Shelly Silver, videonarrativas fragmentadas sobre identidad cultural y política

La realizadora independiente estadounidense Shelly Silver es una artista multifacética y provocativa, aunque paradójicamente el corpus de su obra goza de poca difusión entre las audiencias hispanohablantes.


    Post2PDF
Inicio   1 2 3

Shelly.Silver

Narrar historias siempre ha sido el arte de seguir contándolas y este arte se pierde si ya no hay capacidad de retenerlas.
W. Benjamin

La realizadora independiente estadounidense Shelly Silver – quien el año pasado estuviera presente en Madrid brindando una conferencia dentro del Ciclo Cine Ensayo del Museo Reina Sofía y más recientemente en Sudamérica en el marco del IV Festival Internacional de Cine Independiente (MARFICI) de Mar del Plata, Argentina, en donde asistiera en calidad de invitada especial para una retrospectiva integral de su trabajo videográfico -, es una artista multifacética y provocativa, aunque paradójicamente el corpus de su obra goza de poca difusión entre las audiencias hispanohablantes. Nacida en Brooklyn, Nueva York, donde habitualmente reside y da clases en The Cooper Union for the Advancement of Art and Sciences y en The School of Visual Arts, Silver ha elegido el video por la libertad y accesibilidad que le brinda el formato, lo que le ha permitido expresar con gran independencia creativa – a lo largo de más de veinticinco años de trayectoria – un singular camino de interrogación, un sentimiento de incomodidad o inquietud que conlleva un tipo permanente de demanda o disconformidad con los sistemas de pensamiento establecidos.

Sus obras abarcan vídeo, film, instalaciones e Internet y emergen como una tentativa para abordar la actual problemática en torno de la identidad, atravesando una amplia gama de temas y de géneros, indagando cuestiones referidas a la nacionalidad, el idioma, la familia, o los medios masivos de comunicación. Para ello apela a una mezcla audaz de géneros: ficción, animación, documental, ensayo y experimental, evitando el uso de un punto de vista único y autoritario, empleando un “yo” inmerso en la ambivalencia, la ambigüedad o la contradicción, examinando la interconexión de espacios – espacios a menudo organizados por lógicas diferentes, con reglas y límites propios – que brindan un original funcionamiento conjunto de realidad y ficción, de pensamiento e imaginación.

En su trabajo videográfico la realizadora confía en la connivencia del espectador – apropiándose de estructuras, códigos televisivos y narrativas del cine, torna borrosos los límites entre autenticidad y falsedad, artificio y realidad, cuestionándolo dialécticamente “Espectador y trama ficcional son conceptos también puestos en entredicho en buena parte de la producción cinematográfica reciente. El viejo arte de contar historias ya no tiene lugar propio en un espacio atiborrado de historias rápidas y de consumo self-service. Sin otros referenciales que la publicidad, considerada como el triunfo absoluto de la entropía en la estela baudrillardiana, disuelto en los estándares de la representación televisiva (con una figura paradigmática, el telefilm, verdadero ectoplasma de esta mixtura), embalado por una panoplia de técnicas de animación, modelos sintéticos y efectos especiales de todo tipo, el espectáculo cinematográfico actual se está convirtiendo en una mera y desnaturalizada atracción de feria (1). Plantea el acto de filmar directamente ligado al cuestionamiento y validación entre los limites considerados como “verdad” o como “ficción”. Sus trabajos remiten a un constante work in progress que entremezcla de modo irreverente película en blanco y negro con video color, imágenes fragmentadas con texto escrito y sonidos, elementos del documental y del melodrama con la comedia.

Inicio   1 2 3

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO