Hollywood contra Franco

Hollywood contra Franco es un documental expositivo de corte clásico y de firme intención didáctica, centrado en las distintas representaciones fílmicas de la Guerra Civil Española por parte de Hollywood. Un tema que, lejos de convertirse en un catálogo de clips y citas de diversos textos fílmicos, les ofrece a sus autores la oportunidad de tratar muchas otras cuestiones anexas, de la propia guerra y la censura, al macarthismo y al cine como herramienta ideológica.


    Post2PDF

El arma del cine

Tras nueve largos años de trabajo y varios montajes, después de una exitosa acogida en diversos festivales internacionales, y, sobre todo, una vez salvado el escollo de encontrar los pertinentes cauces de distribución, ha llegado a nuestras pantallas Hollywood contra Franco (2008), el ambicioso debut en la dirección de Oriol Porta. La película, un documental expositivo de corte clásico y de firme intención didáctica, se centra en las distintas representaciones fílmicas de la Guerra Civil Española, al hilo de la evolución política de los Estados Unidos, por parte de Hollywood. Un tema que, lejos de convertirse en un catálogo de clips y citas de diversos textos fílmicos, les ofrece a sus autores la oportunidad de tratar muchas otras cuestiones anexas. De la propia guerra y la censura (tanto a través del Código de Producción como de la censura franquista), al macarthismo y al cine como herramienta ideológica. Inteligentemente, Porta y sus colaboradores en el guión, Llorenç Soler e Isabel Andrés, utilizan la figura del escritor y guionista Alvah Bessie, brigadista internacional y posteriormente miembro de los célebres “Diez de Hollywood”, a modo de engarce. “España fue para él –como nos confesó su hijo Dan– el momento culminante de su vida, su experiencia vital más importante”.  Por ello, la película nunca se separa de él, avanza paralela a la evolución personal del escritor, convirtiéndole en narrador, cediéndole gustosamente la voz y la palabra. De otro modo, el film caería, sin duda, en la fragmentación y en lo anecdótico.

Como otros  norteamericanos, Bessie, comprometido con el ideal de luchar por la libertad del pueblo español, se alistó en la XV Brigada Internacional y combatió en el frente del Ebro. El reflejo de esta experiencia, que le marcaría profundamente para el resto de su vida, puede apreciarse en uno de sus libros de mayor éxito, Men in Battle (editado en nuestra lengua en México a finales de los años sesenta bajo el título de Hombres en guerra). En esa misma época se rodaban el clásico de Joris Ivens Tierra de España (Spanish Earth, 1937), financiado por intelectuales progresistas como Ernest Hemingway, Archibald McLeishUpton Sinclair, y Bloqueo (Blockade, 1938), que, pese a sus problemas con la censura, fue la única película de Hollywood, contemporánea al conflicto, en apoyar decididamente a la República. La entrada norteamericana en la II Guerra Mundial y la lucha contra el fascismo hizo que la Meca del cine viera al régimen de Franco como a un enemigo, y así, durante la década de los 40, abundaron las referencias críticas, más o menos extensas, a la dictadura franquista en títulos como Arise my Love (1940), The Fallen Sparrow (1942) o Por quién doblan las campanas (For Whom the Bell Tolls, 1943), la mayoría inéditos en nuestras pantallas o estrenados tras la muerte del dictador. Sin embargo,  poco más tarde, en 1949, con el comienzo de las audiencias del HUAC (Comité de Actividades Antiamericanas) en Hollywood, el apoyo a la causa republicana se convertiría en motivo de recelo. Una curiosa –y cínica– etiqueta estigmatizaba a aquellos sobre los que pendía la sospecha: “antifascistas prematuros”. Como si la lucha contra el totalitarismo entendiese de agendas o cronogramas. En una época dominada por la paranoia atómica y el miedo a la infiltración comunista en los Estados Unidos, la industria cinematográfica castigó a los culpables (no solo los “Diez de Hollywood” sino aquellos incluidos en las listas negras de los estudios) y respondió furiosamente inundando de ideología ultraconservadora las pantallas de los cines de medio mundo (1). Esta operación bien calculada incluía, ahora que el franquismo se erigía, al ser uno de los baluartes de la lucha anticomunista, en aliado, una campaña de desprestigio cinematográfico de aquello que anteriormente se había exaltado. ¿Cómo podría haber imaginado Hemingway que la adaptación de su novela Las nieves del Kilimanjaro (The Snows of Kilimanjaro, 1952) serviría para tirar por tierra la épica de la resistencia republicana?

Una de las principales virtudes de Hollywood contra Franco es, sin duda, la de desvelar, emocionada, pero también objetivamente, la relación oculta entre dos ámbitos bien distintos del Poder firmemente relacionados: de un lado, la política norteamericana, y del otro, los magnates de Hollywood. Para ello, sus creadores han contado con la opinión de expertos fuera de toda sospecha como los historiadores del cine Román Gubern –responsable de una monografía sobre las representaciones fílmicas de la Guerra Civil y un breve libro sobre la caza de brujas– y Patrick McGilligan –autor de varios libros sobre el tema–; los guionistas Walter Bernstein y Arthur Laurents, incluidos en las listas negras;  la actriz Susan Sarandon; el Presidente de la Asociación de Veteranos de la Brigada Abraham Lincoln Moe Fishman, y, sobre todo, Dan Bessie, hijo –y memoria viva– de Alvah Bessie. El resultado, bien visible, es un film brillantemente documentado, que explora el tema en todas sus posibilidades, con un notable sentido del ritmo (gracias a una arquitectura  y a una guionización muy trabajadas) y narrado de forma fluida y rigurosa. Un debut que probablemente pasará desapercibido para la inmensa mayoría pero que merecería mucha mayor atención.

(1) Para mayor información sobre este período recomiendo el reciente libro Listas negras en Hollywood: radiografía de una persecución (Universidad Complutense Madrid/GIIAC, 2009).

FICHA TÉCNICA:
Dirección: Oriol Porta
Guión: Oriol Porta, Llorenç Soler, Isabel Andrés
Director de fotografía: David García
Sonido: Javier García
Montaje: David Gutiérrez
Música original: Carles Pedragosa
Documentación: Cristina Mora e Isabel Andrés (España) y Lisa Berger, Bonnie Rowan, Roberta Helling, Joan Cohen, Roger C. Memos y Edmund Ryder (Estados Unidos).
Producción: Lisa Berger, Cristina Mora
Productora: Área de Televisió
Producción asociada: Televisió de Catalunya
Año y país de producción: España, 2008.

Hollywood contra Franco fue estrenada en salas comerciales el pasado mes de octubre, después de un recorrido por festivales, entre ellos la Seminci de Valladolid (2008). En Barcelona sigue en cartelera (20/11/09) en los Cines Alexandra, único pase en sesión matinal (10:25).

2 Comentarios

  1. julia 18/01/2010 | Permalink

    Tenemos la suerte de volver a ver “Hollywood contra Franco” en las pantallas de cine de Barcelona. Os animo a verla en los Méliès en la sesión de las 22:30. Creo que es una propuesta muy rigurosa y bien documentada que vale la pena no perderse.

  2. Chus Solana 18/02/2010 | Permalink

    Aunque el tema es muy interesante, a Porta se le va un poco la mano en un reportaje académico que acaba aburriendo. Una oportunidad perdida pero, a pesar de esto, un buen documental si en lugar de para el cine fuera para la 2.

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO