Videoactivismo. Captar e incidir

El videoactivismo es la adecuación tecnológica de prácticas antagonistas atemporales que concurren en un momento histórico en el que ciertos aparatos son capaces de retener trozos de realidad y de tiempo. Hoy día en 2008 el videoactivismo está permeado por las nuevas apuestas que posibilitan los diversos media: proyectos bloggeros como Alive in Baghdad o Alive in Mexico.


    Post2PDF

Los filósofos se han limitado a interpretar el mundo de distintos modos;
de lo que se trata es de transformarlo

Karl Marx

Genéricamente se utiliza el término videoactivismo para significar todas aquellas acciones de contestación de amplio espectro político, social y artístico que utilizan el video como herramienta y encuentran en las nuevas tecnologías su medio natural de creación y difusión.

En 1965 el videoartista Nam June Paik hace su primera grabación con equipo ligero de Sony sobre la llegada del Papa a Nueva York. Ese mismo año Jonas Mekas y su Film-Makers Cooperative plantean la distribución de 200 cámaras de 8 y 16 mm entre jóvenes negros con el único objetivo de que se expresen a sí mismos mediante imágenes. Con diferentes formatos de captación en ese mismo año concurren dos de las principales vertientes que conforman el quehacer videoactivista. Ya para 1971 Michael Shamberg y Raindance Corporation publican Guerrilla Television, libro y posterior movimiento que lucha contra los poderes políticos, institucionales y mediáticos, paradigmático punto de inflexión del nuevo antagonismo tecnológico. En 1977 se constituye el colectivo Video-Nou en Barcelona, vuelta de tuerca autóctona que aúna la doble tarea elemental del videoactivismo, la de captar la realidad e incidir en su transformación, mientras que en Italia a la sombra del movimiento autónomo surgen múltiples activistas del video.

El videoactivismo es la adecuación tecnológica de prácticas antagonistas atemporales que concurren en un momento histórico en el que ciertos aparatos son capaces de retener trozos de realidad y de tiempo. Hoy día en 2008 el videoactivismo está permeado por las nuevas apuestas que posibilitan los diversos media: proyectos bloggeros como Alive in Baghdad o Alive in Mexico cuentan lo que les pasa a espectadores como usted. Y es precisamente en este punto donde se encuentra la clave de la cuestión: el videoactivismo presenta un común denominador en la superación del modo espectador para que el definido institucionalmente como “receptor” sea partícipe activo del proceso comunicativo, lugar donde entronca la captación de imágenes con la teoría crítica comunicativa de Brecht, de Berardi, de Debord, de Vertov.

La subversión del sentido vertical de la comunicación presenta diferentes gradaciones, desde la menor de muchas aproximaciones videoartísticas hasta las más señeras y militantes de ellas, pasando por los formatos clásicos de la contrainformación (www.indymedia.org, www.nodo50.org, www.sindominio.net). Aquellas que referimos como de alta implicación utilizan las posibilidades audiovisuales como excusa para generar otras dinámicas sociales. En el caso italiano abunda la fórmula de las telestreets, televisiones comunitarias de barrio, ciudad o pueblo donde los formatos y contenidos son decididos por los implicados. Educación audiovisual de calle, alfabetización audiovisual, eliminar el concepto de público/audiencia son elementos comunes a InsuTv (Nápoles), TelestreetBari (Bari) o Spegnila Tv (Roma). Las telestreets tratan de contribuir a la proliferación de iniciativas autónomas y utilizar la tele como laboratorio de relaciones sociales, además de constituir un circuito comunitario en el que se archivan sus producciones (www.ngvision.org) en el que se ven, suben o bajan las mismas.

En España la pionera cabecera de Insuemisión (TeleK, televión local de Vallecas, Madrid) se remonta a mayo de 1995. Refleja las actuaciones de los movimientos sociales de los 90 (insumisión, okupaciones, feminismo, movimientos vecinales) para constituirse a finales de la década el colectivo de video Deyavi y en 2002 Telepiés (ambos en Lavapiés, Madrid). En la actualidad la capital acoge el proyecto de SinAntena, televisión libre por internet animada por el espíritu del software libre.

Barcelona acoge tres interesantes iniciativas. Por un lado Horitzó TV, televisión efímera, digital y libre que aporta novedades fundamentalmente en cuanto a contenidos, realizados por el equipo de creación, colaboradores externos o aportaciones espontáneas. En segundo lugar el realizador y videoartista Daniel Miracle es inspirador de Neokinok TV, televisión horizontal, participativa y eminentemente experimental; entre sus credenciales, una ouija retransmitida en directo, conexiones desde un mercado de ganado o entrevistas a pie de calle con un equipo ENG formado por un casco con tres cámaras y un transmisor. Y el proyecto que lleva más tiempo batallando, Okupem les Ones, emite desde el canal 52 de UHF en un radio limitado de la ciudad. Es un colectivo que desde el 2003 empezó esta tarea de difusión para crear sólidamente plataformas de lo que ellos llaman “tercer sector”. Herencia de una campaña anterior sobre COM Ràdio para que los medios de comunicación públicos fueran realmente públicos y participativos, el colectivo sigue cubriendo eventos y creando información alternativa, emitiendo y luchando en el ámbito político para ubicar el tercer sector en un ámbito legal.

En Mathare, suburbio de Nairobi (Kenia) emite Slum Tv con el fin de documentar la vida de las personas que lo pueblan y reevaluar sus vidas a través de la cámara. En Salvador de Bahía (Brasil), TVLata se hace eco de la faceta vital de la favela.

Son todos proyectos comunitarios de televisión, experiencias con un afán emancipador de tecnologías abiertas en las que la comunicación es activismo, no es un instrumento de la acción política sino la acción política misma. Tratan en suma de recuperar y reconfigurar los espacios de comunicación social tradicionalmente ligados a la televisión.

El videoactivismo recorre varios espacios conduciendo fragmentos de realidad del entorno físico al virtual. Crea o simplemente reasigna significados, como hace María Cañas en Animalario Tv desde una óptica artística. El videoarte experimenta con nuevas narrativas y estéticas visuales (videowalls, film interactivo, videoweb), divulga nuevos métos de uso del imaginario (streaming art, webcams, archivos de imágenes como los Prelinger).

Proyectos para quien quiera hacerlos propios, grupos que utilizan el video como soporte, relaciones comunicativas horizontales, televisiones comunitarias, realizadores y videoartistas… cosas que se ven, que se imaginan y que se es que el sistema mediático dominante no disimula al ocultar.

Otros enlaces de interés:
Contre-Conference
The Video Activism Network
Interzona
The Free Range Acvitism Website
TVE: Cámara Abierta
Zemos98
Critical Art Ensemble
Technologies to the People-Project
Adversarial
Blog de videoactivismo
Lasagencias
Antropología Visual

Un Comentario

  1. ¡Olé articulón!
    ¡A liarla!
    Gracias Luis ;)
    Kiss Krisis

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO