Reconstruir el auge y caída del padre como líder político durante la transición, lleva a sacar la amargura de la hermana pequeña, la rabia y energía de su madre – increíbles e irrepetibles discusiones político-familiares a gritos entre madre e hija en el sofá sin perder de vista el televisor – así como el propio autoretrato de la directora. Escenas familiares (el padre llega del trabajo, preparan la comida) filmadas a lo cinéma direct. Réka nos abre el corazón de su familia por la mitad para mostrar sus enlaces y desavinencias. Psicoanaliza sus traumas, muestra sus mecanismos emocionales, para dejarlas impresas en una película.

2.3 OVNIs
The Lausitz 20×90 Benhard Sallman, Alemania (2006)

Película que adopta formas de trabajo muy similares a la Trilogía de California de James Benning. Sallman filma 20 tomas de minuto y medio (el material bruto total sólo hay 23 tomas, sin repetir tomas) en un espacio vacío, donde antes había existido una intensa actividad obrera ya desaparecida. Filmada en 16mm, realiza bellas composiciones, un buen trabajo de sonido, dando al espectador esta libertad para pasear su mirada durante un minuto y medio ante el motivo elegido. Por un lado aprender a mirar esa captura del tiempo. Por el otro, imaginar todo lo que había y no hay.

Speech memory Caroline Key, USA (2007)

Curioso cortometraje hecho prácticamente sin imágenes. La comunicación del abuelo (sordomudo) de la realizadora era muy extraña, a causa de que siendo coreano nació en suelo japonés durante la guerra y aprendió el lenguaje de señas japonés, lo que limitó y lo aisló posteriormente al volver a Corea. Cuando su hijo nació, entre ellos dos se creó un lenguaje particular, no comprensible entre las demás personas. Caroline rehace este lenguaje con el sonido de una charla con su padre (texto impreso en la pantalla y animado) y breves tomas del padre hablando con el lenguaje de señas que habían creado (fragmentos no subtitulados). Todo este complejo y cerrado sistema de transmisión de conceptos nos intenta llevar hasta el origen de la comunicación.

3. Conclusiones

El Shadow 2007 ha ofrecido una variada selección de documentales llenos de vitalidad, de cineastas desconocidos pero muy creativos, donde una importante parte de lo proyectado era de calidad y alto interés cinematográfico. Mientras el IDFA aporta miles de personas a la ciudad, con sus calles más céntricas llenas de banderas del evento, el Shadow levanta un discreto Salon des Refusés que cobra pleno sentido ante la magnitud del vecino. El IDFA es un encuentro imprescindible para la salud del mundo documental, totalmente necesario para televisiones y muchos realizadores, para las compras, ventas, negocios varios, descubirmientos de nuevos realizadores… Mientras el Shadow sigue trabajando silenciosamente por amor al cine documental. Quizá la sombra sea su espacio natural.

Inicio   1 2 3 4

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO