Más allá del espejo

En 1997 Joaquim Jordà sufrió un ataque cerebral que puso fin a una época de su vida pero, por contra, dio inicio a una nueva etapa de incontinencia creativa e investigación formal. Más allá del espejo viene a ser una conclusión de los temas y recursos trazados en su obra durante este último ciclo.


    Post2PDF

Mas alla del espejo

En 1997 Joaquim Jordà sufrió un ataque cerebral que puso fin a una época de su vida pero, por contra, dio inicio a una nueva etapa de incontinencia creativa e investigación formal. Más allá del espejo viene a ser una conclusión de los temas y recursos trazados en su obra durante este último ciclo.

El eje del film es la agnosia cerebral, una dificultad o imposibilidad de procesar la información visual que el propio Jordà padeció como secuela de aquel ataque. A través de su propia historia y la de otros afectados, Jordà procede a un estudio en profundidad de la agnosia y sus consecuencias en el que, sin embargo, el protagonismo descansa en las personas, no en la enfermedad. Pero la película es muchas cosas más: para empezar, una crónica de la amistad entre el director y una adolescente que padece una variación de su misma enfermedad. También un estudio sobre la capacidad del ser humano para recomponer los pedazos, para rehacerse ante la adversidad. Y por último, una reflexión sobre la mirada y sobre cómo nuestra gramática visual define nuestra relación con el mundo.

Cuando se estudian las áreas cerebrales relacionadas con la visión, suele recurrirse a sus anomalías y alteraciones para explicar las funciones que tiene cada una. Jordà presenta en esta película a un grupo humano de personas disfuncionales, obligadas a reinventar su relación con su entorno. A través de ellas, el director habla con elocuencia de la condición humana. Sus temas habituales (la cordura, la justicia, el paso del tiempo) quedan resumidos en un sincero y diáfano “Quién soy yo”. Ésta es su película más personal, la más emotiva. En un difícil momento personal, Jordà consigue mirarse en el espejo de su adolescente amiga y nos ofrece a todos su lucidez y coraje, consiguiendo alguno de esos excepcionales momentos de claridad tan definitorios de su cine.

Nunca fue Jordà un cineasta obsesionado por la perfección, y ésta no es la excepción. El director falleció poco antes de rematar los últimos cabos sueltos del film, pero la condición postuma de la película, tan a menudo una invitación a la condescendencia, no debe desviar nuestra atención sobre varios aspectos fallidos de la misma. Por ejemplo, la metáfora del ajedrez: un tablero gigante y unas fichas con rostros esculpidos actúan a modo de separadores de los diferentes fragmentos documentales a lo largo del film. Lo que en un principio parece una buena idea que aporta un vuelo poético refrescante, acaba resultando redundante, torpe, efectista. Y esas caras tan torpemente esculpidas… De la misma forma, los fragmentos de la de la chica ciega chirrían junto al resto y resultan a la postre innecesarios.

Y aún así, el film brilla por encima de sus defectos. Convence por su inteligencia, y por la mirada honesta y curiosa de un creador moribundo que reivindica la vida, la lucha y el compañerismo. Desde la última trinchera de su vida, Jordà arma un ejército de tarados que tratan de explicarse a sí mismos y superar sus obstáculos, que no son pocos. La última revolución posible, la revolución contra la muerte. La única, en realidad, que Joaquim Jordà no perdió.

Más allá del espejo se estrena en salas comerciales el viernes 3 de noviembre

FICHA TÉCNICA

Dirección: Joaquim Jordà
Producción: OVideo, Antoni Camín
Guión: Joaquim Jordà, Laia Manresa
Fotografía: Carles Gusi, Ricardo Iscar, Carla Subirana
Música original: Laura Casaponsa
Sonido directo: Dani Fontrodona
Montaje: Núria Esquerra
País y año de producción: España, 2006

2 Comentarios

  1. Aleix 05/07/2009 | Permalink

    ¿”ejército de tarados”?

    Madura tu lenguaje o tu cosmovisión, por favor.
    Respétalos.

  2. Castillo 06/07/2009 | Permalink

    Como dice Millás,a veces uno escribe y otras veces es escrito. Sin darse cuenta uno elije palabras pero, en realidad, las palabras le están escogiendo a él. La desafortunada expresión “ejercito de tarados” explica esta última opción de escritura. Los típicos tópicos nos acechan. No pasa nada.

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO