Entusiasmo

Entusiasmo es la primera película sonora que realizó el gran Dziga Vertov. Tres años más tarde, en 1934 culminaría su último filme relevante, Tres cantos a Lenin, antes de quedar relegado por el sistema estalinista a la producción de meros noticiarios convencionales. Ambos filmes se pueden encontrar en Google Video, aunque es preferible la calidad […]


    Post2PDF

Entusiasmo

Entusiasmo es la primera película sonora que realizó el gran Dziga Vertov. Tres años más tarde, en 1934 culminaría su último filme relevante, Tres cantos a Lenin, antes de quedar relegado por el sistema estalinista a la producción de meros noticiarios convencionales. Ambos filmes se pueden encontrar en Google Video, aunque es preferible la calidad de esta web para ver Tres cantos a Lenin.

“Aunque no tan poderosa visualmente como su obra silente, Entusiasmo, primera película sonora del director, deja clara la intención de Vertov de utilizar los sonidos como notas de una sinfonía, sin ninguna pretensión de continuidad naturalista, intentando llevar a la práctica sus ideas del “radio ojo”, tal y como había hecho con las del “cine ojo” apenas dos años atrás. No es difícil imaginar que el cine estalinista había pensado otros usos más “utilitarios” para la imagen hablada. La película fue muy bien recibida en el extranjero (son famosos los comentarios elogiosos de Chaplin) pero en su país tuvo que hacer frente a la crítica implacable que le acusaba, muchas veces indirectamente, sin citarle, de estar empeñado en un cine corrompido por el formalismo. Vertov tardó tres años en volver a dirigir. En Tres cantos a Lenin planteó un nuevo ensayo con el sonido, esta vez sobre la estructura de tres cantos populares de Uzbekistán: una película más lírica y probablemente menos críptica y más directa, pero el cine oficial volvió a cargar contra la incompatibilidad ideológica de un director que, por otra parte, tampoco hallaba en el público el respaldo necesario para mantener su terquedad experimental. (…) En 1935 Vertov anotaba en su diario: ‘Mi enfermedad se ha desarrollado como consecuencia de una serie de golpes a mi sistema nervioso. La historia de mi enfermedad es la historia de mis disconformidades, de las humillaciones y los ataques nerviosos conectados con mi rechazo a abandonar el trabajo en el terreno del documental poético'”.
Extraído de Ver sin Vertov. Una introducción a cincuenta años de cine de no-ficción ruso y soviético (1954-2004) de Carlos Muguiro.

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO