Innovación y no ficción en TV. Algunas propuestas I: Croatan

Más que desconfiar de la realidad, Croatan confía en una creación artística que adopta los ropajes de los formatos basados en la representación de la realidad como la mejor forma de acercarse a una experiencia sentimental del arte que inevitablemente se ramifica en otras múltiples referencias artístico-sentimentales. No es ni un falso documental ni un falso programa cultural.


    Post2PDF
Inicio   1 2


Capítulo de Croatan dedicado al grupo barcelonés de “folkore” Los Carradine. V.O Croatalán.

“La ficción es más real que cualquier realidad.”
Sam Fuller en el sexto episodio de Croatan.

Más que desconfiar de la realidad, Croatan confía en una creación artística que adopta los ropajes de los formatos basados en la representación de la realidad como la mejor forma de acercarse a una experiencia sentimental del arte que inevitablemente se ramifica en otras múltiples referencias artístico-sentimentales. Croatan no es ni un falso documental ni un falso programa cultural. En el capítulo ocho ellos mismos definen su formato como “realidad frikción, una masa informe de medias verdades y mentiras disfrazadas, un embuste. En todo caso, un reflejo de la realidad mucho más fidedigno que Entre línees (programa de reportajes periodísticos de TVC) o el informativo de Matías Prats”. Esta realidad frikción tiene un pie en la cultura pop y la posmodernidad a la hora de construir su collage de referencias y fuentes. El otro pie se sitúa en una tradición de entender la cultura y la vida de forma tan apasionada como cotidiana, que parte del epicurismo griego, pasa por el romanticismo, bebe inevitablemente de las vanguardias para desembocar en el situacionismo y entender sus expresiones artísticas como el punk y el hardcore como manuales de instrucción del propio programa. Croatan es una manifestación audiovisual de la filosofía DIY que a través de trece episodios dedicados a figuras individuales acaba trazando un retrato interrelacionado de un movimiento cultural tan local como global (pero que tiene claro cierto sentido de comunidad que no castra sino que se enriquece con las expresiones individualidades), tan contemporáneo como consciente de sus raíces, pero en cualquier caso siempre alejado de cualquier concepción del arte y la cultura como simple producto de consumo.

Formalmente, Croatan enlaza con todos aquellos cineastas que han entendido el montaje como la herramienta intrínseca de creación audiovisual, de Kulechov a Marker pasando por Godard. Como ya hemos comentado, en Croatan las únicas imágenes de producción propia son las de las entrevistas a los protagonistas, todas realizadas en estilos diferentes y convenientemente adulteradas en posproducción. También son reales los protagonistas de otras entrevistas utilizadas puntualmente para subrayar el elemento irónico dentro de este formato de contraprograma cultural:  el cineasta experimental Antoni Padrós, acreditado como “eminència”, da la puntilla a los temas comentados en algunos episodios; los periodistas de Mondosonoro Joan S. Luna y Xavi Sánchez Pons entran en el juego de comentar las posibles biografías de algunos de los músicos protagonistas. El resto, metraje encontrado, enumeraciones pop, apropiaciones culturales… se enlazan convenientemente para viajar a mundos que, como Croatan, se manifiestan alejados de la voluntad de participar en la imposición de una civilización. Mundos en que músicos del desierto como Calexico y Xavier Baró acaban de viaje juntos en una road movie por el Segrià mientras turistas noruegas llenan un festival de música cercano al que ellos no han sido invitados; mundos en que Sam Fuller le dedica su último largometraje, Calle sin retorno, al videoasta anarquista Manel Muntaner; mundos donde es posible que unos productores norteamericanos inviten a Marçal Forés (responsable de dos de los mejores cortos realizados en nuestro país en los últimos años, Yeah, yeah, yeah y Friends Forever) a rodar una película en Hollywood pensada pero no realizada por Luis Buñuel, proyecto que el joven cineasta rechaza porque cree que es una empresa que sólo Antoni Padrós podría llevar a cabo; mundos donde puedes consultar un diccionario de bandas jodidamente buenas… Mundos que han sido posibles en Croatan. Sólo en Croatan. ¿Por qué no se puede ver un programa así en una televisión de más alcance? Quizá porque Croatan sólo puede existir fuera de los circuitos convencionales.

PD.  Explica la Historia que uno de los primeros asentamientos ingleses en suelo norteamericano fue la colonia de Roanoke, en la actual Carolina del Norte, que en el siglo XVI formaron un centenar de hombres y mujeres cerca de una población indígena llamada Croatan. Estaba previsto que la colonia inglesa recibiera provisiones y apoyo regular por parte de la metrópolis, pero diversas circunstancias la dejaron desatendida durante tres años. Cuando finalmente un barco británico se acercó a Roanoke, encontró el lugar abandonado, sin rastro de violencia. No hubo forma de saber qué había pasado con los colonos. Dice la leyenda que lo único que hallaron fue una nota de despedida: “Nos hemos ido a Croatan”. Y dijo John Ford: “imprime la leyenda”.

FICHA TÉCNICA DE CROATAN
Producción: Suara Produccions. Marc Balfagón.
Realizadores: Jordi Sanglas, Marc Balfagón y Jordi Castells.
13 capítulos de diez minutos de duración. Emitido por la Xarxa de Televisions Locals en 2007. Recuperable en Youtube. Hablado en “croatalán”.

Inicio   1 2

Un Comentario

  1. albert alcoz 07/11/2008 | Permalink

    Visca Croatan!
    Qui pogués anar-se’n a Croatan a viure la vida i fer art per amor a l’art, a la música, al cinema i a tot, i tot amb esperit DIY.
    Com els protagonistes de Shadows citats per Ramon Mas: “No cal entendre-ho. O ho sents o no ho sents”
    Enhorabona per l’article.

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO