Shadow Festival, la sombra del IDFA

Pequeño, modesto y discreto evento que se celebra en escenarios cercanos al IDFA y durante las mismas fechas. Da luz a un tipo de películas documentales que difícilmente tendrían espacio dentro del gigante, sus cineastas independientes hacen un cine muy libre que escapa a los patrones cerrados que se ofrecen para el consumo masivo. Películas de presupuesto bajo afrontan sus retos de forma variada y extensa, con aproximaciones muy diversas, originales y alternativas al documental.


    Post2PDF
Inicio   1 2 3 4

Scènes de chasse aux sangliers

2. Películas
“El documental es rehén del concepto de realidad cuando la imagen es sólo un espejo de lo que vemos.”

2.1. Yo

Varios han sido los directores que han decidido hablar de sí mismos y sus inquietudes. En lugar de ir a buscar historias, en lugar de buscar respuestas en personas ajenas, afrontar directamente las preguntas.

Scènes de chasse aux sangliers Claudio Pazienza, Bélgica-Francia (2007)

Quizás la mejor película de todo el festival. Sería necesario verla dos o tres veces para introducirse enteramente en su denso mundo. Ensayo reflexivo, introspectivo, apunte filosófico sobre el concepto de “real”, el concepto de “imagen”, a la vez ameno y un poco irónico.

Poderosas imágenes que encierran símbolos y despiertan sensaciones (la caza con un rifle cronofotógrafico estilo Marey, el árbol atado a su pecho, las manos dentro de la tierra, el padre muerto…) filmadas con móvil, mezclando animación, introduciendo juegos semánticos… y su voz en off recitando un texto magnífico – dirijido a sí mismo – que se lleva al espectador de viaje a través de los pensamientos. Pazienza definió el texto como un lamento o un madrigal: “Tu dire…. tu dire…” (tú dices, tú dices) inicia las frases que acaban disparando preguntas: “¿dónde está la belleza… dónde está la belleza… dónde está la belleza que precede a las imágenes?” “¿por qué esta imagen quiere ser filmada?”. Un cazador de imágenes que pregunta antes de disparar, que reflexiona sobre aquello que le rodea, sobre la ética, la estética, la memoria, aquello que ve con los ojos antes de filmar. Esa volátil reflexión es el film.

En sus propias palabras “El documental es rehén del concepto de realidad, concepto muy hermético. No tengo una visión precisa de lo que es la realidad. La película es una herramienta para traducir la intuición y ponerla en imágenes, la imagen es sólo un espejo de lo que vemos.”

But I still haven’t figured out the meaning of life Jan Peters, Alemania (2006)

Original autoretrato de este realizador independiente alemán. Desde los 24 años empezó a filmar anualmente una bobina de Super-8. El tema era él: hablando a cámara intentaba entender que estaba haciendo en este mundo ese año. Más o menos, porque la dispersión es una de sus divertidas características. Así, con este especie de juego empezado en los 80, Peters tiene hoy en día un potente material acumulado, también en digital, que ha sabido manejar, manipular, introduciendo algunos capítulos “falsos”, siempre con mucha ironía, extrema originalidad en la elección de sus encuadres, espacios (hablando en una bicicleta, en un eclipse, tumbado en la bañera) y textos. Aún teniendo un alto tono humorístico todo el documental, esto no impide al realizador conseguir plantearse las cuestiones de fondo con las que empezó su historia (quién soy yo y qué hago aquí).

Inicio   1 2 3 4

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO