Alimentación general

Alimentation générale se sitúa en el extrarradio parisino, en una comunidad que se expande y por lo tanto cambia de color y de forma, la habitan, dicen sus relatores, personas de veinticinco comunidades diferentes. Planos angulares que enfatizan la geometría fuertemente industrial de la zona y, allí, en una de las esquinas, está el almacén de Alí. Un hombre sonriente, integrado a la comunidad o, ¿la comunidad integrada a su almacén?


    Post2PDF

Me he preguntado durante toda la película dónde estaba puesta la cámara. Me perturbaba no saberlo porque su presencia estaba ahí, escondida, observando, se hacía notar la representación de su ausencia. Los personajes miran a la cámara, entre nerviosos y tímidos su lugar no les es indiferente. Su lugar se magnifica pero queda encerrado en la auto limitación del que se esconde, del que quiere ver sin ser visto. A mitad de camino comencé a preguntar, y me he preguntado que me quería contar.

Alimentation générale se sitúa en el extrarradio parisino, en una comunidad que se expande y por lo tanto cambia de color y de forma, la habitan, dicen sus relatores, personas de veinticinco comunidades diferentes. Planos angulares que enfatizan la geometría fuertemente industrial de la zona y, allí, en una de las esquinas, está el almacén de Alí. Un hombre sonriente, integrado a la comunidad o, ¿la comunidad integrada a su almacén?

Caras colectivas
En un extracto del texto Die Marchen de Hermann Hesse, uno de los protagonistas lee: “(…) En Brauergase había un chico llamado Zigler, un chico de los que te puedes encontrar a diario en el camino pero su cara no te dice nada porque es muy común, es una cara colectiva. (…)”.

Alí en una suerte de imagen profética conoce el gusto y las peculiaridades de sus clientes, intercambia con los habitantes del barrio mercadería por dinero y sonrisas. La cámara está ahí viéndolo todo, ¿lo veía también antes de estar allí? Y no es la puesta en escena lo que me incomoda sino el intento de suprimir su existencia para corroborar con imágenes una idea preconcebida y perfectamente planteada.

¿Existen las ideas independientemente del ojo que las mira? Existen principalmente varias ideas de verdad. Hay verdades que se captan por alguna especie de milagro y otras tantas coordenadas y hay verdades que se construyen en la cabeza primero, son las ideas de las cosas, y luego se vivencian. De todas maneras siempre “la verdad” de un asunto necesitará del espectador para completarse, pero en el segundo caso convivimos con el riesgo de la profecía autocumplidora.

La idea de la idea de la idea de…
Alimentation générale es una buena ilustración de una idea de colectividad, de una idea sobre el mundo contemporáneo. En boca del protagonista que lee en alemán el texto anteriormente citado, la directora deja en claro su planteo, su mirada, los rostros individuales son rostros colectivos. Hay utopía y resignación. Una idea de bondad en el hombre, el hombre que somos todos; interesante idea. Quizás por eso la presentación de cada personaje, hasta del mismo Alí, se me hace una tipificación de lo que Chantal Briet situó en la comunidad de Epinay-sur-seine en el barrio de La Source pero que indistintamente podríamos encontrar en cualquier conurbano de una gran ciudad. Por otra parte, tampoco hay una impronta de lo colectivo que nos haga reparar en ello, más bien es la opción por lo colectivo lo que pareciera justificar una homogeneización, estratificada y amable de las clases marginales. La cámara, testigo presencial, señala. Los actores llevan a cabo una representación orquestada. Ríen nerviosos y le hablan al ojo que observa. Y Alí, el gran comediante, bondadoso y popular sereno intermediario entre la directora y la comunidad coordina las buenas intenciones de las buenas ideas.

Alimentation générale ganó el Gran Premio del Jurado en Documentamadrid (2006), mejor largometraje documental en Docslisboa (2005) y también fue premiada en el Hot Docs de Toronto, en el Festival Punto de Vista de Pamplona y en la Selection Acid de Cannes, aparte de ser seleccionada en certámenes como el Festival de Sheffield, el Shadow de Amsterdam o en Créteil, entre otros. Recientemente Documentamadrid ha publicado un DVD en el que se incluye esta pieza junto con el resto de obras premiadas en el certamen del año pasado.

FICHA TÉCNICA
Dirección: Chantal Briet
Fotografía: Sophie Bachelier, Sylvia Calle, Chantal Briet
Sonido: Jean-Paul Guirardo, Guillaume Le Braz
Montaje: Fredéric Bielle
Producción: Ludovic Arnal
País y año de producción: Francia, 2005

Un Comentario

  1. Pixu 01/06/2007 | Permalink

    Se agradece esta crítica. Tenía el dvd en mi casa y como no tenía muchas referencias sobre ella no le prestaba mucha antención.
    Ahora me ha despertado la curiosidad.

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO