Borat

El humorista británico Sacha Baron Cohen ha creado un personaje ficticio, Borat, un supuesto reportero kazako que viaja por los Estados Unidos con un cámara para descubrir las maravillas de ese país.


    Post2PDF

borat

El humorista británico Sacha Baron Cohen ha creado un personaje ficticio, Borat, un supuesto reportero kazako que viaja por los Estados Unidos con un cámara para descubrir las maravillas de ese país. La película combina dos tipos de escenas: las interpretadas por su compañero de viaje, el actor Kevin Davitian, y él mismo, y las escenas donde interactúa con gente que se va encontrando. Parte de esta gente participó en la película sin cobrar y sin saber que Borat era un actor. El largometraje se ha presentado como si fuera un documental de bajo coste.

El personaje nace de una web de un turco llamado Mahir, que causó furor hace años por internet por su cutrez y mal inglés. Baron Cohen fue definiendo poco a poco su alter ego: primero fue un reportero moldavo, después un albanés llamado Kristo, hasta llegar al temible kazako. Lleva interpretando este papel desde finales de los 90 en Channel 4 en Reino Unido.

La línea argumental ha sido varias veces usada en producciones norteamericanas (Tarzan’s New York, Crocodile Dundee): un hombre alejado del mundo occidental afronta la absurdidad de la gran urbe con sus limitados recursos. Pero Baron Cohen va un poco más lejos. Añade a esto ingredientes de humor políticamente muy incorrecto en casi todos los ámbitos (feminismo, racismo, nacionalismo, antisemitismo, religión…) y en lugar de actores usa a la gente de la calle como si fueran marionetas.

La película tiene como metas hacer reir y a la vez sacar a la luz la parte más salvaje de los estadounidenses. El humor se convierte a veces en gamberrada de mal gusto y en otras hace entrever el neofascismo latente en algunos ciudadanos norteamericanos. Éste saldría igual en España si transplantáramos el peligroso “mecanismo Borat” entre nacionalistas, religiosos de extrema derecha o izquierdistas progres con trajes de Armani. Las vergüenzas nacionales no son un producto exclusivo de los Estados Unidos de América (U.S. and A., según Borat).

El montaje de la película es también un engaño. Las escenas supuestamente con gente real tienen un montaje trepidante, donde ver claramente lo que sucedió y lo que verdaderamente dijeron es a veces imposible. Teniendo en cuenta que todo parte de una mentira, la credibilidad de Baron Cohen en sus ataques a la sociedad norteamericana es muy baja. ¿Queda algo de real en este gran circo? Borat no es real, los habitantes kazakos son rumanos, las palabras que usa son una mezcla inventada entre judío y polaco… Parece que sí, que Baron Cohen estuvo allí, que cantó una canción antisemita en un bar y los lugareños la corearon, que destrozó el himno americano en un rodeo, que se revolcó en pelotas con su compañero en el Hall de un lujoso hotel, que apareció en una cena de buenos modales con sus heces en una bolsa, que intentó secuestrar a Pamela Anderson llegándola a meter dentro de un saco…

De momento esta mezcla explosiva de ficción, realidad, humor y gamberradas ha sido un gran éxito de taquilla así como también un record en denuncias. Desde los aldeanos del pueblo de Gold en Rumanía que aparecen como supuestos kazakos (dicen que fueron engañados vilmente haciéndoles creer que era para un documental sobre la pobreza), varios personajes filmados con malas artes, una comuniad gitana de Alemania, hasta el gobierno de Kazajstán Baron Cohen es un Atila del mundo audiovisual: destroza el terreno donde filma impidiendo que nadie más pueda volver con una cámara por allá donde él pisa, pues de entrada será muy mal recibido. No sabemos si esto va a ir más lejos o si solamente será un efímero producto consumista más. Si se extendiese en otros países creando nuevos personajes, crecería (aún más) la desconfianza en el sector audiovisual.

A Baron Cohen le da igual, el principal objetivo era ganar dinero y lo está consiguiendo. Es un cachondo incontenible con las espaldas bien cubiertas. Ante las acusaciones del primer ministro kazako hacia la película, el supuesto reportero Borat se puso de parte de “su” gobierno atacando a ese “maldito judío” de Baron Cohen y a la vez dijo que las quejas que había contra la película eran propaganda Uzbeka. Un tipo irremediable con un concepto del cine lamentable.

Varias escenas han caído del montaje final y se pueden ver en internet. Aquí hay una selección:

Borat/Cohen quiere comprar un perrito, pero antes intenta adiestrarle en la misma tienda para que ataque judíos.

Cuenta sus relaciones incestuosas al médico

Va al masajista pero no sabe como tumbarse en la camilla

Entrevista a un cazador: “¿Estaría bien poder cazar a los judíos, eh?”


Borat se estrenó en salas comerciales de nuestro país el 17 de noviembre de 2006

FICHA TÉCNICA
Dirección: Larry Charles
Intérpretes: Sacha Baron Cohen, Ken Davitian, Luenell
Producción: Sacha Baron Cohen, Jay Roach
Fotografía: Luke Geissbuhler, Anthony Hardwick
Montaje: Craig Alpert, Peter Teschner, James Thomas
País y año de producción: Reino Unido, 2006.

3 Comentarios

  1. jfcls 01/12/2006 | Permalink

    Borat es una peli excesiva. También fueron excesivos los surrealistas y sus provocaciones y evidentemente consiguieron lo que buscaban: llamar la atención, cuestionar prácticas sociales, ganar dinero y colocarse en el ojo del huracán. No hay, bajo este punto de vista, muchas diferencias. No es de extrañar, por lo tanto, que sus críticas sean extremas: o la amas, o la odias. La pregunta es, han pasado casi 100 años desde los principales ‘itsmos’, ¿tenemos que seguir escandalizándonos cada vez que alguien nos provoque con un producto que se mueve más allá de lo socialmente decible o ya hemos aprendido a mantener un diálogo con esas provocaciones? Parece difícil.

  2. Berto 11/12/2006 | Permalink

    Es la peor película que he visto en mucho tiempo. Ser transgresor cuando todo esta amañado pierde totalmente su gracia… cine-basura en estado mas puro.

  3. james 17/03/2010 | Permalink

    Sacha Baron Cohen no es un genio ni la persona mas original, pero ha sabido hacer algo nuevo dentro de un sistema de entretenimiento que se ha vuelto tan predecible,monotono y paradojicamente tan poco creativo subestimando la inteligencia de los espectadores vendiendo y haciendo cualquier historia solo para vender ellos si estan matando el septimo arte, y su critica va tan alla que se burla hasta de este hecho, pues hay que tener los pantalones bien puestos para burlarse de la sociedad establecida y mostrar el absurdo de la realidad social y cultural de una manera tan original y la pasion de su pensar e ideas se refeja trasparentemente en este film. felicitaciones y arriba .

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO