Tabu Maná

La última película de Lluís Escartín, surge a partir de una estancia en la Polinesia y de las imágenes que tomó durante ella. Tabu Maná es un film peculiar que reúne las imágenes de este viajero con la puntualidad del momento y ausencia de jerarquía, pero transmitiendo la sensación estable de esa capacidad que tiene para lograr un arraigo inmediato.


    Post2PDF

'Tabu Maná' de Lluís Escartín (2009)

Tabu Maná, film estanque

Tabu Maná (2009) la última película de Lluís Escartín Lara, surge a partir de una estancia de Escartín en la Polinesia y de las imágenes que tomó durante ella. Tabu Maná es un film peculiar, pero no es ningún ovni: puede funcionar, de hecho, como película que glosa algunas de las facetas desarrolladas por Lluís a lo largo de su carrera videográfica.

Pongamos que la estructura del film es ésta: 1 – 2 – 3 – 1’ – 4:

1) La primera parte, que sirve de prólogo, muestra a un chico que corre por una carretera con un patinete a cuestas. 2) La segunda contiene una serie de planos de escenas cotidianas al borde del mar. Se trata de un segmento que coincide con su vertiente etnográfica, pero combinada con el uso de una voice over que recuerda inevitablemente Texas sunrise o incluso los comentarios de Mohave cruising (la dislocación entre imagen y sonido también está en Nescafé – Dakar), sólo que en esta ocasión la modestia del discurso se suma a una conjunción emocional con la naturaleza que hace pensar por momentos en Terrence Malick. 3) La tercera parte, que está compuesta por una serie de escenas de baile, se liga con la vertiente más experimental del trabajo de Escartín. La cámara trocea el cuerpo de las bailarinas para fijarse casi exclusivamente en sus caderas; se abandona de alguna forma ese respeto a la personalidad tan característico para buscar la esencia motora del baile, de lo que resulta un juego bastante abstracto, acentuado por la sistemática sustitución de unas caderas por otras, en una aparentemente inagotable variedad de movimientos y colores. 1’) Después, por unos instantes se continúa el prólogo y, finalmente, 4) llega una cuarta parte constituida por el plano único que registra el primer encuentro entre dos personas que cierra el film. Se trata de una conversación sin subtitular, pero tampoco el propio Escartín sabe lo que se dice: como indica Josetxo Cerdán, Lluís Escartín no cae en “el error de comprender”.(1).

Esta estructura viene muy marcada tanto en esos términos de contenido, como en cuanto a puntuación (con fundidos a negro) y duración (muy desigual: 45’’ – 17’ – 12’ – 8’’ – 1’10’’) (2). Se trata de soluciones adoptadas ya en películas como Path of bees, Nescafé – Dakar o especialmente ese pequeño “experimento” realizado para La mano que mira del Festival Punto de Vista y  llamado Gora Terra, corto filmado con el móvil y que se presenta con tres partes clarísimamente diferenciadas (A-B-A) incluso por el uso del B/N y el color. En lo que se refiere a Tabu Maná, las partes aparecen también bien delimitadas y, aunque guardan relaciones de base como el ámbito espacial de la producción, no se continúan: hay relación pero no continuación, lo que impregna todo el film y otros títulos anteriores.

Esa ausencia de continuación cuestiona el orden de los mismos segmentos de la película. Es decir que, en tanto no hay una “cronología”, las partes no se preceden o suceden en la práctica, aunque sí lo hagan en el metraje: que la secuencia inicial se recupere tras las escenas de baile lo hace obvio. Es esta falta de causalidad que también se da entre los planos la que ofrece a cada una de las partes una sensación de estanque (con ánimo de oponerlo a la idea de “estanco”), de circularidad, de recurrencia: son sensaciones que anidan en el segundo segmento, con las vistas costeras, y también en el tercero, donde la falta de avance está materializada en la repetición constante del mismo modelo de plano.

Esa homogeneidad de las partes a partir de la relación entre sus planos produce globalmente una sensación temporal relajada, que nace de los propios planos en tanto que son las capturas de “momentos cualquiera” (3). Del mismo modo que con los cuerpos de las bailarinas, esas situaciones concretas son seleccionadas de tal forma que la fragmentación no se limita a las figuras sino que se extiende también al Tiempo. Este criterio temporal coloca en segundo plano una continuidad espacial difícil, que contribuye a crear esa posición incierta que ya había aparecido en otras obras de Escartín (4). Las ocasiones filmadas responden a las mismas características vistas en los segmentos más amplios del film, lo que es indicativo de una coherencia formal fraguada en todos sus componentes, desde los más pequeños hasta los mayores, logrando que, en cierto modo, casi cada instante sea representativo de toda Tabu Maná. Así, Escartín reserva el mismo trato para cada elemento de su film tal como lo ha hecho con las diferentes personas y lugares que han ido protagonizando sus trabajos.

La reciente Tabu Maná reúne, en definitiva, las imágenes de este viajero con la puntualidad del momento y ausencia de jerarquía, pero transmitiendo la sensación estable de esa capacidad que tiene Lluís Escartín para lograr un arraigo inmediato. Es ahí donde podría residir la apertura de miras de Escartín, en esa indiferencia hacia las diferencias más que en una represión de su occidentalidad, actitud que mantiene exactamente igual en el mismo Penedés (Terra incognita). Y a partir de una forma que se hace libre por independencia, no por oposición, crea obras en imágenes que contienen en su naturaleza más íntima una entrañable vocación internacionalista.

– – – –
(1) Josetxo Cerdán, “El desaprendizaje de Lluís Escartín”, en el n. 9 de PAUSA.
(2) Algunas descripciones de una versión anterior del film –además de declaraciones de Escartín- pueden encontrarse en el texto de Félix García de Villegas Rey publicado también en el n. 9 de PAUSA (“Tabu Maná”). Como allí se apuntaba, los intertítulos que introducían las partes han desaparecido, finalmente.
(3) Ibid.
(4) En los párrafos finales de “Nescafé – Dakar”, en PAUSA n. 9, referido como “lo inexacto”.

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO