In Public

En el año 2000, el Festival Internacional de Cine de Jeon Ju (Corea del sur) propone a los realizadores Tsai Ming-Liang, John Akomfrah y Jia Zhang-Ke filmar tres piezas cortas en formato digital para configurar posteriormente un largometraje. Así, Zhang-Ke, perteneciente a la llamada Sexta Generación del cine chino, filmó In Public, una pequeña gran obra documental en la que retrata lugares públicos de la ciudad minera de Datong.


    Post2PDF

In public

En el año 2000, el Festival Internacional de Cine de Jeon Ju (Corea del sur) propone a los realizadores Tsai Ming-Liang, John Akomfrah y Jia Zhang-Ke filmar tres piezas cortas en formato digital para configurar posteriormente un largometraje. Así, Zhang-Ke, perteneciente a la llamada Sexta Generación del cine chino, filmó In Public, una pequeña gran obra documental en la que retrata lugares públicos de la ciudad minera de Datong, situada en la provincia de Shanxi, en China. Una localización en la que también se desarrollará su largometraje Unknown pleasures que completa, desde la ficción, esta doble aproximación a la realidad de la zona.

Individuos que coinciden en una estación de tren, en una parada de autobús, en una sala de baile, en un billar… Personajes que esperan, deambulan, miran y se van. La cámara de Jia Zhang-Ke disecciona la realidad de esos espacios de anonimato tan típicamente contemporáneos. Lugares que dejan de ser para devenir no-lugares, localizaciones de espera en los que no es posible establecer conversaciones o relaciones duraderas y en los que, muchas veces, todo lo que vincula a sus habitantes es un efímero cruce de miradas. En sus libro Los no-lugares. Espacios de anonimato, Marc Augé escribe: “Si un lugar puede definirse como lugar de identidad, relacional e histórico, un espacio que no puede definirse ni como espacio de identidad ni como relacional, ni como histórico, definirá un no-lugar.”

Zhang-Ke muestra la desintegración de esos no-lugares en un contexto concreto de cambio y transformación de la vieja China comunista en un modelo económico de apertura, en el que los elementos de ambas etapas se superponen sin saber muy bien cuál de ellos es el que lo define. Cambios evidentes, pero desconcertantes. Nuevas áreas de ocio y de supuesta interacción típicas de una sociedad capitalista que parecen desubicadas en medio de la nada, como el individuo en la silla de ruedas que observa junto a la taquilla como va entrando gente en su local. La mirada del realizador nos obliga a detenernos en los detalles de esa realidad que parece cojear, que no acaba de adaptarse a nuestra visión. Mediante un punto de vista observacional que no permanece estático, interviene y da constancia de la realidad de estos espacios en los que se comparten encuentros que posiblemente jamás vuelvan a repetirse y en los que las personas son meros elementos de un conjunto que se hace y rehace por acción del azar. Una visión analítica sigue a los personajes que esperan durante largo tiempo en estos ámbitos públicos en los que no pasa absolutamente nada, más que el devenir del tiempo.

En In Public, con la misma facilidad con que perdemos de vista a alguno de los personajes, encontramos a otros en los que volver a fijar nuestra atención, como la chica que pierde el autobús y a la que no le queda más remedio que convertirse en objeto de nuestra atenta observación. Podemos ver cómo la gente se incomoda ante la presencia de la cámara, se da la vuelta y huye de ella. Otros, sin embargo, miran directamente al objetivo de manera casi desafiante. En este sentido, el filme es casi un ejercicio de encuentro con el azar: la espera queda retratada, queda fijada. La cámara digital de Jia Zhang-Ke reencuadra, panoramiza, abre de zoom sin complejos; a veces sigue a los personajes, otras aboga por describir la zona que les rodea. La parada de autobús se queda vacía, no hay nadie a quien filmar, pero entonces, un movimiento panorámico nos lleva a prestar atención al lugar en sí. Un hombre que espera al tren en el que llegan unos familiares se sienta en el banco, se levanta para leer un cartel de la estación, apenas cruza una mirada con otro individuo que también aguarda, se vuelve a sentar, intercambia tan sólo unas palabras con el jefe de estación… Son los elementos sonoros los que dan unidad a esta sucesión de no-lugares. Una larga panorámica de un autobús que ha sido reconvertido en bar improvisado deja paso a un salón de billar mediante un encabalgamiento de sonido. De este modo los planos sonoros de las diferentes escenas se van superponiendo unificando los diferentes espacios fílmicos.

Porque este documental trata de espacios o, mejor dicho de no-espacios, de lugares impersonales en los que todo el mundo mantiene una continua espera, una especie de limbo en el que lo transitorio toma un protagonismo tal que los individuos forman parte de un conjunto que hace y deshace aleatoriamente. Como el último plano de la película en el que un grupo de personas abandona una sala de baile sin apenas cruzar una palabra: salen de compartir un emplazamiento en el que se sienten semejantes pero en el que no establecen relaciones íntimas duraderas. Simplemente están de paso. Con In Public, Jia Zhang-Ke nos da testimonio de unos cambios concretos que están aconteciendo en su propio país. Cambios económicos que devienen en sociales y que enlazan con un carácter más universal en cuanto a la concepción de los lugares de anonimato contemporáneos que se encuentran en cualquier gran urbe.

In public está incluido en el DVD Unknown pleasures editado por Intermedio.

FICHA TÉCNICA
Dirección, guión y montaje: Jia Zhang-Ke
Fotografía: Yu Lik-Wai, Jia Zhang-Ke
Sonido: Lin Yi
Producción: Cha Seoung-Jae
País y año de producción: China, 2001

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO