Und Wenn sie nicht gestorben sind… die kinder von Golzow

La película se basa en las palabras, que en este caso son insuficientes para penetrar en las complejidades que dentro lleva un ser humano con 50 años a sus espaldas. Su realidad no es acotable, es intransmisible a través de unas cuantas declaraciones. Lo mejor son las imágenes, pues a través de ellas, podemos observar las mutaciones en sus rostros, en su pelo, en sus gestos (…)


    Post2PDF

Und Wenn sie nicht gestorben sind… die kinder von Golzow, traducido como Y colorín colorado… los niños de Golzow es un documental tan largo como su propio título. Más de cinco horas de duración, un proceso de rodaje que empezó en 1961 y terminó en 2005 configuran un documento enorme y espectacular, tanto, que en algunos aspectos lo podríamos considerar desmesurado o incluso monstruoso, y que ha llevado un trabajo en la realización perseverante y monumental. El precepto del documental es exactamente el mismo que el de la popular serie británica 7 Up.

“Una obra biográfica única, salida de la Televisión de Granada de Gran Bretaña, fue realizada modestamente por Paul Almond en 1963 cuando este entrevistó a catorce niños británicos de diversos medios y antecedentes (…) Michel Apted, un asistente de esta película, resolvió volver a visitar a los mismos individuos siete años después y produjo 14 Up y en los años siguientes 21 Up, 28 Up, 35 Up”. (1) La concidencia de fechas (Seven Up 1963, Kinder von Golzow 1966) no es un hecho casual. El método es idéntico, con intérvalos de tiempo distintos.

Las premisas de 7Up eran cuanto menos pretenciosas (“dadme una decena de niños hoy y os contaremos como será el Reino Unido del futuro”), con uso de las entrevistas como único método de comunicación, con un periodismo molesto y ambicioso. Sólo un ejemplo: uno de los personajes deja Inglaterra para instalarse en Australia, tiene más de 30 años. Pregunta del realizador: “Cuándo usted era un niño pequeño quería ser jockey de carreras y no lo ha conseguido. ¿Se siente un fracasado?”.

Este lamentable nivel de los periodistas británicos por suerte no se repite en Los niños de Golzow, pero sí su superficialidad, su acercamiento fallidamente personal, pues después de varios años sin contacto las entrevistas son frías, inevitablemente distantes, el entrevistado – al ser preguntado por temas personales – puede mentir y fingir sin ningún problema, la cámara marchará de allí en breve y no volverá hasta dentro de muchos años. Ésto se nota en sus palabras, en sus miradas, en sus gestos. La voz en off, muy periodística e informativa, se repite en ambas películas, aunque el proyecto alemán tiene un tono más amable y condescendiente y la relación personaje-realizador es mejor que la versión británica, donde poco a poco los “niños” no quieren participar más en el proyecto por enfados varios.

Los niños de Golzow, duro territorio de la Alemania Oeste, abarca desde una infancia sumergida en el comunismo hasta la entrada del capitalismo en la República Democrática. A través de algunos de los niños filmados en los sesenta, podemos ver algunas historias con relación a estos cambios. Sus vidas, pero, se nos presentan muy corrientes, y los temas hablados también: trabajo, dinero, matrimonio, comprar una casa, hijos, divorcio, muerte de los padres. Respecto al entorno político: militancia comunista, dudas ante la nueva era, cambios y adaptaciones a los nuevos tiempos. La película se basa en las palabras, que en este caso son insuficientes para penetrar en las complejidades que dentro lleva un ser humano con 50 años a sus espaldas. Su realidad no es acotable, es intransferible a través de unas cuantas declaraciones. Lo mejor son las imágenes, pues a través de ellas, podemos observar las mutaciones en sus rostros, en su pelo, en sus gestos, cómo va cambiando el vestuario, el entorno. La calidad de la película, desde un inicial blanco y negro pasando por diversos cromatismos en las películas de color, cada una perteneciente a su época.

¿Es posible hacer un documental denso, penetrante, profundo con una aproximación esporádica a un ser humano, para arrancarle unas cuantas declaraciones? Rotundamente no, aunque el documental se alargara toda su vida. Cuantos más años abarca, más recuerda a El show de Truman. Falta la subjetividad del autor, la aproximación humana al ser humano. Lo que consiguió Carles Bosch en Balseros en un periodo de siete años, lo que inició Volker Koepp con unos niños alemanes en la Prusia Oriental de Holunderblüte (2007). Vamos más atrás, la amistad de Flaherty y Nanouk. Como retrato del cambio de la Alemania Democrática a la Federal, las imágenes son interesantes, sobretodo las vinculadas con el partido, sus mítines, encuentros y votaciones. Pero aún así son distantes y previsibles, con tendencia a la recopilación de imágenes de un telediario. Al respecto, aporta mucho más al espectador documentales estilo cinéma-direct como Deutschland, Deutschland (1991) de Peter Fleischmann o aproximaciones más artísticas y subjetivas del proceso como la de Ulrike Ottinger en Countdown (1990).

Und Wenn sie nicht gestorben sind… die kinder von Golzow ha sido editado en DVD por el festival Documentamadrid.

(1) Barnouw “El documental. Historia y estilo”. Editorial Gedisa (2002)

FICHA TÉCNICA
Director:
Winfried Junge (1961 – 1984), Barbara y Winfried Junge (a partir de 1992).
Director de fotografía: Hans Dumke (1961), Hans-Eberhard Leupold (1962 – 1984, y 1991) Harald Klix (1989), Günter Bressler, Wolfgang Dietzel, Helmut Gerstmann, Winfried Goldner, Peter Holz, Winfried Junge, Michael Jüttersonke, Werner Kohlert, Manfred Krause, Siegfried Kühne, Walfried Labuszewski, Christian Lehmann, Wolfgang Lindig, Michael Lösche, Wolfgang Randel, Roland Worel.
Idea original: Karl Gass.
Producción: Gerhard Abraham, Dieter-Rolf Bierhals, Lucie Brock, Klaus Dörrer, Charlotte Galow, Fritz Latzke, Karl Noack, Horst Pukara, Gerhard Radam, Franz B. Romanowski (1961-1990), Herbert Kruschke (1991-1993).
Montaje: Barbara Junge.
Año y país de producción: RDA, RFA, Alemania, 1961-2005.

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO