Demon

Ya en su nombre oficial actual (Visions du Réel), el Festival Internacional de Cine Documental de Nyon señala el interés de sus organizadores por investigar la naturaleza del acto de explorar la realidad, sujeta ésta a diferentes interpretaciones no sólo en relación a su significado, sino incluso a la posibilidad misma de su aprehensión y la certeza, al menos en parte, de su construcción.


    Post2PDF
Inicio   1 2 3

¿Está Jegor accediendo a cometer un crimen real? La escena parece estar rodada con cámara oculta. ¿Qué hace el cineasta con semejante material? ¿Cómo se atreve a mostrarlo? Ya no me refiero sólo a la cuestión de su responsabilidad moral, sino de su propia seguridad personal. La respuesta a estas preguntas es que, en el marco estricto del film, el dilema es inexistente. Nuestra apreciación de que se está preparando un crimen no es más que un constructo provocado por las convenciones de la narrativa y el montaje cinematográficos, especialmente por las propias del cine documental. ¿A lo mejor Jegor está siguiéndole el juego al joven, claramente disminuido psíquico? ¿O quién asegura que este momento no es una escenificación? (Esto último es válido igualmente para el fragmento del cobertizo, demasiado bien planificado como para ser un suceso completamente espontáneo). En Demon la mayor manipulación de la imagen es la que nosotros mismos realizamos mentalmente. La pregunta que abre esta reseña debería ser: “¿Es Jegor un monstruo, o nosotros lo convertimos en uno?”

Es en films como éste donde el potencial expresivo del vídeo alcanza sus máximas cotas: la planificación parece caótica e impersonal, la acción no forzada; el cineasta se haya ausente de la diégesis; la cámara gira alrededor de un personaje o situación con una sensación de libertad que sería imposible en un rodaje con celuloide. Que esta aparente espontaneidad sugiera una miríada de fascinantes reflexiones sólo ocurre con un cineasta cuya pericia haga posible el milagro.

Winston Churchill dijo sobre Rusia -en una frase que bien pudiera caracterizar a personaje, film y director-, que era “una adivinanza envuelta en un misterio dentro de un enigma”. Son escasísimas las informaciones con las que contamos de Alexander Malinin. Su filmografía, según el catálogo del festival, cuenta con otros dos filmes a parte de Demon. Sus títulos en inglés son Exhale (2006) y Six With Them All (2005). Excluyendo su presencia en un festival de Finlandia (en una sección de países vecinos) la presencia de Demon en Nyon sin duda podría haberse convertido en la carta de presentación internacional del director. Pero Alexander Malinin murió (“brutalement”, “tragische”, “suddenly” según las tres lenguas de la web del festival) el pasado mes de febrero en Moscú, a la edad de 27 años…

(La imaginación es una aliada peligrosa).

FICHA TÉCNICA
Dirección
: Alexander Malinin
Director de fotografía: Alexander Malinin
Producción: Mikhail Sinev
País y año de producción: Rusia, 2007

Inicio   1 2 3

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO