23° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata

Del 6 al 16 de noviembre se celebró en Argentina el vigésimotercero Festival Internacional de Cine Mar del Plata. Recorrimos gran parte de sus proyecciones, analizando viejas y nuevas obras, de autores noveles y consolidados como Agnès Varda, Jia Zhang-ke, Makoto Sato o Terence Davies.


    Post2PDF
Inicio   1 2 3

Carlo de Ponti en Antonioni su Antonioni (2008) realiza un sentido homenaje a la figura del director de La Noche, basado en un trabajo de montaje que apela a entrevistas y apariciones en programas de la televisión italiana, intentando develar un costado más intimo y personal del autor, rescatando el testimonio del cineasta, quien con cierta candidez y timidez evita hablar de su persona pero que sin embargo se muestra generoso a la hora de explayarse sobre el trabajo, el proceso creativo, reflexiones sobre la vida, los viajes y algunas cuestiones ético- filosóficas. El filme deviene un humilde retrato de un autor que a contramano de las convenciones de la época intentaba comunicar lo incomunicable.

De la directora Agnès Varda pudo verse su último opus Les Plages D’Agnès (2008), un autorretrato fragmentado que revisita su carrera desde una óptica de film familiar, y en donde las diferentes playas que habían influido en su vida, operan a modo de hilo conductor permitiendo describir algunos de sus trabajos y situaciones personales, familiares y amigos, sus filmes y los inicios como fotógrafa, su vida con su marido Jacques Demy y sus hijos, etc. Si bien resulta un trabajo menor de Varda, es un cálido viaje intimista y reflexivo por el corazón de la cineasta de 80 años, quien asevera que “Es la suma de mi obra como cineasta, fotógrafa y artista visual la que cuenta mi historia mejor que las palabras”.

24 City (2008) de Jia Zhang-ke continua la exploración iniciada por el autor en The World (2004) frente a la modernización y los acelerados procesos de transformación social y económica en la actual sociedad China. El filme narra cincuenta años de historia de la fabrica 420 ubicada en la ciudad de Chengdu y dedicada en sus épocas doradas a la fabricación aeronáutica militar, hasta su desmantelamiento para dejar paso a la moderna construcción de un complejo edilicio enmarcado en el boom inmobiliario del país. A través de adentrarse en un universo femenino (tres mujeres son las protagonistas del filme), realiza una búsqueda testimonial entre ex-empleados de la fabrica, voces de distintas generaciones, entrevistas directas, residentes e inmigrantes reales y secuencias de ficción. Zhang-ke filma momentos de crisis, articulando dialécticamente en un gran fresco los diferentes contrapuntos y las hondas repercusiones que estos cambios traen aparejados en la sociedad. Gramsci escribió en sus Diarios de Prisión que “La crisis precisamente consiste en el hecho de que lo viejo está agonizante y lo nuevo no puede nacer” y es en esta aserción donde el filme se ubica intentando retratar la tensión aparejada entre las contradicciones y quiebres de una sociedad China que avanza hacia la industrialización y la modernidad.

Of Time and the City (2008) del inglés Terence Davies resulta un apasionado retrato de su Liverpool natal, con la inclusión de un amplio bagaje de imágenes de archivo y tomas rodadas en la actualidad, el propio autor desgrana en off los recuerdos de la ciudad que lo viera nacer y abandonar en 1973, revisar nostálgicamente los años ’40 y ’50, para después avanzar hasta el presente, puntualizando con comentarios a veces irónicos a veces poéticos sobre diversos acontecimientos de la historia Británica. Davies intenta una suerte de elegía, con un estilo preciso, pleno de silencios y musicalidad, apela a un lirismo que impregna todas sus imágenes y su narración, ofreciéndonos un filme (auto) reflexivo que cavila sobre el tiempo que ha pasado y el envejecimiento.

En Siete Instantes (2008) de Diana Cardozo reaparece el universo femenino, la urbanidad y la revisión del compromiso militante revolucionario en Latinoamérica. Es la historia del Movimiento Nacional de Liberación – Tupamaros contada a cámara a través de sus protagonistas, principalmente mujeres que fueron guerrilleras en Uruguay e intentaron cambiar las condiciones del país a principio de los años setenta. El documental gira en torno a los momentos de decisión que cada uno de ellas tuvieron que afrontar, la lucha contra la dictadura, la clandestinidad y el vejamen de la tortura, la carga emocional y dolorosa de sus elecciones personales y los conmovedores testimonios de seres comunes en toda su humana experiencia, plena de dilemas, miedos, esperanzas y costos personales que asumieron en esos “instantes”.

Must read after my death (2008) de Morgan Dews es un found footage film de un vigor y potencia fascinantes. El director – tras la muerte de su abuela en 2001 – se apoderó del enorme archivo de películas domesticas en 8mm y grabaciones de audio que ella misma y su marido hicieran en los años ’50 y ’60, celosamente clasificadas y guardadas. Utilizando exclusivamente este material, algunas pocas fotos y exiguos textos explicativos, Dews exhuma – a modo de un albacea – el cuerpo de esta historia privada del derrumbe familiar, echando luz a un periodo difícil, contradictorio y confesional. Con una filiación estética emparentada con filmes como Tarnation de Jonathan Caouette o Capturando a los Friedman de Andrew Jarecki, estas polaroids de locura ordinaria desnudan con ferocidad el complejo entramado de la institución familiar, poniendo tangencialmente el acento en mostrar las fisuras del mentado Sueño Americano.

Inicio   1 2 3

Un Comentario

  1. Ana Demare 15/12/2008 | Permalink

    Muy interesante la cobertura del Festival de Cine de Mar Del Plata,considero al cronista Jorge Capelloni una persona altamente calificada que plasmó en su artículo una sintesis de dicho evento ,con una mirada crítica,inteligente y personal.

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO