Tira y afloja

El primer largometraje del joven Pau Fenollosa es un retrato de un año escolar en un instituto de secundaria en Barcelona, el IES Joan Fuster, donde el realizador impartía clases. El documental fue premiado en el Festival de Málaga 2007 con una Mención Especial.


Imprimir articulo    

Tira y afloja

Estira i arronsa (Tira y afloja) es el primer largometraje del joven Pau Fenollosa (La Pobla de Farnals, Valencia 1972). Producido de forma totalmente independiente por su propia productora, SubIndep Films, la película es un retrato de un año escolar en un instituto de secundaria en Barcelona, el IES Joan Fuster, donde el realizador daba clases. El documental fue premiado en el Festival de Málaga 2007 con una Mención Especial.

Fenollosa trabaja con el trípode a cuestas. Planos observacionales dentro de las aulas, en el patio, en los despachos de administración… Se intuyen muchas horas de rodaje detrás de la cámara. Sigue un estilo wisemaniano: para retratar el funcionamiento (y los problemas) de la institución, excluye la figura del realizador de la película. No hay entrevistas, no incluye planos de los personajes cuando se dirigían a él, ni miradas a cámara. De esta manera crea un “ojo observador” que ve todo tipo de situaciones: momentos curiosos (por ejemplo, un susurrado chivatazo en medio de un examen), momentos tensos (un crisis nerviosa de un docente causada por el merodeo de un periodista por el colegio) o situaciones de calma, como las charlas de los estudiantes fumando en los descansos. No destaca en demasía ningún personaje por encima de los demás. Aunque la primera secuencia es un poco irregular, hay bastantes que son brillantes y montadas con acierto.

El “pero” del documental es que Fenollosa tiene unas fuertes ideas preconcebidas sobre lo que va a filmar y no acaba de desatarse de ellas. Se posiciona a favor del profesorado frente a todo lo demás y hay un culto al instituto a veces muy exagerado, como por ejemplo en el final: se muestran planos del edificio mientras suena el himno del centro cantado por los alumnos (una canción horrorosa, como todos los himnos escolares). El desvivir de los profesores es centro de atención en muchas secuencias, son los salvadores de todas las situaciones, y los estudiantes parecen a veces, por contraste, los malos de la película. En alguna ocasión la “noble” actitud de algún maestro es más que peculiar, y el significado de la secuencia acaba tomando tintes contrarios a los que – intuyo – se querían contar. (1).

Los docentes de la enseñanaza pública en España son a menudo víctimas del sistema educativo, se enfrentan con todos los problemas, los que vienen desde abajo y los que vienen desde arriba, tratados como si fueran burros de carga en lugar de maestros. Son el colectivo com más bajas por depresión de todo el país. Así el film está focalizado a su favor, nada a objetar. Pero entonces las formas elegidas (frialdad observacional, distancia con los sujetos filmados) no encajan demasiado con esta manifiesta parcialidad del contenido.

Aún así, el documental representa un buen material para abrir el – siempre presente – debate de la calidad de la enseñanza pública. Fenollosa se postula claramente favor del profesorado pero en su obra se tocan temas que invitan a polemizar: la carga de tensión que los profesores acumulan, la insuficiente economía con la que debe avanzar el Instituto, la pérdida de valores por una parte del alumnado… Perfecto para ser emitido en televisión y estar dando vueltas posteriormente a todos estos asuntos de una forma seria y no con la superficialidad habitual de los medios.

– – –

(1) Un chico ha hecho un grafiti rudimentario (un tag, una firma) en la puerta de la escuela. Ante semejante crimen le cae una buena bronca y en clase se crea una humillante mesa redonda – todos contra él – que termina con argumentos derechones en defensa de la propiedad privada. Que el grafiti es un arte ningún maestro lo comenta, ni de pasada. Es un garabato, una mancha. Un acto intolerable.

Un Comentario

  1. jose 16/05/2007 | Permalink

    Antes de hacer un comentario,tenias que investigar quien hizo el graffitti, y porque lo hizo.
    Una vez analizada la situación puedes opinar.
    No son argumentos derechones, es civismo y mediación.
    Se intenta dar a los alumnos unos valores que son necesarios en la sociedad en que vivimos.
    Ademas lo que se pinto no es un graffiti, se hizo en un momento de aburrimiento y de gamberrismo.
    Quitar eso, costo 500€

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO