Matthias Müller y Christoph Girardet

La pasada edición del Festival Internacional de Cine de Gijón dedicó una retrospectiva a los cineastas experimentales Matthias Müller y Christoph Girardet, un tándem artístico especializado en el cine de apropiación del que se sirven para analizar las implicaciones ideológicas que, desde el punto de vista de género, rigen el cine clásico. Este es el resultado de la breve charla que mantuvimos con ellos y que terminamos de perfilar por correo electrónico.


Imprimir articulo    
Inicio   1 2 3

En nuestra revista prestamos mucha atención a los filmes de found footage, y en una reciente reseña uno de nuestros colaboradores apuntaba la idea de que quizás el found footage ha devenido una suerte de cine burgués en el sentido de que ha perdido su poder de subversión. ¿Creéis que el cine  y el arte experimental han perdido su capacidad de provocar y subvertir?

Matthias: El found footage nunca ha sido un género en sí mismo. No es otra cosa más que un método que se puede encontrar en diferentes géneros: se ha aplicado al cine underground y también al comercial. En la actualidad, la mayoría de las imágenes ya han sido usadas, tienen una larga historia de haber sido usadas y abusadas para un amplio rango de propósitos. Los símbolos ya no se pueden leer de la misma forma como se hacía hace décadas. En sociedades educadas fundamentalmente a través de las imágenes, no podemos más que diagnosticar una alteración del significado, un vaciado de la semántica visual original. La creciente circulación de imágenes junto con una acelerada pérdida de contenido son fenómenos simultáneos que resultan extenuantes. La industria de la imagen nos ha convertido en consumidores que busca satisfacciones rápidas y fijas mientras niega la verdadera satisfacción. Subvertir este mecanismo se ha convertido en algo difícil especialmente desde el boom del cine de found footage hace 20 años. Sin embargo, sigo considerando un reto tratar de conseguirlo. Ahora que el uso del found footage se ha convertido en un estándar estético, debemos aprender a mirar más de cerca todos los filmes que emplean esta técnica particular antes de juzgarlos. El capitalismo es capaz de absorber casi todo y el mundo del arte es lo suficientemente flexible como para convertir todo lo aparentemente subversivo en otro producto mercantil. Hay demasiados artistas que inteligentemente sirven a este mecanismo. Me preocupa que en el mismo momento en que esperamos que un trabajo de arte sea provocativo, su potencial subversivo se haya agotado. La subversión necesita un breve momento de sorpresa, de irritación e incluso de shock, necesita ser impredecible. Yo mismo como artista, encuentro cuestionable acercarse a lo que otros esperan. Hacer películas es una ocupación muy compleja y considero que es un reto suficiente ser fiel a mi mismo, no engañareme y evitar la presuntuosidad. La subversión no se encuentra entre mis objetivos, la autenticidad sí.

Christoph: Desde luego que términos como “found footage” o “experimental” son categorías relevantes en la historia del arte. Ambas han sido también cruciales para mi propio desarrollo,  pero ya no las considero esenciales para mi trabajo individual. Tratar de establecer un lenguaje artístico propio basado en la apropiación es siempre un reto, pero, sinceramente, yo no me preocupo mucho de si es subversivo o no, incluso aunque crea que pueda serlo. La apropiación ha sido importante en el arte durante mucho tiempo. Ahora, como Matthias ha dicho, tenemos que examinar de forma minuciosa los trabajos basados en esta práctica. La cuestión de buen o mal arte descansa en el tema de la corrección política, por extraño que parezca, ya sea por que es considerado como una especie de exotismo infame o como algo sagrado por su potencial subversivo. Esto es ridículo.

¿Qué significa para vosotros mostrar vuestras películas en un festival como Gijón, dedicado principalmente al cine de ficción independiente?

Matthias: Siempre hemos intentado expandir las audiencias del cine experimental, lo hemos hecho entre el circuito de festivales y en el mundo del arte. La mayoría de nuestros films han formado parte de grandes eventos cinematográficos o artísticos y también de eventos dedicados a intereses más específicos. Además, hemos organizado festivales, hemos impartido conferencias y  clases. Christoph ha terminado recientemente un proyecto que ahora puede verse de forma continua en un espacio público de Munich. Los festivales que no se dedican en exclusiva el cine experimental son idóneos para acercarse a nuevos públicos. Una de las cosas interesantes de un festival como Gijón es que el cine experimental no está marginado, se presenta con la misma curiosidad, cuidado y amor que cualquier otro género. La importante respuesta a nuestra retrospectiva es el resultado evidente de esta actitud.

Inicio   1 2 3

SUSCRIPCIÓN

Redes sociales y canales de vídeo:

Facebook

Twitter

Vimeo

ETIQUETAS

ARCHIVO