DocLisboa 2015

Blogs&Docs publica un número especial este 2015 dedicado al festival DocLisboa, celebrado el pasado mes de octubre. Se reseñan varias de las películas destacadas del certamen y se entrevista a dos de sus cineastas presentes, el realizador español Mauro Herce y un histórico del underground yugoslavo, Karpo Godina. El número contiene una entrevista extra con la realizadora argelina Narimane Mari.


    Post2PDF

De cómo revisitar las imágenes. Sergei Loznitsa, Rabih Mroué

The event / Sobytie

El reconocido cineasta ucraniano Sergei Loznitsa presenta una película de archivo, basada en hechos ocurridos en el pasado que ofrece una lectura del presente para el espectador que le apetezca buscarla. Se ubica en 1991, en Leningrado – San Petersburgo, en unos días de agosto donde el presidente de la URSS Gorbachov fue depuesto por un movimiento colpista que tenía la intención de frenar sus reformas. Un movimiento político en favor de la apertura democrática (donde destacó la figura del presidente de la Federación Rusa, Yeltisn) y un movimiento popular en Moscú y San Petersburgo, pasaron a la Historia por frenar esta toma del poder y dar un giro definitivo hacia la disolución de la Unión Soviética.

El archivo que trabaja el director es un material filmado por cineastas independientes y que contiene gran fuerza visual.  Si nos extraemos un poco del contexto histórico, observamos impresionantes masas de seres humanos manifestándose pero hablando poco. Recuerda a su película Portrait (2002), enorme galería de retratos de campesinos silenciosos. Si hubo debates a pie de calle, estos no fueron registrados (recuerdo la activa Grands soirs et petits matins, de William Klein, sobre el mayo del 68) o fueron desechados en su montaje. Vemos figuras y rostros mirando, callados, escuchando a oradores de estamentos del poder, oímos lecturas de manifiestos, locutores de la radio. La voz popular es su presencia física, no su expresión verbal. El momento más sobrecogedor de toda la película es, precisamente, un minuto de silencio por un fallecido en las protestas antigolpistas.

Lo que me transmite el montaje de Loznitsa es una masa de seres humanos que pasa de manos de un poder a manos de otro. Visualmente, “los nuevos” se parecen demasiado, en sus gestos, en sus cuerpos, a “los viejos”. Lo que titula como “el evento”, leído 24 años después, aparece como un gran paso de avance democrático que se quedó a medias. Si lo leo a través del origen nacional del director, puedo entender una conexión desde esa disolución de las repúblicas soviéticas, donde en teoría se daba apoyo a todas las naciones que deseasen su libertad, y la práctica, donde hay actualmente una guerra en el Este de Ucrania, país partido entre ucraineses y prorusos (su anterior película, Maidan, trata sobre las protestas y revueltas en el país que llevaron a cabo los partidarios de un acercamiento a Europa y un alejamiento de la Rusia de Putin). Esta lectura crítica desde Ucrania la podemos extender a otras ex-repúblicas cuyo funcionamiento democrático e independiente es puesto muy en duda (por ejemplo Bielorusia y Kazajistán) o los larguísimos conflictos y violación de los derechos humanos en el Cáucaso ruso. Loznitsa nos habla de un presente atascado, en una Rusia inmovilizada en el pasado, idea que ya encontramos en varias de sus primeras películas.

Me queda la duda del trabajo del sonido en la película pues tiene cierta estetización, parece reconstruido (como hiciera también en la reconstrucción sonora de su película de archivo Blockada, 2006, sobre el asedio de Leningrado). La radio o la lluvia se escuchan con una calidad cinematográfica sorprendente que aleja las imágenes del pulso inmediato y bruto de la protesta en la calle. Lo mismo me sucede con las breves pero significativas pinceladas de Tchaikovsky, aupando la fuerza de unas imágenes que, en mi opinión, no requieren de intervenciones emotivas ajenas.

The pixelated revolution. Rabih Mroué.

Rabih Mroué, realizador, director y actor de teatro libanés, expone en un video de veinte minutos (“conferencia no académica”) un análisis de las imágenes amateurs encontradas en internet filmadas por los ciudadanos sirios en los inicios de la revuelta en ése país contra el gobierno de Bashar al-Asad. Porqué se han filmado, cómo se han filmado, que consecuencias tienen (mortales), como un teléfono móbil se convierte en testimonio único de un crimen y, a su vez, en objetivo militar. Sus elocubraciones desmenuzan las imágenes al frame, en un ejercicio totalmente necesario a mi entender, pues a menudo aún habiéndolas visto, como espectadores occidentales las consumimos en fugaces destellos en telediarios o nuestros ordenadores. Mroué detiene el consumo, congela las imágenes y nos tiende líneas para pensarlas, nos las conecta con la historia de la creación de imágenes y les da el tiempo que como testimonio merecen.

FICHAS TÉCNICAS
The event
Dirección: Sergei Loznitsa
Montaje: Sergei Loznitsa, Danielius Kokanauskis
Diseño de sonido: Vladimir Golovnitski
Productores: Sergei Loznitsa, Maria Choustova
Producción: Atoms & Void, Cinematek
País y año de producción: Holanda, Bélgica, 2015

The pixelated revolution
Dirección, guión y representación: Rabih Mroué
Director de fotografía: Christopher Aoun
Realización y edición: Jowe Harfouche
Producción: dOCUMENTA13 Kassel
Coproducido por: dOCUMENTA13, Berlin Documentary Forum, Spalding Gray Award
País y año de producción: Alemania, Austria, Líbano, 2012.

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO