Thorsten Fleisch. Derrumbar las fachadas

Con una forma aparentemente ligera, las peliculas de Thorsten Fleisch son reflexiones sobre temas existenciales y a la vez, construcciones de una artesanía meticulosa. Ha realizado cortometrajes desde 1995, en los que combina de manera singular lo abstracto con el trabajo sobre el cuerpo y la piel.


    Post2PDF

Con una forma aparentemente ligera, las peliculas de Thorsten Fleisch (Koblenz, Alemania, 1972) son reflexiones sobre temas existenciales y a la vez, construcciones de una artesanía meticulosa. En Blutrausch (1998) fija su sangre sobre celuloide, “para intentar establecer un diálogo entre máquina y cuerpo humano”, y en Videoskin (2001) filma su piel expuesta a la luz de una TV conectada a una videocasetera, la cámara funcionando como microscopio. Wound Footage (2003) es una proyección de un maltratado rollo de Super8 que prende fuego en el intento. El registro en video a su vez también sufre degradación. En Energie (2007), el cineasta experimental alemán hace un reordenamiento de electrones a partir de electrofotografías expuestas a 30.000 voltios. Dromosphäre (2010) es una reflexión sobre la velocidad, a partir de su registro audiovisual, teniendo como objeto un coche de juguete siempre en movimiento y a la vez estático (1). Pudimos entrevistar al realizador alemán este pasado mes de enero del 2012 en la ciudad de Berlin.

¿Cómo empezaste a dedicarte al cine experimental?

Al comienzo hice mucho en Super8, junto a un amigo del colegio, yo tenía la cámara antigua de mi padre y con ella empezamos a filmar. Todo giraba en torno a la cámara, por que justamente en Super8 no se puede hacer mucho en cuanto a iluminación o sonido, y sobretodo me concentraba en el encuadre, filmaba mucho piezas resueltas en un solo cartucho.

Luego viví una época en Marburg, mientras estaba inscrito en la Universidad, estudiando música, arte y medios de comunicación. Pero no fue lo que esperaba, en realidad sólo me había inscrito por hacer algo. Seguía filmando algunas cosas en Super 8 y luego pedí entrar a la Städelschule en Frankfurt para estudiar cine experimental, cuando allí estaba Peter Kubelka. Me solicitaron que mostrarse algunos trabajos, me aceptaron como oyente y entonces me mudé a Frankfurt. En toda esa época filmaba mucho en Super 8 y en la escuela de Frankfurt ya teníamos algo de presupuesto y empecé a filmar en 16 mm, y luego también en video.

En algunos de tus cortos hay siempre, hacia el final, una especie de explosión de violencia…

Si, claro. Por ejemplo en Más Fuerte (2003) quise tener una explosión real, pero luego mis compañeros se rebelaron un poco, por la naturaleza y eso, y lamentablemente al final cedí. Mi plan era quemar un coche. El rodaje de este corto fue improvisado, pero la idea era llegar hasta África en coche y luego quemarlo. Tenía un presupuesto de la escuela que usé para comprar el coche de mi compañero de piso, el cual tenía que deshacerse de él por nuevas leyes de limitación de emisión de contaminantes. Se lo compré por 150 marcos, eso era a final de los años 90. Hubiera sido muy caro para nosotros entrar en Marruecos con el coche, así que lo hicimos en Almería, que se parece un poco, uno se imagina el desierto africano.

Este corto respondía más a la idea de una performance filmada aunque luego lo monté como un diario, a ver que pasaba. Lamentablemente el sonido salió pésimo, conectamos el micrófono a una grabadora pero a menudo estaba tirado por ahí y se perdieron cosas divertidas o interesantes que por sonido tuve que descartar. Lo filmé en 16 mm, pero no tuve el dinero para finalizarlo en celuloide y lo hice en video. Tengo una relación de amor-odio con este corto, por un lado siento que es mío, que están las cosas que me importan, pero por otro lado tiene esta factura tan lamentable ya que lo hice con una actitud punk rebelándome contra las ideas de la escuela. En esa época estaban muy en boga las “film-diarios” en la escuela, la idea de filmar lo cotidiano y convertirlo en algo extraordinario. A mi no me interesa lo cotidiano, yo busco filmar momentos míticos.

¿Llegaste a filmar más performances?

Si, pero más que todo en mis trabajos antiguos, desde los cortos en Super 8. En mis trabajos actuales ya no, ahora en primer plano está una idea que busco formular a lo largo de la película.

En los últimos cortos, por ejemplo en Dromosphäre (2010), ¿cómo fue el proceso de realización?

Dromosphäre la trabajé durante mucho tiempo, seguramente es una de las películas que más tiempo estuve incubando. Tampoco trabajo de manera constante, tengo la película en la cabeza y hago pequeños experimentos con la idea que tengo, luego los modifico, hago otra cosa, y finalmente vuelvo, o sea, todo es muy caótico. El concepto original era tener una visualización de tiempo y espacio como unidad. Construí un dolly donde puse la cámara combinada con un mecanismo de apertura del obturador, para que la cámara expusiera el cuadro siempre recorriendo una misma distancia. Empezaba la exposición en el punto A y terminaba en el punto B. Así siempre tenía el mismo tiempo de exposición durante el recorrido, pudiendo mover los rieles según mi cuadro. Pero esto no se veía tan bien, no era lo que había imaginado, y se me ocurrió poner un objeto sobre el dolly y la cámara en un trípode. Movía el objeto que siempre recorría la misma distancia en un solo cuadro, mientras la cámara estaba quieta, en trípode. Esto me pareció mucho más interesante, podía tener al objeto solo, con mucho más contraste con el fondo, tenía una imagen más precisa y el concepto de la velocidad estaba mucho más presente.

Filmé al objeto una vez con un fondo negro, sin relación con el objeto, y una vez en mi cuarto con todos los aparatos a la vista, para darle un punto de referencia al extrañamiento. El dolly lo construí muy rápido, pero luego se quedó ahí puesto en mi cuarto seguramente durante dos años. A veces trabajaba en el corto, a veces no. Empecé filmando en 16 mm, luego lo hice con una cámara digital de foto fija, es decir cuadro por cuadro. Luego lo bajé a HD y lo trabajé como video.

¿Cuándo comenzaste a trabajar en digital?

A ver, tengo que recordar… al principio usé ya una cámara antigua de mi padre, era una Hi-8, al mismo tiempo que empecé filmando en 16 mm, cuando estuve en Frankfurt. Pero nunca la usé mucho, por que el video me parecía demasiado feo. La imagen era tan plana, y lo que uno podía comprar en el mercado como consumidor durante mucho tiempo simplemente era horrible. Pero ahora me gusta mucho el video, también como consumidor puedes comprar cámaras que tienen una imagen muy buena y una resolución con la que se puede trabajar. Este desarrollo es, por un lado, por la alta definición, pero por otro también porque las cámaras tienen un procesamiento de color superior, tienen una imagen bonita, orgánica. Ahora el video es la primera opción para mi, mientras que antes eso era difícil porque lo encontraba muy feo. El video y el celuloide se diferencian mucho en los detalles por sus condiciones técnicas, y de ellas resultan diferentes estéticas, pero ambos soportes son imágenes en movimiento, se trata de lo mismo.

Tienes un extraño archivo, antiguas películas educativas y científicas alemanas, de los años 30 y 50 ¿de dónde consigues las películas?

La mayoría compro por E-bay, pero ahora hace tiempo que no compro ninguna. También hay varias que no digitalicé, es mucho trabajo y por el momento no tengo ganas de hacerlo. Empecé comprando una película de rayos X, pienso que estaba buscando un tubo de rayos X y luego encontré la película, la compré y quedé maravillado, entonces luego me he puesto a buscar más cosas, especilamente en este ámbito de la medicina.

Y así entré en esto, también busqué las películas educativas de esas décadas. Me encanta la estética, las películas son lentas, a ratos demasiado lentas, pero tienen algo. Se le otorga mucho espacio al proceso que muestran. Sin sonido, en blanco y negro, todo muy bien filmado, buen material, estéticamente me llaman mucho la atención. Tengo una sobre la producción de embutidos a mano, oficios que hoy en día ya no existen, ahora todo se hace a máquina y nadie se entera de nada, pero en esta película se ve como el carnicero le quita la piel al cadáver animal y luego lo hace embutido. Me gusta.

Las compro, en casa las proyecto y las filmo con una cámara de video. Una idea que siempre estaba flotando por ahí es hacer una película de found footage con el material, pero no tengo nada realmente concreto. Estuve experimentando con un corto que consistía en ver diferentes grados de degradación del rollo fílmico, para el que conseguí cinco copias de la misma película, pero luego dejó de interesarme y no lo terminé. Ya no estoy mucho en esto del material fílmico, ahora tengo más ganas de trabajar con la computadora y hacer mis cosas ahí.

¿Se ve el nacionalsocialismo en las películas de la época?

Es una pregunta difícil, sí y no. Yo diría que en la mayoría de las películas que tengo, no se ve de una manera directa. Las películas científicas por ejemplo son muy objetivas y sin ideología partidaria, pero por el otro lado títulos como Glóbulos blancos en batalla defensiva son un claro ejemplo en contra de la objetividad científica. Las películas de educación física quizás tengan mayores analogías a la ideología nazi, pero hay que reconocer que en aquellos tiempos los valores no fueron los mismos que hoy. Se ve lo mismo en películas de otros países de la misma época, tengo por ejemplo una película francesa de educación física de comienzos de los años 30 que se parece mucho a las alemanas. El deporte sencillamente tenía un toque más militar, había mayor importancia en la disciplina y la doctrina. Además creo que en la época nazi se intentó separar las películas escolares de la formación política, para la que hubo un departamento de producción específico que estaba bajo el orden directo del NSDAP y que producía propaganda a favor del racismo, la eutanasia, etc. Las películas escolares en cambio fueron producidas por la oficina estatal de películas de instrucción. También aquí hay muchas producciones que cargan ideología nazi, pero pienso que no se puede generalizar. Otra cosa es cuánto se ve de la vida cotidiana en el nazismo, pero para mi, tampoco se ve mucho de esto.

Yo soy de Bolivia, donde la piratería es el único camino que tenemos para acceder a un cine interesante. Tú que tienes mucho material colgado en Internet, ¿qué piensas del debate sobre los derechos de autor?

Obviamente todo está siendo manejado de mala manera por la industria. Aquí en Alemania tenemos una situación muy especial, tenemos la GEMA (sociedad de derechos de autor) que es muy fuerte, bloquea los videos en Youtube, molesta. Tenemos cánones para un montón de artículos, el papel de impresión, las impresoras, los CDs, las grabadoras de CDs y desde hace poco también a discos duros. Todo el dinero que nosotros pagamos al comprar estos artículos le llega a estos administradores de los derechos de autor, quienes ya de entrada reciben un montón de dinero. Sin embargo, el copiar sigue estando en un espacio gris de la legalidad, a pesar de que la industria ya reciba mucho dinero simplemente a partir de la venta de los aparatos. Es algo completamente irracional.

Es importante que los artistas recibamos dinero, obviamente esto también me afecta, pero en la práctica el dinero llega a la gente equivocada. Con mis películas no gano dinero, por eso me da igual si mis trabajos están colgados en la red o no, desde un punto de vista económico. Pero a mí me importa que se vean, ahí se puede desarrollar algo, quizás recibo reacciones, no sé, algo pasará.

Esto del dinero es una cosa complicada. Todavía no se cómo lo haré con mi nueva película, pienso que no la pondré en la red en el comienzo, es un corto un poco más narrativo y quiero experimentar de otra manera, voy a ver si hay posibilidades de venderlo antes de subirlo gratis a la web. Es difícil para uno solo, yo soy un jugador muy pequeño en la movida internacional, es difícil sacar un poco de dinero de ahí. Los festivales mayormente muestran mis cortos sin pagar por el pase, algunos sí, pero la mayoría no, y luego depende si ganas algún premio, con Energie (2007) y Wound Footage (2009) esto funcionó relativamente bien, pero por ejemplo con Dromosphäre no tanto.

¿Siempre trabajas solo?

Durante mucho tiempo he preferido trabajar solo, porque muchas cosas no las sé antes de rodar, no soy tan preciso como para tenerlo todo planificado antes. Prefiero reaccionar a la situación, cuando algo me llama la atención,  seguir ese camino. Parto con un concepto pero hay sorpresas que me alimentan y hacen que algunas cosas nazcan mágicamente.

Por ejemplo en el corto en el que estoy trabajando actualmente tengo una escena en el baño, y la estructura de los azulejos se parece a una reja. Eso lo había visto, y lo filmé muy simétricamente, pero aún no sabía qué hacer con ello. Luego, ahora que lo estoy trabajando cuadro por cuadro, veo que agrandando y superponiendo las imágenes aquí y allá, hay una estructura enrejada real en el espacio, y estoy muy contento porque no lo había visto de una manera consciente pero algo hizo que lo filmara simétricamente. Ahora tengo esta reja y me viene muy bien, porque es una escena larga de mutación. Soy yo que muto bajo la ducha. Quiero combinar lo abstracto con el cuerpo, que todo se convierta en uno, que las fronteras sean disueltas entre el espacio, la historia y el cuerpo humano. Eso me interesa, el concepto de espacio-tiempo, y también la disolución de patrones conocidos, derrumbar las fachadas y que por debajo surjan otros elementos que tomen el control.

¿Y ahora quieres empezar a trabajar con un equipo?

La logística me parece difícil, quedar con todas las personas a un cierto horario, esas cosas me quitan mucha energía. Por el otro lado también me parece difícil comunicar lo que quiero y me molesta cuando la gente no entiende lo que yo necesito. Es complicado porque con algunas personas te entiendes muy bien y con otras cuesta comunicarse, pero esto no siempre lo sabes, a veces te enteras cuando comienza el rodaje, y en ese instante es muy difícil tener que comprender como piensa otra persona para que nos podamos comunicar. Pero siento que ahora quiero empezar a trabajar con gente. Cuando filmas totalmente solo tienes el control absoluto, es decir más autor imposible, pero tiene límites.

El corto que estoy produciendo ahora mismo es un poco más narrativo que mis anteriores trabajos, y durante el rodaje trabajé con un equipo reducido. Seguí haciendo muchas cosas solo, por un lado sé que estoy llegando a mis límites, noto eso, no es posible hacerlo todo y desconcentra si me preocupo de la luz, de la cámara, de los cables, de todas estas cosas profanas. Pero por el otro lado me gusta participar en este proceso técnico, me llegan ideas, y en general el proceso es muy importante para mí. No sé cómo funcionaría esto en un largometraje de ficción, pero me gustaría probarlo. Tener un guión, una historia con un desarrollo dramático, pero que se vaya modificando durante el rodaje, más que todo la parte visual. Hasta ahora solo he hecho cortometrajes, aunque tengo escrito un tratamiento para un largo, que probablemente convierta en un guión para intentar conseguir financiamiento. Necesitaría dinero para hacerlo y un equipo de personas, eso está claro.

¿De qué va el largometraje?

Aún no sé si se realizará. Pero es una película de género, algo de terror, un poco ciencia ficción y algo de rayos X también. Lo esencial es un grupo de tres personas que hacen performances, uno hace rayos X en vivo, o sea imágenes en tiempo real que son proyectadas luego, su compinche hace reacciones químicas, también en vivo, que graba con micrófonos de contacto y entonces mezcla el sonido de estas reacciones en su computadora, o sea hacen una fusión analógica-digital, y luego hay una cantante que completa el trío y pasan algunas cosas. Todo en Berlin, es decir, en este mundillo del performance underground que hay aquí, esto es la base pero luego hay sucesos extraños, uno de ellos es transferido al circuito eléctrico y vive dentro del circuito y entra todo este tema de la electricidad, pero no es una historia que pueda contar muy bien. Se trata de que sea muy visual y se nutra de cosas que ya hice, será envuelta un poco en este universo.

– – – –

(1) Fleisch tiene un archivo personal de antiguas películas educativas y científicas, la mayoría de la Alemania de los años 30 hasta 50 del siglo pasado.Tanto sus cortos como el archivo están colgados en Internet, enlazados a través de su página web fleischfilm.com.

5 Comentarios

  1. jorge 04/04/2012 | Permalink

    Me he convertido, en Su lector
    Gracias.

  2. Albex 19/09/2012 | Permalink

    Qué lindo encontrar a este director, no lo conocía!, me hace recuerdo a Brackage!.
    Gracias por la entrevista. Hay como encontrar sus pelis acá??

  3. Miguel Hilari 01/10/2012 | Permalink

    Tiene casi todos sus cortos colgados en Internet, los puedes encontrar en http://www.fleischfilm.com
    pasala bomba!

  4. Miguel Hilari 01/10/2012 | Permalink

    En todo caso, como en Bolivia aún no hay satélite en órbita y el vimeo tarda dias, estamos tramitando una muestra en el cine club El Espejo!

  5. Albex 12/10/2012 | Permalink

    Gracias por el link!
    Cierto que hay que tener paciencia para que bajen… pero valen la pena! lo adore!
    Suerte con el ciclo, ojal’a pueda coincidir algun rato en La Paz!!
    abrazo grande!

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO