A través del Carmel

“A través del Carmel” (2006) es un largometraje del realizador italiano Claudio Zulian, filmado en Barcelona y culminado ese mismo año, pero que no llegó a estrenarse en su momento. En este presente 2010 se proyectó en algunas salas comerciales de la ciudad por primera vez. Es el retrato del barrio del Carmel en un solo plano secuencia.


    Post2PDF

A través del Carmel de Claudio Zulián, 2009

CARMEL: MECANISMO DE RELOJERÍA
En 1908 el pionero barcelonés Ricardo de Baños (1884-1939) se instalaba en la cabina del conductor de un tranvía, uno de los orgullos de la ciudad en plena fase de “modernización”, para seguir con su cámara el recorrido ascendente que conduce desde el Paseo de Gracia hasta la Plaza de Lesseps y el apeadero de Vallcarca. Pese a los cortes que se perciben en la Barcelona en tranvía que circula por la Red, el rodaje pareció concebirse como un plano secuencia. La cámara subjetiva, situada algo por encima del maquinista, se convierte en conductora. Barcelona en tranvía en siete minutos y trece segundos. La máquina móvil actúa como una especie de mecanismo a priori, ya que delimita aquello que la máquina óptica de Baños pudo registrar y, sin embargo, la pieza –además de su evidente valor documental e histórico- rezuma frescura y espontaneidad por sus cuatro costados. Los viandantes, intrépidamente algunos, atraviesan la calle y las vías, miran el tranvía y a Baños, saludan, se cruzan, corren y/o siguen su travesía al igual que un buen puñado de bicicletas con sus respectivos usuarios en su ascenso hacia las zonas altas de la ciudad.

10 de febrero de 2006. Reloj: de cuatro a seis y media de la tarde. El realizador nacido en Padua Claudio Zulián filma un plano secuencia de noventa minutos, sin apreciables  interrupciones, con la intención de capturar el microcosmos que se cuece en el barrio barcelonino del Carmel. La pieza de De Baños, muda en origen, fue sonorizada (seguramente sin demasiada necesidad) hace un par de años. La banda de sonido de A través del Carmel se compone de una amalgama de voces, una especie de polifonía que componen los comentarios, la mayoría en off, de unos doscientos vecinos del barrio. De tal manera, A través del Carmel podría describirse como una estampa actual del barrio a la que sus conciudadanos ponen voz. Explica Zulián en una entrevista que fueron precisamente las diferentes percepciones entre los vecinos las que le condujeron a optar por el plano secuencia como “una manera de enhebrar mundos” y “también una manera de crear un bloque de tiempo donde convergen ritmos muy diferentes”.

La exigente planificación que suele requerir un plano secuencia para lograr mantenerlo sobre el terreno sin interrupción se considera a menudo un acto más espectacular cuanto más se prolonga en el tiempo. No obstante, en A través del Carmel sucede que el interés previo que puede suscitar dicha elección estética y técnica decae por momentos dado que el ritmo encuentra ciertos puntos muertos o ciegos, poco significativos, en interiores de pisos y domicilios particulares. Por otro lado, la también interesante vía narrativa que propone pierde algo de fuerza al ser testimonios convenidos y preparados por el interlocutor de turno. El gesto del realizador de dar la oportunidad a los vecinos de decidir “cómo querían ser vistos” no funciona en todos los casos ni en su conjunto e impide que el filme fluya con naturalidad y frescura, pues más bien se intuye el elaborado mecanismo de relojería que hay tras él para llegar a la “hora X” al “emplazamiento Y” y captar el “parlamento Z”.

Pese a lo apuntado, A través del Carmel funciona como un interesante y cercano mosaico sociológico donde se parte de un microcosmos con una idiosincrasia particular, un barrio de trabajadores cuyos conflictos coinciden simultáneamente con los que se respiran en muchos otros pequeños puntos del mapa. Así quedan apuntados los conflictos de convivencia que surgen a raíz de la integración de inmigrantes, los problemas a los que se enfrenta la cada vez más nutrida tercera edad, la presencia del alcohol, las drogas, el sida y la violencia en determinados segmentos poblacionales, la intensa actividad de los centros de salud, cívicos, de asistencia social…

La imagen que barajaba la opinión pública sobre el Carmel se reducía casi exclusivamente al hundimiento accidental que tuvo lugar en 2005 a raíz de las obras en la línea 5 del metro. El Carmel fue reducido al lugar donde había tenido lugar “el socavón”. Quizás algún espectador haya llegado también a la simpática pieza rodada por Carles Marqués Marcet, A munt i a vall (2005), cortometraje contenido en la colección “Cine, de nuestro tiempo 1” editada por Intermedio a modo de complemento y/o conexión con el cine del realizador iraní Abbas Kiarostami. La loable y ambiciosa voluntad de Claudio Zulian por trascender junto a los vecinos del Carmel la imagen mediática que del barrio se tenía queda un poco a medio camino en su consecución y logros, pero hace la mitad quien empieza y Zulian ha logrado un poco de esa “justicia simbólica” que pretendía.

FICHA TÉCNICA
Director: Claudio Zulian
Guionista: Claudio Zulian
Fotografía: Quique López
Montaje: Laura P. Sola
Producción ejecutiva: Montse Herrera
País y año de producción: España, 2006

2 Comentarios

  1. M’agrada molt aquest bloc i que ens parleu de pel·lícules que és difícil trobar a les cartelleres habituals.
    Vaig tenir la sort de veure aquesta pel·lícula i, tot i que té moments als que és fàcil evadir-se i perdre l’interès per la decisió estètica (el plano seq), crec que és una aposta arriscada, sobretot perquè ens deixa apropar-nos al Carmel des d’un altre punt de vista, des d’un punt de vista distint al que ens han estant mostrant els mitjans de comunicació.
    gràcies pel bloc!

  2. ‘A través del Carmel’ se proyecta mañana en Madrid en la sala ‘La Enana Marrón’, a las 21:30.

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO