¡Reconstrucción! Festival Internacional de Cine Documental de Jihlava

En la pequeña ciudad de Jihlava (Rep. Checa) se realizó el festival de documental de creación de referencia en Europa Central y del Este, donde destacó la sección regional, donde en los últimos años se están produciendo filmes con una originalidad estética digna del antiguo prestigio de sus escuelas de cine.


    Post2PDF

Rekonstruckce! (¡Reconstrucción!). Con este lema arrancó el festival de documental de creación de referencia en Europa Central y del Este que con el paso de los años se ha convertido en mucho más que un espacio donde ver “otro cine”. La pequeña ciudad de Jihlava entre Bohemia y Moravia (República Checa) se vio un año más invadida por estudiantes, artistas, productores, distribuidores, representantes de televisiones, periodistas y todo aquel que quiso pasar el puente del Día de la Independencia (del 27 de octubre al 1 de noviemrbe de este 2009) en un evento cultural que se ha ganado un merecido reconocimiento nacional e internacional.

Es curioso saber que el director del festival Marek Hovorka tenía sólo 17 años cuando decidió crear con sus amigos de instituto un espacio para ver documentales en el cine. Doce años después, el Festival Internacional de Cine Documental de Jihlava es un foro de encuentro donde se consolidan audiencias, se forjan nuevos proyectos y en definitiva se legitima un cine en los márgenes que en los últimos años ha ganado un prestigio social sin precedentes.

La sección internacional Opus Bonum ofreció visiones alternativas de los grandes conflictos globales con filmes como Bassidji (Tamadon Mehran, 2009) sobre las milicias islámicas en Irán (que ganó el premio internacional), Food, Inc. (Robert Kenner, 2008) sobre el negocio alimentario y sus cadenas de producción, Encirclement – Neo-Liberalism Ensnares Democracy, (Richard Brouillette, 2008) basado en los análisis del capitalismo de intelectuales como Ignacio Ramonet o Noam Chomsky; o la reveladora Petition (The Court of Complaints), de Zhao Liang, 2009, que desenmascara el lado más oscuro de la dictadura China en relación a los procesos urbanísticos llevados a cabo para las Olimpiadas de 2008.

Frente a las altas miras y la estética y temática global característica de los documentales norteamericanos, la sección regional Mezi Moři (Between the Seas), ofreció el contrapunto, con una serie de miradas más personales pero también más reveladoras en cuanto a cómo los grandes conflictos se materializan en la vida cotidiana; estética que se ha convertido en marca de la casa del documental del Este de los últimos años. Hranica (The Border, 2009) del eslovaco Jaroslav Vojtek es un perfecto ejemplo de cómo capturar en el microcosmos de un pueblo dividido entre República Eslovaca y Ucrania el nuevo papel de las fronteras en el marco de la Unión Europea. Rodado a lo largo de varios años con los habitantes de ambos lados, que para más inri son de habla húngara, el filme refleja las grandes contradicciones de Europa Central y del Este y se llevó el merecido galardón de su categoría. También son dignas de mención dos películas que ya habían tenido bastante recorrido en otros festivales europeos, especialmente la crudísima obra del ruso Oleg Morozov Sleduyushchee Voskresenie (Until the next Resurrection, 2008) que como acierta a rezar su sinopsis muestra a los nuevos habitantes de Kaliningrado “cuyo inevitable deslizamiento hacia una tragedia es en cierto modo similar a los destinos de la literatura clásica rusa”. Un retrato de la desintegración social más absoluta que mira a los ojos al hundimiento del ser humano. Por su parte el serbio Boris Mitić demuestra seguir al pie del cañón con Dovidjenja, kako ste? (Goodbye, How Are You?, 2009) sarcástico ensayo, que es a la vez reflexión sobre el sarcasmo donde convierte la recopilación de aforismos en un singular ejercicio de pensamiento a través de la imagen. Una última gran historia desde el microcosmos es Królik po berlinsku / Mauerhase (Rabbit a la Berlin, Bartek Konopka, Piotr Rosołowski, 2009) co-producción germano-polaca que aprovecha el aniversario de la caída del muro para hacer una humorística revisión de su historia y crear una metáfora visual a través de los únicos privilegiados con derecho a la libre circulación en la militarizada franja: los conejos.

La sección regional es sin duda la más interesante del festival, y una verdadera ventana al documental de Europa Central y del Este, que en los últimos años está produciendo filmes con una originalidad estética digna del antiguo prestigio de sus escuelas de cine. Por su parte la sección nacional Česká Radost (Czech Joy) dio cuenta de la buena salud del documental checo con obras tanto de nuevos autores/as como Kruh – portrét demonstrace (The Circle – Portrait of a Demonstration, Tereza Reichova, 2009) filme que retrata la marcha de ultraderecha contra un barrio gitano a la que se sumaron numerosos ciudadanos/as anónimos y las cargas policiales subsecuentes; o la ganadora de la mención especial Souboj s mozkem (Brain Fight, Jan Šípek, 2009). Cabe destacar la incontestable influencia de la prestigiosa escuela de cine FAMU, de la que la mayoría de autores/as checos/as (y gran parte de los centroeuropeos/as) son o han sido alumnos, como Martin Mareček, que con la mezcla de documentalismo y activismo Auto*Mat (2009) ganó el premio del público o Jan Gogola ml. ganador del premio al mejor documental checo por Mám ráda nudný život (I Love My Boring Life, 2009) una imaginativa mirada a la cotidianidad con un exquisito trabajo de cámara. El filme fue producido dentro del programa de colaboración checo-alemán Breathless, que ofreció otras perlas como el filme alemán Time’s Up (Marie-Catherine Theiler, Jan Peters, 2009) o la también checa  Přízrak svobody II (Phantom of Liberty II, Karel Žalud, 2009) todos ellos experimentos visuales y de lenguaje con una interesante y singular aproximación a la realidad y por encima de todo al lenguaje cinematográfico.

En cuanto a las retrospectivas, cuatro ciclos ocuparon las secciones paralelas del festival. En primer lugar una retrospectiva dedicada a la obra de Georges Rouquier, con filmes míticos como Farrebique ou Les quatre saisons (Francia, 1946), otras dos de enorme valor histórico para la región: Jak Češi Hajlovali (When Czechs Had to Heil) con noticiarios realizados bajo la ocupación alemana en los años cuarenta y Maďarské filmové Povstání (Hungarian Film Uprising) con una muestra de filmes realizados por el Béla Balázs Studio de Hungría en las décadas de lo 60, 70 y 80; y un cuarto ciclo dedicado al cine cubano con documentales de los años 60, 70 y 2003.

Cabe destacar además el papel de las actividades paralelas para los profesionales de la industria audiovisual, donde destacó el East European Forum y sus sesiones de pitching, que en esta novena edición ofreció un punto de encuentro entre responsables de compras de varias televisiones internacionales (con una especial presencia de representantes de países de Europa del Este) y nuevos directores/as y productores/as de la región. Es precisamente en este foro donde se han forjado varios de los documentales de la zona que han conseguido reconocimiento internacional en los últimos años.

Por último, no podemos dejar de mencionar la originalidad con que la organización aborda los desafíos que se le presentan. Éste año, tras haber cerrado uno de los cines que hacía de sede del festival, la idea de convertir los salones de algunos habitantes de la ciudad en una sala de proyección ha sido un verdadero éxito, especialmente para los privilegiados que pudieron asistir a la proyección de Cooking History (Peter Kerekes, 2009) que no sólo habló de su obra, sino que además cocinó para la audiencia. Imaginación, innovación y pasión por el documental son constantes de este festival de Jihlava que un año más se enfrenta a la realidad con inteligencia, humor y ese toque de surrealismo que transporta a los asistentes del desconcierto a la carcajada, ofreciendo una mirada al mundo desde otra perspectiva.

– – – –

Este trabajo ha sido realizado gracias a la beca del Programa de Formación de Investigadores del Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco.

Un Comentario

  1. honza sipek 01/04/2010 | Permalink

    Official english name of the film “Souboj s mozkem” is “Fighting the Brain” and not “Brain Fight”.

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO