Doclisboa 2009. Enfocar Yugoslavia

En el reciente festival DocLisboa se llevó a cabo una sección dedicada a documentales de la ex-Yugoslavia realizados a partir de 1991 hasta hoy en día. La selección aporta una mirada que difiere de la habitual, no circunscrita exclusivamente al conflicto y mostrando documentales muy inéditos.


    Post2PDF
Inicio   1 2 3

1. Apuntes sobre el festival

Quinta edición del DocLisboa, festival de documentales, joven pero de proporciones considerables: 200 películas, 12 premios -¿demasiados?- con 50.000€ en ellos, unas instalaciones grandes e inmejorables. Dirigido por Sérgio Trefaut, el principal problema del evento es su línea de programación: demasiado dispersa. Por un lado se recogen las “mejores” películas que han estado ya en otros festivales (había muchas de la sección oficial de Marsella de los dos últimos años, varias de Cinéma du Réel, varias del IDFA). Aunque ya tengan recorrido es necesario que se exhiban en Portugal donde permanecen inéditas, pero al provenir de festivales distintos, de criterios distintos, el amalgama es considerable. Y por otro lado, las películas elegidas directamente por el festival no tienen tampoco un criterio muy concreto, más allá de que el tema parezca “atractivo”. Con esto se crea una sección oficial que parece un pica-pica, sin una raíz de fondo que nos lleve hacia algun sitio determinado. Este segundo grupo de elegidas, estaba formado por nombres muy desconocidos, asumimos riesgo, pero no aportaron ninguna sorpresa, sólo algunos enfados y decepciones. Por lo que respecta a las secciones paralelas eran variadas y breves, en lugar de ser pocas y densas. A mi entender, mejor hacer dos secciones paralelas pero que lo planteado en ellas siente cátedra, que no media docena donde se proyecten unas cuantas obras y no se entre en profundidad.

Añadimos a la indefinición una contradicción. A la vez que Jonas Mekas predicaba su radicalidad en la máster class (las escuelas de cine no sirven para nada, los cineastas independientes y amateurs salvarán el mundo, etc.), en la planta superior había pitchings y fórums con productores y televisiones, desarrollo de proyectos hacia el marco más profesionalizado y comercial del sector. ¿Hacia qué lado se decanta el festival? Hacia ninguno de los dos: pica-pica. Hay quienes encuentran en ello un valor positivo, ya que así aporta para todos los gustos y necesidades, pero es indudable que incrementa su indefinición, ya que apunta a diferentes frentes a la vez y a ninguno de ellos con determinación. Hay que sumarle otro punto negativo, un funcionamiento equívoco y frustrante de la sala de visionado, con la casi imposibilidad de ver las películas. Faltan varios peldaños en la organización y en el criterio general para que el DocLisboa valga realmente la pena, y unos cuantos más para que tenga más nivel y para que sea tenido en cuenta. Transmitió más alegría por la vida y el cine Mekas (87 años) en dos horas de charla (“¡Salid y filmad!”) que el tono mediocre y previsible que contagió el festival (5 años) a lo largo de los siete días que estuvimos allí.

Teniendo en cuenta lo dicho anteriormente, ceñiremos la reseña del festival a una de las secciones paralelas, que junto con la de Mekas fue sino exhaustiva bastante completa, titulada Balkan in focus.

2. Enfocar Yugoslavia
2.1 Espejos entre Croacia y Serbia
2.2 MGM Sarajevo. (Breve apunte sobre las imágenes de Sarajevo en la televisión)
2.3 Entrevista a Jurij Meden, comisario de Balkan in focus

Aunque el título de la sección hacía referencia a todos los Balcanes (Balkan in focus), finalmente el esloveno Jurij Meden (Ljubljana, 1977), se centró en los países de la desaparecida (República Federal Socialista de) Yugoslavia, dejando para otras ocasiones los otros países balcánicos. La selección de películas se enmarca solamente en documentales, la mayoría filmados en digital y con recursos modestos, muy desconocidos y de recorrido internacional escaso. Las obras elegidas fueron filmadas durante la guerra (91-95) y en sus años posteriores y coinciden en su voluntad de romper los clichés de las miradas extranjeras y extrañadas sobre este territorio europeo. Las mejores películas de la sección tienen en común que sus realizadores provienen de la generación de la Black Wave (años 60 y 70).  Para entrar en detalle sobre los criterios de la selección entrevistamos a Jurij Meden.

En conjunto las diecisiete películas elegidas ofrecen un resultado discreto y que quizá sólo enamoró a los balcanófilos (servidor). Quizá habrá que esperar algunos años más para que se aposente del todo la normalidad económica y estructural en los jóvenes países para que nazca algo nuevo. Se echaron de menos en la sección unos cuantos grados más de apertura sobre la palabra documental, programando quizá obras más experimentales o algunas ficciones, y por otro lado fue grato descubrir algunas películas muy olvidadas o desconocidas. Es en estas últimas es donde vamos a centrarnos.

2.1 Espejos entre Croacia y Serbia: The Decline of the century: Testament L.Z. de Lordan Zafranović (1994) y Serbia, year zero de Goran Marković (2001)

Testament L.Z., película de tres horas, repudiada en su propio país, Croacia, fue recuperada por Meden del destierro para este encuentro y fue la revelación de la sección (y de lo mejor de todo el festival). Es una película ambiciosa: frente a la desintegración del país que ha conformado su vida y la de su generación, ante el hastío y la desesperación provocados por la guerra, Lordan Zafranović pretende entender como se ha llegado a este punto extremo presente revisando las imágenes del pasado.

Su testamento es una declaración política, moral y cinematográfica, con una cáustica narración en primera persona a modo de análisis de un periodo exacto de cincuenta años en Croacia, desde la victoria nazi (1941) del regimen ustaša de Ante Pavelić, hasta la independencia de la nueva Croacia (1991) nacida de la guerra y la muerte. Mirando repetidamente las imágenes en la sala de edición, remontando el material, desordenando la línea del tiempo, buscando los planos como si ese conjunto de celuloide disperso contuviera un guión preescrito o una película perfecta que debe ser hallada para darle un sentido al todo, Zafranović rastrea documentales de propaganda, televisión de los 80, campos de concentración, sus propias películas.

Son llamativos los documentos de propaganda del gobierno ustaša, con similitudes con los noticiaros alemanes o el NO-DO español. Hay centenares de ellos, algunos sirven para apoyar reflexiones, otros son analizados curosamente. Imágenes impregnadas de la fuerza de la Historia en las cuales podemos percibir algunos de sus secretos. En medio del remontaje, entre esta multitud de planos, de mentiras y medias verdades, es donde renace el sentido de las secuencias de las películas del propio Zafranović (largometrajes como Ave Maria, 1970, Occupation in 26 pictures, 1978, The fall of Italy, 1980, entre otras, también cortometrajes en super8 de sus inicios). El director revisa sus bobinas, que nos dejan entrever un cine creativo, rebelde y lleno de energía. Lo extraordinario, pero, son los encajes que sus ficciones tienen con las imágenes documentales de las épocas pasadas y presentes, ya sean los noticiarios de los cuarenta o los de guerra de los noventa. Erotismo en las playas croatas, los chetniks llegando en una barca pirata, el hombre que se come un pulpo vivo. Son bombas de locura y surrealismo que cobran vida otra vez y encuentran un enlace natural dentro del mastodóntico análisis de las cinco décadas.

La búsqueda de la película preescrita en el material sólo aparece en algunos momentos pero Zafranović encuentra varios pilares inamovibles y muchas cuestiones, las de un ciudadano de mirada crítica ante la vorágine de sucesos, vivencias e injusticias que debe constatar, aún con el riesgo de quedarse solo. Forma, pues, un testamento-rebelión sobre una nación a la que ya no puede amar sin denunciar. Unos sentimientos parecidos a los que el serbio Goran Marković se encontrará.

Inicio   1 2 3

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO