: desbordamiento de VAL DEL OMAR

En la exposición : desbordamiento de VAL DEL OMAR del Museo Reina Sofía de Madrid finalmente podemos atisbar una imagen casi total de la compleja figura que representa el cineasta granadino.


    Post2PDF

“Soy un hombre, una criatura enamorada de la creación, en
donde yo me siento sumergido, que vibra entre la teoría y la
práctica. He querido transmitir a mis hermanos el fuego.
Contagiarles el gozo del panorama armónico que el ardor de
mi sangre me ha permitido ver y sentir. ” – José Val del Omar

Resulta muy apropiado que, dentro de los cada vez más abundantes ejemplos de simbiosis entre museos y la imagen en movimiento, la primera gran exposición del Museo Reina Sofía dedicada a la obra de un cineasta sea a la figura de José Val del Omar. Apropiado, aunque increíble que hayan tenido que pasar casi treinta años desde su muerte para que la figura del cineasta español más innovador y experimental tuviera el reconocimiento que indudablemente merece. En : desbordamiento de VAL DEL OMAR, comisariada por Eugeni Bonet (1), con asistencia de Javier Ortiz-Echagüe (además editor del volumen de textos de Val del Omar ‘Escritos de Técnica, Poética y Mística’ (2)) finalmente podemos atisbar una imagen casi total de la compleja figura que representa el granadino. La muestra, que inició su camino en forma reducida en el Centro José Guerrero de Granada, continua su andadura, en su plena expresión, en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, que la acogerá hasta finales de Febrero del año que viene (3).  Desbordamiento no se limita a hacer un recorrido biográfico, sino que intenta mostrarnos sus diversas facetas, hacernos ver al Val del Omar poeta, visionario, inventor…, lejos de la ‘simple’ imagen que puede dar su corpus cinematográfico.

La exposición se abre con la época de las Misiones Pedagógicas, proyecto nacido de la mente de Manuel Bartolomé Cossío en la España de la Segunda República con el objetivo de llevar a las aisladas zonas rurales ‘el aliento del progreso y los medios de participar en él’ (4):  Reproducciones de cuadros, música, bibliotecas, obras de teatro, guiñol… y el cine, proyectado por primera vez en muchos lugares donde ni siquiera se disponía de instalación eléctrica o agua corriente. Las Misiones Pedagógicas se nos muestran a través de numerosa documentación, especialmente fotográfica; carteles anunciantes de las funciones; así como la proyección de pequeñas piezas muestra de lo que se pudo haber visto: comedias de Charlot, dibujos animados de Félix el Gato, documentales, e incluso como se nos muestra en la documentación cinematográfica recogida por Val del Omar, Estampas 1932, la posibilidad de que se hubiesen proyectado los registros cinematográficos de las Misiones en otros pueblos. La labor de Val del Omar en estas Misiones Pedagógicas, en las que participó entre los años 1932 a 1936 como encargado de la documentación cinematográfica y fotográfica, apenas queda clara. Se diluye dentro de una autoría colectiva, en la que ninguna imagen quedaba firmada, y sólo la investigación documental y en muchos casos la mera suposición, permiten ponerles autor. Aunque la sección se ubica bajo el nombre de las Misiones, su alcance es bastante mayor, pues recoge las producciones que Val del Omar realizó en la asociación Creyentes del Cinema que fundara en 1935 (Fiestas cristianas / Fiestas profanas, 1934-5 que comprende Semana Santa en Lorca (1934), Semana Santa en Murcia y Cartagena (1935) y Fiestas de primavera en Murcia (1935)), así como otros pequeños trabajos documentales de los años 60 (los inacabados Festivales de España, 1963-4).

El espacio que acoge el laboratorio PLAT (acrónimo del totalizador concepto Picto-Lumínica-Audio-Táctil), en el que Val del Omar trabajó en los últimos años de su vida, posiblemente sea el más impresionante de la exposición: el visitante se encuentra literalmente abrumado con estanterías llenas de ‘cachivaches’ de edición de imagen y sonido, cámaras de cine y vídeo, filtros de colores, espejos, cristales con tramas y deformaciones, diakinas y tetrakinas (5), metraje en múltiples formatos… Sin embargo, el espacio en el que se ubica el PLAT es bastante pequeño, impidiendo que el visitante se pueda detener y curiosear en los diversos aparatos y objetos,  profundizar en sus funciones. Un par de pequeños apartados al cuerpo principal del laboratorio nos revelan una reconstrucción de los experimentos con láser, así como el camastro espartano que Val del Omar tenía en su laboratorio, donde prácticamente vivió enclaustrado desde la muerte de su mujer en 1977. Diversas proyecciones en vídeo completan esta sección, destacando especialmente Variaciones sobre una granada (1975), muestrario de diversos efectos visuales sobre un bodegón de dichos frutos, así como un conjunto de pequeñas piezas de diversos experimentos en super8 (1973-?).

Bajo el epígrafe de Poesía de la Técnica, accedemos a la incesante actividad investigadora que desarrolló Val del Omar tanto en el campo de la imagen como en el sonido. En ella podemos ver a un apasionado explorador completamente volcado en ser reconocido y ofrecer sus invenciones a la industria, como los formatos BiStandard 35 ó  Intermediate 16-35, pero que sería fríamente acogidos a pesar de su indudable interés. Diagramas, patentes, desarrollos técnicos, y diversa documentación sobre conceptos como la diafonía (sistema donde las fuentes de sonido, ubicadas principalmente en la pantalla y detrás del espectador, buscan un contrapunto), la óptica biónica ciclo-tactil (óptica anamórfica rotativa que podía aplicarse en proyectores de cine o diapositivas), la tactilvisión (sistema de iluminación en pulsos que hacía la imagen ‘palpable’),… nos muestran a un obstinado creador y profeta reconocido en tierra ajena y desdeñado en la propia. La sección recoge gran parte de los collages que Val del Omar realiza en los años setenta y ochenta, interesantes tanto en su vertiente artística como por lo que nos revelan de su personalidad y pensamiento. En ellos, Val del Omar a modo de pequeñas anotaciones, plasma su credo artístico, defiende la necesidad y oportunidad de sus invenciones o proclama con McLuhan la nueva era de Faraday.

La exposición se cierra, como no podía ser de otra forma, con su obra magna, el Tríptico Elemental de España. Proyectada en salas independientes y acompañada de pequeñas piezas como Vibración de Granada (1935)  o turistas resbalando (1968-7?), la gran protagonista es la reconstrucción de la técnica de doble proyección desbordamiento apanorámico de la imagen (o desbordamiento de la pantalla) que da título a la exposición. La reproducción digital que se realiza de esta técnica es aquí adaptada a cada sala de proyección, con imágenes procedentes de telecinados en alta definición (si bien se observa cierto pixelado en algunos pasajes). Aunque la solución propuesta nos acerca a cómo fue aquella proyección de Fuego en Castilla realizada en el festival de Cannes de 1961 (pero sin reproducir el sistema de sonido diafónico), sería de agradecer que el Reina Sofía programase como actividad complementaria una serie de proyecciones analógicas del Tríptico, mostrando el medio original en lugar de meramente su documento.  Con este casi único requisito esta exposición se aproximaría a la perfección.

– – – – – –
(1) Quien ya realizó un gran homenaje a la figura de Val del Omar a través de la película Tira tu  reloj al agua  (2003-4).
(2) ‘Escritos de Técnica, Poética y Mística’. Coup de Dés Ediciones de La Central, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Barcelona, 2010.
(3) Finalmente, aunque de nuevo en una versión más reducida, se trasladará a La Virreina Centre de la Imatge de Barcelona durante los meses de Julio a Septiembre de 2011.
(4) Decreto de creación del Patronato de Misiones Pedagógicas, Gaceta de Madrid, 29 de mayo de 1931.
(5) Diapositivas que “contienen cuatro imágenes en un mismo marco, utilizadas por el adiscópio, proyector de transparencias provisto de objetivos múltiples, prismas, obturadores y filtros rotatorios)”. En Amar: Arder. Candentes cenizas de José Val del Omar de Eugeni Bonet.

La exposición :desbordamiento de VAL DEL OMAR pse inauguró el pasado 5 de octubre y permanecerá en el Museo Reina Sofía de Madrid hasta el 28 de febrero de 2011.

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO