Diego de Frédéric Goldbronn

Son muchos los documentales que han aprovechado la etiqueta de Memoria Histórica para contarnos simplemente la vida y milagros, opiniones incluidas, del realizador. A menudo se olvida que las historias del pasado pertenecen a sus protagonistas y a ellos hay que cederles la palabra. Este es el caso de Diego, documental de Frédéric Goldbronn.


    Post2PDF

Asistimos en la actualidad a una necesidad de recuperar testimonios e historias de una época cuya memoria nos ha sido robada, escondida, vetada. Es lo que se ha denominado “Recuperación de la Memoria Histórica”. Evidentemente, en esta tendencia hay un factor de necesidad, pues muchos han sido los silencios y olvidos que nos han impedido conocer el pasado y así comprender mejor el presente. Esta necesidad ha conllevado su institucionalización, con una Ley de Memoria Histórica en España que ha sido carne de cañón en los medios de comunicación. Pero en este auge de la Memoria Histórica, también hay un factor de oportunismo, de moda, o simplemente de una mala comprensión de lo que significa este concepto.

Muchos son los que se han apuntado a este carro, no se sabe si por una necesidad realmente imperiosa de romper ese olvido o por una picaresca productiva, vista la posibilidad de obtener dinero de las administraciones. Esto ha llevado a que muchos proyectos adscritos a esta corriente, a esta tendencia, hayan confundido sus objetivos. Habría que recordar que la visión que es urgente recuperar no es la nuestra, no es nuestra idea de un pasado que no conocimos. La tarea es salvaguardar unos hechos que ocurrieron, sea cual sea nuestra opinión sobre estos y conociendo el subjetivimso que surgirá de toda decisión tomada para ello.

Son muchos los documentales que han aprovechado la etiqueta de Memoria Histórica (casi convertida en una especie de denominación de origen) para contarnos simplemente la vida y milagros, opiniones incluidas, del realizador. Muchas son las películas que partiendo de la intención de recuperar historias vividas en esas épocas olvidadas, al final sólo nos ofrecen conclusiones que nada tienen que ver con esa Historia. Es decir, al final, la Historia sigue desapareciendo, sepultada no por un pacto de silencio, sino por un ombliguismo desproporcionado. Este es el caso de la para mí sumamente deshonesta Nedar, de Carla Subirana, o de obras simplemente fallidas como Muerte en el valle, de Christina María Hardt o de J’en Garde la Trace, de Neus Vialá.

A menudo se olvida que las historias del pasado no nos pertenecen, por mucho que nos gusten o nos hayan marcado. Las historias del pasado pertenecen a sus protagonistas, y a ellos hay que cederles la palabra, limitándose muchas veces a ser testigos mudos.

Este es el caso de Diego, documental que Frédéric Goldbronn dirigió en 1999. En este documental, se da la palabra a Diego Camacho, más conocido como Abel Paz, eminente figura anarcosindicalista, historiador y autor de la biografía de referencia de Buenaventura Durruti, Durruti en la revolución española, traducida a 14 idiomas.

En Diego, la única voz que se oye es la de Abel Paz. “Bastan a veces tres segundos para dar sentido a una vida, y en este caso fueron casi tres días los que me marcaron para siempre, como marcaron a cientos de miles de personas”, comienza diciendo, para a continuación, dar una lección de coherencia histórica, de conocimiento del pasado. Con la ayuda de unas fotos (“¿qué es lo que hay en estas fotos?. Mi memoria”), a veces familiares, a veces históricas, Diego nos va contando su vida y cómo la Historia se cruzó en ella. Diego sentado de frente en un café vacío, fumando un cigarrillo, mirando unas fotos; he ahí una película sobre la memoria, sobre la Guerra Civil, sobre la Revolución Española, sobre la desesperación de los campos. Sobre la esperanza también. Una película con una intensidad enorme, con una honestidad fuera de toda duda. Una película sobre la historia con mayúsculas y con minúsculas. Y he ahí un retrato, lleno de matices, inmensamente vivo. Un hombre sentado que recuerda y narra sus recuerdos, he ahí una película. No debería necesitarse mucho más.

En el blog del colectivo Roig i Negre se acumulan materiales relacionados con la Memoria Histórica vinculados al movimiento anarquista. Reseñas de libros, fotografías, imágenes, audios, reportajes y documentales, entre ellos Diego.

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO