Forgotten Silver. La verdadera historia del cine

En 1995, Peter Jackson y Costa Botes revolucionaron a la audiencia neozelandesa con la (falsa) historia de Colin McKenzie. La película llega al fin en DVD.


    Post2PDF

La verdadera historia del cine de Costa Botes y Peter Jackson, 1995

En La invención de Hugo Cabret de Brian Selznick, uno de las mejores libros de (o sobre) cine de los últimos años, el protagonista descubre que el malhumorado anciano que regenta la juguetería de la estación parisina en la que vive dirigía hace tiempo fascinantes películas ahora olvidadas sobre magos que hacían desaparecer damas, hombres bigotudos con cabezas gigantes y viajes a la luna. Su nombre es George Mélies. En La verdadera historia del cine Peter Jackson también se topa por casualidad con un pionero del cine cuyos prematuros inventos y excepcional obra habían quedado hasta ese momento, en 1995, enterrados. Colin McKenzie es el nombre de ese cineasta neozelandés cuya azarosa vida, fascinante legado y trágica muerte y olvido van desenterrando los directores en el transcurso de este falso documental con el que rindieron homenaje al cinematógrafo en su centenario y que, coincidiendo con el estreno de la última película de Jackson, The lovely bones, Selecta Vision edita ahora en DVD.

Se puede decir que Forgotten silver -su título original- es una película de culto no tanto por su contenido –divertido a veces, otras delicioso, excesivo en alguna parte- y maneras -similares a las de otros fakes-, como por el fenómeno que se generó a su alrededor el día de su estreno en la televisión neozelandesa. Como aquella requetesobada dramatización radiofónica que el 30 de octubre de 1938 hizo Orson Wellesde La guerra de los mundosde H.G. Wells, parece ser que una parte significativa de la audiencia kiwi que ese día vio la televisión tomó por ciertas las imágenes y testimonios que documentaban que aquel desconocido compatriota era el verdadero inventor del sonoro, de la imagen en color y que, incluso, fue quien grabó el primer vuelo tripulado con éxito nueve meses antes del hasta entonces reconocido como hito. La cosa fue tal que al día siguiente los directores se vieron obligados a aclarar en televisión que, aunque aquello tenía forma de documental, su contenido era totalmente inventado, que el McKenzie de las fotos era un actor y que las imágenes que supuestamente había rodado en realidad las había dirigido y manipulado Jackson. Tras la confesión, se generó una polémica en la calle y en los medios que documenta esta página de interés para todo aquel interesado en los prodigios de la credulidad colectiva. A propósito de lo cual, un apunte: uno no puede evitar la sospecha en torno a lo relacionado con un falso documental como éste y sentir cierta inquietud ante la posibilidad de que su consiguiente mito (aquí, la polémica) también forme parte de la trampa orquestada por Jackson y Botes en la que, igual, uno está cayendo años después.

El caso invita también a hacerse otro tipo de preguntas, quizás propias del diván de un psiquiatra, en busca de la razón que explique por qué un falso documental se cree y otro no. Sin obviar la importancia del contexto –Forgotten silver se emitió en un espacio de ficción- y la mayor o menor eficacia del engaño, ¿qué dice de la sociedad que se lo cree, sobre sus miedos y anhelos colectivos más o menos amaestrados? Así, la histeria colectiva que provocó Welles seguramente no hubiese sido posible sin el abono que mantenía a la sociedad estadounidense alerta a una posible de destrucción global (financiera, pronto atómica y/o extraterrestre). De la misma manera que hay quién puso en duda la consistencia institucional de un país como Bélgica cuyos telespectadores, en fecha tan cercana como 2006, se creen la falsa noticia de que su Rey acaba de escapar del país tras la declaración de independencia de una de sus regiones, se podría pensar que la credulidad ante la historia de Colin McKenzie se explique en parte por las ganas de mayor relevancia de un pueblo como el neozelandés, periférico en más de un sentido.

Abandonando las especulaciones psicoanalíticas y volviendo al cine, llama la atención cómo Forgotten silver encaja en la filmografía del director de la trilogía de El señor de los anillos y King Kong (2005). Aunque emplee los recursos más clásicos del documental de televisión –narrador, imágenes de archivo, recortes de prensa, rotulación, testimonios (la segunda mujer de McKenzei y supuesta vecina de la abuela de Jackson), entrevistas a conocidos expertos (el historiador Leonard Maltin, el tycoonHarvey Weinstein, el actor Sam Neill)…-, lo hace para contar lo que no es otra cosa que una película de aventuras a la que no le falta ningún elemento. Por un lado, en la azarosa vida de ese héroe excepcional y visionario se mezcla (hasta el exceso) amor, tragedia, aventura, humor y política. Por otro, la película muestra la expedición en la que se embarcan los directores y que les lleva a adentrarse en la selva en busca del legado más mitológico y literalmente enterrado de su protagonista, la llamada Ciudad Perdida, el faraónico decorado que McKenzie habría construido para su obra más ambiciosa: la adaptación cinematográfica del mito de Salomé cuya versión final nadie ha visto. Al final, aunque con forma de documental, lo que el espectador contempla es una película que no se aleja tanto del descubrimiento de King Kong, de las búsquedas de Indiana Jones o de las peripecias de cualquier otro héroe que, cual Fitzcarraldo, no se frena ante nada ni nadie.

A ese aire mitológico contribuyen las imágenes supuestamente rodadas por McKenzie. Aunque lejos de la poética de aquel otro falso documental en torno a una cámara que es Tren de sombras (1998), como la película de José Luis Guerín algunos momentos de Forgotten silver se empapan del poder evocador de la imagen gastada y en movimiento, insinuada hasta convertir a las personas que allí aparecen en fantasmas, como en ese plano final de McKenzie retratándose a sí mismo con una pequeña sonrisa de satisfacción que podría estar dirigida a la posteridad o al espectador crédulo. Y es que, si en la “invención” de fábula de Selznick mencionada al comenzar esta reseña se cuela la “verdadera historia” de Mélies, en la “verdadera historia” de Colin McKenzie todo es “invención”. Que nadie se lleve a engaño, aunque en su forma sea un (falso) documental, Forgotten silver es una de aventuras.

FICHA TÉCNICA
Dirección y guión: Costa Botes y Peter Jackson
Intérpretes: Thomas Robins, Peter Jackson, Costa Botes, Harvey Weinstein, Leonard Maltin, Sam Neill
País y año de producción: Nueva Zelanda, 1995
Duración: 53 minutos

Un Comentario

  1. blank 26/01/2011 | Permalink

    Yo pillé Forgotten Silver de casualidad hace muchos años una tarde en Canal +, sin tener ni idea de qué era, y debo decir que de entrada me tragué el asunto. No obstante, a medida que iba avanzando la historia, y poniéndose cada vez más surrealista, me olí que aquello no era cierto y empecé a discutir con los presentes, que defendían fervientemente que era un documental y tenía que ser verdad por narices.

    No sé si me engañará la memoria porque no he vuelto a verlo, pero creo recordar que la discusión se zanjó con un cartelito que salía al final y dejaba bien claro que lo que acabábamos de ver era pura ficción.

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO