Lo que tú dices que soy

El trabajo como espejo deformante de las personas, de sus deseos, de sus ambiciones, de su tiempo… Virginia García del Pino convierte en su feliz documental asuntos terrenales en extraños esperpentos con humor, ternura y algo de crueldad.


    Post2PDF

Lo que tú dices que soy

Cambió en 1985 pero estuvo en circulación hasta bien entrados los noventa. El DNI era un tarjetón azul mal plastificado entre cuyos datos básicos que identificaban al portador había uno que, a partir de ese año, iba a desaparecer del documento: «Profesión». Aunque para el Estado esa información ya no resulte relevante para saber quiénes somos, Lo que tú dices que soy (2007) muestra cómo el trabajo que ejercemos sigue siendo uno de los principales códigos por los que nos identificamos e, incluso, valoramos unos a otros. Si esa imagen es de veras tan importante o, al menos, ajustada a la realidad es la duda que Virginia García del Pino despeja en este brillante y divertido documental que ha ganado una mención especial en la reciente edición de la Muestra Cinematográfica del Atlántico Alcances en Cádiz.

Su planteamiento es directo: un enterrador, un guardia civil, un matarife, una stripper y una mujer sin trabajo contestan a preguntas sencillas, que no se escuchan pero se intuyen, relacionadas con el mundo laboral en general y su llamativa situación profesional en particular: ¿cómo empezaste? ¿qué ventajas y desventajas tiene lo que haces? ¿cómo reacciona la gente cuando dices dónde trabajas? ¿qué te ha aportado tu profesión? ¿qué querías ser de niño? ¿qué trabajo no harías?… Más allá de la información que proporcionan los entrevistados, el montaje intercalado de sus respuestas y sus maneras van desnudando sus personalidades, el carácter singular de cada uno, y al mismo tiempo salen a relucir tabúes –el sexo, la muerte, el olor,…- y prejuicios –el paro, la autoridad,…- que a quien desnudan es a la sociedad que les rodea.

La directora barcelonesa llega aquí a través de entrevistas a cámara, recurso que seguramente no está entre los más populares en ciertos círculos del documental. Puede que sea un camino trillado y fagocitado hace tiempo por la televisión, una herramienta más periodística que cinematográfica, una reminiscencia de una narrativa encorsetada. Pero al ver Lo que tú dices que soy, con tres cuartos de sus veintiocho minutos ocupados por planos fijos de personajes contestando preguntas, el caso es que la cosa resulta no sólo eficaz sino fresca, audaz y uno exclama: ¡claro, es así!, aunque sabe que no lo es siempre, que funciona porque tiene sentido, porque encaja, porque García del Pino no ha llegado ahí por casualidad.

Y es que cada elemento de esta película, nacida en el Máster en Documental Creativo de la Universidad Autónoma de Barcelona, es coherente con un tono que parte de lo terrenal, lo envuelve en una atmósfera extraña y lo deforma. Como la inquietante música minimalista que acompaña a las escenas intercaladas que ilustran la labor diaria de los protagonistas –particularmente bizarras resultan las contorsiones de la bailarina en una sala en silencio-. O como la composición del plano americano de las entrevistas, con los personajes vestidos con su traje de faena aislados cada uno en un lugar de su trabajo que, gracias a un buscado punto de fuga central, resulta siempre tan harmónico como artificial. Aunque están allí, ellos parecen insertados en la imagen, extrañamente quietos seguramente por un cruel mandato de la realizadora que les deja desvalidos, algo esperpénticos en su incomodidad que resulta tierna y cómica. Sólo al final, les vemos quitarse sus uniformes en un travelling lateral que rompe el hieratismo de la cámara, de sus gestos y de la música, que estalla en una alegre rumba. Los lugares de trabajo quedan entonces vacíos, espacios sin más, aún tan harmónicos como artificiales.

Los temas sociales, la oralidad y la combinación de ternura y acidez describen la corta filmografía de una realizadora, a caballo entre España y México, que tiene un don: saber cómo desembocar en un humor limpio e inteligente que no necesita hacer guiños al espectador. Lo que tú dices que soy no busca la risa, es graciosa. Como he descrito anteriormente, a veces el humor surge de esos hallazgos que son los protagonistas –unos más que otros – y de la situación en la que se encuentran. Otras es fruto de la contraposición de un testimonio aparentemente desubicado que da un nuevo sentido a lo que se está escuchando, como aquellas preocupaciones banales de las «señoras» de Hágase su voluntad (2004), su anterior película y, sin duda, boceto de la aquí analizada. Ese es el papel de Encarna, la impagable joven parada intermitente cuyas cáusticas palabras y silencios frente a una oficina de empleo –su lugar de no trabajo- mantienen un frágil equilibrio entre tragedia y comedia: «Lo bueno de no tener trabajo es que tienes tiempo, aunque sea para pensar mal de todo, para ver pasar la vida», «al final todos los trabajos te joden la salud», «tengo una vida amorosa de segunda mano, como todo lo demás»…. Con ella la película despega no sólo por lo corrosiva y a la vez tierna que resulta, sino porque su situación muestra el peso que lo laboral tiene en el resto de ámbitos de la vida (familiar, sentimental, de amor propio), pero, al mismo tiempo, su brillantez relativiza el valor de las ambiciones, los éxitos o fracasos profesionales.

El trabajo (o su falta) es un tema recurrente en el cine: de La huelga (Sergei Eisenstein, 1924) al binomio de Joaquín Jordá Númax presenta (1979) y Veinte años no es nada (2005), pasando por Tiempos modernos (Charles Chaplin, 1936), Qué verde era mi valle (John Ford, 1941), Rosetta (Luc y Jean-Pierre Dardenne, 1999), Recursos humanos (Lauren Cantet, 1999), casi todo Ken Loach, etc. Sin duda la lista seguirá creciendo durante los próximos años en los que nos auguran un regreso a las cifras de paro que marcaron a los españoles durante la década de los 80, cuando el Documento Nacional de Identidad decía que, además de nuestro nombre y edad, éramos nuestra profesión. El primer plano de Lo que tú dices que soy sigue una fila de animales despellejados hasta que, entre dos cadáveres aparece, un hombre delgado y con aspecto humilde vestido con bata blanca: es Antonio, el matarife. Quizás tras la crisis que estamos viviendo las profesiones chocantes que tendrán que ser explicadas y retratadas en un documental similar a este serán la de banquero, concejal de Urbanismo, promotor inmobiliario, gestor de fondos de riesgo…

Lo que tú dices que soy obtuvo una mención especial en la pasada edición de Alcances y durante los meses de noviembre y diciembre se proyectará en diversos centros culturales de México, Argentina y Perú dentro del ciclo Trabajo e imagen organizado por la distribuidora Hamaca.

Dirección, guión y montaje: Virginia García del Pino
Producción:
Francesca Fanali, Julia Filardi
Productora: Localia TV Catalunya y Máster en Documental Creativo de la UAB.
Fotografía: Eduard Roigé y Natacha Loureiro
Sonido: Julia Filardi
Música original: Oscar Kaiser
País y año de producción: España, 2007

6 Comentarios

  1. lavecina 06/11/2008 | Permalink

    ole! una artista a quien hay que seguirle los pasos…

  2. jfcls 07/11/2008 | Permalink

    aunque se desliza en la crítica, me gustaría insistir en el concepto working class que hay detrás de la peli: en los personajes, por supuesto (bajo mi punto de vista, tiernamente queridos y tratados por la directora durante todo el metraje), pero también en el tratamiento. Entrevista: ¡claro que sí! Comedia: ¡claro que sí! Ya está bien de tanto éxtasis visual. Si a finales de los 20 los cineastas de vanguardia, como consecuencia del desplome de la bolsa de Nueva York tuvieron que dejar sus prácticas formalistas para comprometerse políticamente con el entorno, a ver que pasa con la que nos está cayendo ahora. Por de pronto, García del Pino ya se ha adelantado un par de añitos a lo que pueda pasar. Para que luego vengan profetas y redentores.

  3. albert alcoz 07/11/2008 | Permalink

    hablando de compromiso político del cine documental: los Maysles se dedicaron a seguir a los Beatles yé-yé por los Estados Unidos el año 1964, un año después del asesinato de Kennedy…

  4. vero 30/11/2008 | Permalink

    soy profe de filosofia y me interesa muchisismo este trabajo, sabeis si puede verso on line? hay alguna pagina donde haya cortos o documentales? gracias

  5. BLOGS&DOCS 30/11/2008 | Permalink

    Se encuentra disponible on line en la web de Hamaca, Media & Video Art Distribution from Spain.
    http://www.hamacaonline.net/obra.php?id=628

  6. jfcla 30/01/2009 | Permalink

    querido albert, ye ye es política en los 60… o lo que sea, por que eso de ye ye no sé si es muy anglo…

One Trackback

  1. [...] “LO QUE TU DICES QUE SOY“ de VIrginia García del Pino [...]

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Canales de vídeo y redes sociales

  • Vimeo
  • Facebook
  • Feeds

    ETIQUETAS

    ARCHIVO