Cine Directo. Reflexiones en torno a un concepto

El libro facilita la reunión de 16 conocidos colaboradores especializados unido a una selección de textos representativos escritos por teóricos y ejecutantes de cine directo, cinéma vérité, “mosca en la pared” o las variadas acepciones (y variantes) que vendrá a adoptar esta práctica observacional.


    Post2PDF
Inicio   1 2

 Título: Cine Directo. Reflexiones en torno a un concepto
Autor: María Luisa Ortega y Noemí García (ed)
Editorial: T&B Editores, Festival de Las Palmas, CGAI
Páginas: 270
Año de publicación: 2008
ISBN:978-84-96576-643

La aparición e inmediata efervescencia del denominado cine directo a finales de los años 50 permanece como uno de los escasos puntos de inflexión en la historia del cine. Sus planteamientos de filmación directa, no controlada y espontánea de la realidad circundante permiten una medida, irregular y plural aproximación al esplendor artístico, sociopolítico , marcadamente contracultural, de la década de los 60 para ofrecer una corriente documental de práctica habitual en lugares como Francia, Estados Unidos y Canadá, sin desdeñar su importancia en Gran Bretaña, Cuba o Argentina. La reivindicación de un cine puro, a la búsqueda de aspiraciones e ideales de corte y trasfondo humanista enmascarados bajo principios de orden informativo, las relaciones que establece con la historia, la inclusión de la ética entendida como dificultad para establecer límites a esa visión de la realidad completa, la asunción del principio de incertidumbre, del elemento azaroso propuesto por Nöel Burch, unido a la aparición de nuevos equipos técnicos (más ligeros y manejables) confluyen en una etapa única presidida por la reflexión constante sobre el propio fenómeno (el repaso a textos relacionados con la historia del cine directo es una inmejorable muestra de cómo los grandes documentalistas conviven con una gozosa dimensión teórica), las dificultades para reconocer el carácter subjetivo y manipulable de toda decisión más los complejos rasgos que esto implica (voyeurismo, dilemas éticos, construcción dramática, distanciamiento, captación de lo impredecible).

El inicio de ruptura con el documental hasta entonces tradicional, la ampliación de las cuestiones e individuos (re)tratados y el choque final con sus propios límites en la década de los 70, abocada a una renovación focalizada finalmente a un restrictivo confinamiento televisivo y a la reiteración abrumadora de recursos y esquemas, no son más que una muestra de una variante de la no ficción bien controvertida. Por un lado, con múltiples variantes, sigue sustentando una porción golosa de la producción documental, incluso cinematográfica. Confrontado quien esto suscribe desde hace años a proyecciones públicas de títulos de gentes tan diferentes como Wang Bing, Ulrich Seidl, Frederick Wiseman o Ulrike Ottinger, uno no deja de maravillarse por cómo la habilidad de las diversas vetas del cine directo –pero también de la progresiva complejidad y/o sofisticación ejercida sobre los materiales en bruto iniciales- pueden generar empatía o simple curiosidad, obstaculizando las deserciones masivas que devienen en registro habitual en otras variedades del cine de conocimiento a la busca de un espectador paciente. Otro puntal, dentro de la alternancia multidisciplinar del cuestionamiento narrativo y las destrucciones canónicas modernas, radica en su crucial influencia en los modos del cine de ficción posterior. Si agitamos el puzzle de los nombres propios, desde Cassavetes y Watkins, Eustache, Malle o el primer Pialat a los Dardenne, el movimiento Dogma o títulos como El proyecto de la bruja de Blair y REC, observaremos, en ese sentido, que los artículos que clausuran esta obra, escritos uno a dúo por Antonio Weinrichter y Jaime Pena, el otro por Josep Maria Catalá, se nos ofrecen como el origen de vías de estudio absolutamente amplias y fructíferas, un análisis de las pisadas del modelo con sus abundantes desviaciones.

El libro Cine Directo. Reflexiones en torno a un concepto, editado por T&B Editores, una vez más en sintonía con el Festival Internacional de Cine de Las Palmas, atractivo escaparate de propuestas iconoclastas, facilita la reunión de 16 conocidos colaboradores especializados unido a una selección de textos representativos escritos por teóricos y ejecutantes de cine directo, cinéma vérité, “mosca en la pared” o las variadas acepciones (y variantes) que vendrá a adoptar esta práctica observacional. Inscrita en tiempos de convulsiones y análisis crítico, este valioso volumen se ofrece a modo de hábil exploración por sus devaneos y derivas, del retrato personal individual a la muestra de instituciones, del material militante a la etnografía. Un artículo marco escrito por una de las coordinadoras, María Luisa Ortega, define con precisión las lindes del término y sus usos posteriores.

Inicio   1 2

Voy a decirlo!


Tu dirección no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

SUSCRIPCIÓN

Recibe mensualmente nuestra newsletter

También puedes sucribirte a través de nuestros Feeds

Y en nuestros canales de vídeo y redes sociales

  • You Tube
  • Blip.tv
  • Twitter
  • Facebook
  • Ocasionalmente, podrás seguir nuestras noticias, eventos y recomendaciones en el blog de nuestro partner venuspluton!com

    ETIQUETAS

    ARCHIVO