In-Edit 2009. Ausencias, excepciones y reglas

Con una programación poco atrevida en la que se echaron en falta las últimas películas de Pedro Costa, Romuald Karmakar o Jonathan Caouette, las obras más destacables del Festival de Cine Documental In-Edit de este año fueron las de los autores que se saltaron las reglas, como Jem Cohen, o quienes aún dentro de ellas supieron encontrar su propio punto de vista, como Barbara Kopple.


    Post2PDF

Con una programación poco atrevida en la que no figuraron las últimas películas de Pedro Costa (Ne change rien, 2009), Romuald Karmakar (Villalobos, 2009) o Jonathan Caouette (All tomorrow’s parties, 2009) -por mencionar tres ejemplos conocidos alrededor de proyectos musicales que sí han tenido presencia en otros festivales de cine extranjeros (1)-, para hablar de la séptima edición del festival In-Edit Beefeter, Festival Internacional de Cine Documental Musical de Barcelona, separaremos el último largometraje de Jem Cohen del resto de trabajos presentados.

La excepción

Evening’s Civil Twilight in Empires of Tin (2008) nace a partir de un encargo de la Viennale ’07 que Cohen hace girar en torno a La marcha Radetzky: la composición de Johann Strauss y el libro homónimo de Joseph Roth. “He querido convertir la sesión de la Viennale en una especie de collage viviente, uniendo pasado histórico y presente. Intenté recurrir a la mezcla de nuevos materiales junto a otros elementos que encontré al excavar en el pasado musical de mis colaboradores y en mis propios archivos fílmicos. Comenzamos la exploración rodeados por el clima que se desprende de la atmósfera de la novela de Joseph Roth” (2).

Para esto, Jem Cohen arma una orquesta comandada por Vic Chesnutt (3) en la que se alternarán la composición de Strauss, las improvisaciones sonoras y temas del propio Chesnutt interpretados junto a la proyección de imágenes elaboradas por el realizador con interludios en que Bobby Sommer, del equipo de la Viennale, lee pasajes de la novela.

A partir del rodaje de esta actuación surje el film, que nos retiene en la prolongación de un estado de ánimo similar a la escena del sueño de Sherlock Jr. (Buster Keaton, 1924). Un continuo entrar y salir de la película, uniendo secuencias de la grabación del concierto junto a otras que se encuentran en el film proyectado, que refuerza la sensación de “la incertidumbre para identificar el momento en que un imperio crece o se desvanece”(4). Quizás sea esta la película en que apreciar cómo hacer dos films antagónicos a partir de un punto de partida similar: Evening’s Civil Twilight in Empires of Tin frente al Berlin de Julian Schnabel (2007).

La regla

Quizás, dentro de lo convencional de su factura, estrictamente limitada al tempo televisivo, podemos apreciar cómo Barbara Kopple desplaza en su película el punto de vista alrededor del festival de Woodstock de 1969. En lugar de centrarse en las actuaciones (que serán sin embargo lo más emocionante del film), decide recoger las declaraciones de los organizadores del festival; de Hog Farm, la comuna que repartía comida gratis entre los asistentes y atendía los excesos del LSD y otras cosas; del granjero que cedió su finca para que el festival pudiera existir y nos recuerda que si el festival terminó siendo gratis fue porque la multitud derribó las vallas de acceso al recinto.

Este abordaje, en cierto modo, es el de Still Bill (Alex Vlack, Damani Baker; 2009) o Tiempo de Leyenda (José Sánchez-Montes, 2009), cuyo valor reside también únicamente en los testimonios y archivos que rescata, algo que no alcanzan siquiera Oil City Confidential (Julien Temple, 2009); Shadow Play: The Making of Anton Corbijn (Josh Whiteman, 2009) o Soundtrack for a Revolution (Bill Guttentag, Dan Sturman; 2009);. Ésta última, especialmente plana debido a su colección de recortes de entrevistas sin matices: frente a lo que el titulo propone al espectador (The Making of Anton Corbijn), en lugar de acercarnos al proceso creativo del fotógrafo el director nos somete a una sucesión de declaraciones plagadas de superlativos que además de redundar, resultan ser agotadoras.

La proyección de Sunny’s Time Now (Antoine Prum, 2008) estuvo marcada por la presencia en la sala de Sunny Murray, invitado por la organización también a dar un concierto durante los días del festival en el Jazzroom de Barcelona. La opción del realizador consistió en dejar a un lado las apariciones de Murray para intentar, según sus palabras, “que la gente que lo rodea nos diera su retrato”. Junto a los redactores de la revista inglesa Wire y la aparición decisiva de Robert Wyatt (“mi trabajo es intentar sacar belleza de donde el resto de la gente sólo ve fealdad”), quizás lo más interesante sean los fragmentos de archivo con grabaciones de conciertos y las apariciones de Murray, con lo que la apuesta del director queda en entredicho.

Si hacemos caso de las cifras que facilita la web del festival, esta edición del Festival In-Edit ha sido la que más espectadores ha acumulado de todas cuantas se han celebrado. A pesar de haber reducido de 55 a 44 el número de películas presentadas con respecto a 2008, ha aumentado proporcionalmente el número de pases de cada film (102 proyecciones son el total de este año) y así, logrado contar 1.000 personas más que el año pasado. En total, 22.500 asistentes. El jurado ha premiado Still Bill (sección oficial) y Febrero: cuando la vida es carnaval (Nacho Sacaluga, 2009) (sección española) y hecho mención al film de Jem Cohen. El público ha votado por Tiempo de Leyenda.

Los 10 films a los que la organización del festival nos permitió asistir acreditados los hemos repartido así: 6 en la sección oficial, Evening’s Civil Twilight in Empires of Tin (Jem Cohen, 2008); Oil City Confidential. The Dr. Feelgood Story (Julien Temple, 2009); Shadow Play: The Making of Anton Corbijn (Josh Whiteman, 2009); Soundtrack for a Revolution (Bill Guttentag, Dan Sturman; 2009); Still Bill (Alex Vlack, Damani Baker; 2009) y Sunny’s Time Now (Antoine Prum, 2008) y 4 en el resto: Tiempo de Leyenda (José Sánchez-Montes, 2009); Icongs Among Us: Jazz in the Present Tense (Lars Larson, Michael Rivoira, P.J. Vogt; 2009); The Agony and Ecstasy of Phil Spector (Vikram Jayanti, 2008); Woodstock: Now & Then (Barbara Kopple, 2009).

– – – – –
(1) G. LAHERA, COVADONGA; “El momento dulce del documental musical: el caso Avalon”, Blogs&Docs, noviembre 2009.
(2) COHEN, JEM, en el texto que acompaña la edición en dvd del film.
(3) El grupo está formado por Thierry Amar, Efrim Menuck, Jessica Moss y David Payant de Silver Mt. Zion; Guy Picciotto de Fugazi; T. Griffin y Catherine McCrae de The Quavers y Eric Craven (Hangedup). La mayor parte de estos músicos han colaborado con Chesnutt en su disco de 2007 North Star Deserter, producido por el propio Jem Cohen.
(4) ver nota 2.

Un Comentario

  1. Susana 31/12/2009 | Permalink

    Falleció Vic Chesnutt
    http://jenesaispop.com/2009/12/25/vic-chesnutt-en-coma/
    Mayor carga emotiva para Evening’s Civil Twilight in Empires of Tin

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO