Seminario Internacional Punto de Vista: ¡Oxígeno!

Del 22 al 25 de febrero, y en un nuevo formato de seminario, Punto de Vista reunió a Sylvain George y Amir Muhammad. Dos directores, dos formas de aproximarse al cine y un nexo en común: la concepción de la cámara como una herramienta para interrogar el presente y para escribir la Historia “a contra-pelo”.


    Post2PDF

Las afinidades electivas
La clase de Sylvain George, mucho más pautada y sobria que la de Amir, sirvió igualmente para ubicar genealógicamente sus películas. El cineasta trazó un erudito y personal recorrido por el documental político. O mejor dicho, un recorrido por una serie de tropos o gestos cinematográficos con los que engarza su obra, continuadora, citando de nuevo a Pablo Cayuela, “de una secuencia política y cinematográfica que podría ir desde La Commune (Paris, 1871) de Peter Watkins hasta los Straub y Huillet de Europa 2005, 27 Octobre.”

Sin citar a estos autores –pero curiosamente sí el film tributo a la experiencia revolucionaria francesa que el anarquista español Armand Guerra realizó en 1914: La Commune-, su ponencia, magistralmente ilustrada, se detuvo en gestos contestatarios. Por un lado, en películas que condensan estados de ánimo latentes y potenciales, estados de ánimo cercanos a la vigilia, como la rabia o la intranquilidad recogidas en un filme colectivo sobre las revueltas estudiantiles en México como El grito (Leobardo López Arretche, 1968) y a los que el propio Sylvain alude desde uno de sus títulos al referirse a los “que descansan en revuelta”. Por otro lado, se detuvo en películas que reivindican los gestos cinematográficos de apropiación y subversión: de imágenes censuradas en su día (In the year of the pig de Emile de Antonio, 1968); de imágenes que, filmadas para otros fines, se prestan a una lectura analítica que ilumina aspectos intencionalmente omitidos de la Historia (el dolor inscrito en los cuerpos que configuran el catálogo del horror elaborado por Yervant Gianikian y Angela Ricci Lucchi). Y de películas que, participando de la misma lógica del inventario de los italianos, trazan un recorrido por la Historia radical americana como propone John Gianvito en Profit Motive and the Whispering Wind.

En la misma línea, como apuntó Loïc Díaz Ronda en esta revista, el cine de Sylvain “busca constituir lo que podría ser el archivo poético de vidas descalificada”. Pero las afinidades con estos autores también son de orden político y filosófico. El trabajo del francés no sólo participa de una concepción política del cine como mecanismo estratégico que puede a través de sus representaciones operar desplazamientos, socavar las representaciones hegemónicas y el orden simbólico dominante, sino que también guardan claros ecos con la filosofía de Walter Benjamin y su concepción dialéctica de la Historia (8). Así, la afirmación de Yervant Gianikian, cuando señalaba que “las imágenes del ayer llevan consigo  los gérmenes de las imágenes de hoy. Demuestran así que la Historia es un perpetuo regreso al comienzo de las cosas”, bien podría suscribirla Sylvain George. Añadiendo además, en sintonía con Benjamin, que ese perpetuo regreso atañe -o debería-, a lo intencionalmente vedado o desechado, a lo que un día quedó marcado como fracaso, como lucha perdida o como idea arrinconada, para reescribirlo en clave de redención como utopía visionaria. Como señala el filósofo alemán, “Lo sido debe ahora transformarse en su vuelco dialéctico, irrupción como tal de la conciencia despierta. Saber-aún-no-consciente de lo sido: su extracción posee justamente la estructura que tiene el despertar” (9).

La pertinencia de las preguntas sin respuesta
La Historia fue, como hemos tratado de perfilar en esta crónica, uno de los temas centrales del seminario. Es aquí donde las diferentes escrituras cinematográficas de ambos directores confluyen: en la interpelación desde el presente y para el presente como una forma de explicar cómo son nuestras sociedades (Amir Muhammad) e incluso cómo podrían llegar a ser (Sylvain George señaló precisamente la necesidad de organizar el pesimismo). Ambos dirigen su objetivo a cuestiones sociales e identitarias claves que son instrumentalizadas desde el poder y tratan, desde una posición minoritaria, de desestabilizar esos mismos discursos hegemónicos, generando a menudo más preguntas que respuestas.

Una de esas preguntas -entre muchas otras que surgieron en el seminario relativas a la ética, la instrumentalización del medio o la relación entre estética y política- fue su eficacia en términos pragmáticos. Una pregunta casi inevitable, y que ha acechado desde sus orígenes al documental político cuestionando igualmente su validez. Una pregunta que, pese a lo esquivo de su respuesta (al menos si sólo miramos a los propios filmes), no ha aplacado la necesidad de muchos directores de comprometerse políticamente con el mundo a través de sus filmes. Una pregunta pertinente pero que, focalizada en su valor de uso, también asume desde su formulación su primer valor: de pensamiento. A la hora de hacer un balance del seminario, Cerdán hizo hincapié en la pertinencia de las preguntas sin respuesta. Por extensión, cabría señalar también, la necesidad de los espacios donde esas preguntas puedan formularse, pese a que en el actual contexto político y económico sean considerados, en muchos casos, impertinentes.

P.S.

Cuando María Zambrano se preguntaba por qué se escribe ofrecía una respuesta, que siempre me ha parecido pertinente, a la cuestión de por qué leer: “Lo que se publica es para que algo, para que alguien, uno o muchos, al saberlo, vivan sabiéndolo, para que vivan de otro modo después de haberlo sabido, para librar a alguien de la cárcel de la mentira, o de las nieblas del tedio, que es la mentira vital.”


(8) Loïc Diaz Ronda profundiza en la relación entre la filosofía de Benjamin y el trabajo de Sylvain George en el texto sobre el director incluído en el catálogo del seminario.
(9) Walter Benjamin, Obra de los pasajes, K 1, 2

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO