Laia Manresa y Sergi Dies

Charlamos con Laia Manresa y Sergi Dies, guionista y montador respectivamente, quienes se han fundido en la corealización del documental “Morir de día” para culminar una idea originaria de Joaquim Jordà, con quien ambos habían estudiado y compartido películas, investigaciones, montajes y vida.


    Post2PDF

Tres de la tarde, Eixample de Barcelona. Llego a casa de Laia Manresa justo después de comer. Me espera con su hijo pequeño Aram, en brazos, que tiene un año y medio pero parece mayor. También me está esperando Sergi Dies quien prepara un café antes de la entrevista y me comenta lo mal que está la situación económica en el mundo audiovisual en general, con impagos por aquí y por allá, y como lo sufre la gente que trabaja en él, “ya de por sí muy sacrificada” añado. Una queja que oigo por todas partes en los últimos meses. Laia y Sergi formaban parte de un círculo muy cercano a Joaquim Jordà, Laia como guionista (De nens, 2003, Veinte años no es nada, 2004, Más allá del espejo, 2006) y Sergi como montador (con Jordà en Monos como Becky, 1999 y De nens, 2003). Comentan lo exhaustos que están tras finalizar Morir de día (2010), un documental que les ha llevado cerca de 4 años desde su inicio hasta su fin. Ese largo tiempo de gestación (Laia con hijo incluído) ha dado un poso de reflexión y profundidad a la película que, quizá ,de otra manera no hubiera surgido, un completo y lúcido testimonio de la emergencia de la heroína en España, con ramificaciones hacia diversas épocas y múltiples temas. Finalmente encuentro el papel con las preguntas preparadas y empiezo. La entrevista se lleva a cabo en la cocina.

Blogs&Docs: Me acuerdo de finales del 2006, un día os vine a buscar a la puerta de la Pompeu Fabra para preguntaros sobre el proyecto. Ha llovido.
Sergi: Sí, empezamos en 2006 con Joaquim (Jordà) en vida. Ella sabe mejor la cronología.
Laia: Joaquim tuvo la idea, es una idea antigua, incluso más que De nens.  En mayo del 2006 yo empecé la investigación, de la manera en que trabajábamos siempre. Nos íbamos encontrando y hablando, yo iba buscando pistas, mientras él estaba montando Más allá del espejo. Joaquim falleció en junio de ese año, así que tuvimos como mucho dos o tres reuniones sobre este tema. En septiembre una de las productoras nos propuso retomarlo, lo aceptamos y empezamos a trabajar.
Sergi: Empezar a trabajar ya significa jornada completa hasta mayo-junio 2010, en diferentes épocas y repartiendo el trabajo. Ella dirigió más toda la investigación y el guión, yo dirigí más todo el montaje. Aunque uno acabe llevando un rol con más liderazgo que otro, nuestra manera de trabajar es de tipo colectivo. Creemos en una estructura de organización más de tipo horizontal que vertical, no nos consideramos cineastas “de autor”. En esta película primero grabamos las voces, los personajes hablando en el estudio y sus respectivas entrevistas. Esto fue a finales del 2007. La otra parte del rodaje ya fue a finales del 2008, entre medio estuvimos todo un año premontando y amasando el material de archivo, trabajándolo con las voces grabadas. No queríamos trabajar de manera tan lenta, pero  por otro lado ha ido bien, hemos absorbido el material, ha sido una especie de “efecto esponja” y la investigación ha continuado sobre el propio material.

B&D: Lo que más me gustó de la película es la “microhistoria” de la heroína como una forma de conducirnos a historias mucho más grandes. Aparte del análisis de cómo fue y es tratado el consumo de drogas en nuestra sociedad, también ofrece una visión de la transición muy diferente al discurso oficial. La película evoca el concepto de libertad. La crítica a la democracia que hicieron en la época, este discurso de finales de los 70 sigue vigente, incluso parece en auge.
Sergi: A lo mejor es que no estaban tan chalados.
Laia: Sí, añadiría el tema de vivir con intensidad y el del amor. Son historias que van por detrás. El concepto de resistencia también, de lo subversivo. Gonzalo de Lucas recuerdo que nos dijo “Es una película sobre la intensidad, sales con ganas de vivir”. Yo conecto mucho con esto. Hay gente que sale de verla y nos dice “qué dura”, y sí, lo entiendo, porque hablamos de la muerte, pero detrás hay el intento, creo que más o menos bien logrado, de retratar esas ganas de vivir que tenían.
B&D: Son libertarios, y los libertarios rezuman esa intensidad por vivir. Me pasa cuando conozco okupas y estoy entre ellos haciendo cosas. Tienen una caña para vivir que yo no tengo. Es como si fueran en pelotas por la calle. No hay ataduras, y si las hay, las asumen de otra manera.
Sergi: La diferencia está en la raíz, es como otro punto de partida existencial.
Laia: (mientras entra el padre en la cocina y se lleva a Aram, renunciando a opinar sobre la película con una sonrisa). Es que Pau Riba, en su época, era un okupa. Y Mercè Pastor también, una de las fundadoras de la comuna Cooperativa la Miranda… Todo eso que nació en los 70 y que quedó un poco en el olvido, tiene conexiones con el movimiento okupa de los 90 y su actualidad. Toda esa gente, su referente ideológico más cercano, está allí en los 70 y no se ha roto.

B&D: Hay cuatro personajes principales en Morir de día, los cuatro ya fallecidos, y vemos su contrapunto, los vivos, los amigos y coetáneos “supervivientes” de la heroína, testimonios de primera línea de fuego. ¿Era esa la idea inicial?
Laia: Los cuatro protagonistas sí, esos ya estaban en el primer guión que hicimos. Ahora no recuerdo si Pepe Sales entró un poco después, ya que vimos Pobres, pobres, que els donguin pel cul (Lulú Martorell, Albert Pla, 2007) con el miedo de que nos íbamos a pisar el tema, y en esa proyección nos dimos cuenta que no, que ambas películas eran compatibles y distintas. En todo caso las historias de Juanjo Voltas, Pau Maragall y Mercè Pastor sí ya estaban en el origen del proyecto. Cuando lo tuvimos hecho y todo su archivo amasado, vimos que estaba muy bien el archivo pero que faltaba algo. Le faltaba el puente al presente… Pensamos que si no nos lo contaba alguien desde otro sitio el archivo no llegaba, y esas personas que nos lo cuentan acaban teniendo también mucho peso en la película.

B&D: Estos cuatros protagonistas los descubrimos a través de archivo personal, leído y comentado por los protagonistas vivos.
Laia: Sí, desde las canciones hasta los diarios personales, pasando por cartas, algunas filmaciones y artículos. De Jordà hay un material doméstico en super8 inédito, que él recordaba haberlo grabado pero lo daba por perdido. En este material había un corto, “La virgen de Formentera”, que nosotros lo intentamos remontar, ya que era en bruto, no montado. Lo encontré en la Filmoteca de Catalunya poco después de su muerte, en agosto del 2006, archivado por un nombre imposible de encontrar.

B&D: Menudo descubrimiento, menudo bote debistéis pegar.
Laia: Sí, fue como “uaaaa”. Entrevistando a gente, descubrí como una amiga de Jordá de esa época se había quedado por azar con un material y lo donó a la Filmoteca, pero lo inscribió con su nombre. Allí estaban esas bobinas que Joaquim daba por perdidas.

B&D: Jordà es como un doble personaje en la película. Es el que os da el punto de partida pero también es un personaje a la sombra.
Laia: Sí, en verdad es el quinto personaje. Llegamos a los protagonistas a través de él quien también vivió esa época, aunque no entró en el mundo de la heroína.

B&D: ¿Cómo asumisteis la responsabilidad  de heredar un proyecto iniciado por él?
Laia: Primero como un peso muy grande. En los montajes iniciales empezábamos la película con él. Más adelante encontramos una fórmula que nos liberó de este peso, y Jordà acaba apareciendo en el tramo final, hablando de este mismo proyecto, cuando ya lo hemos contado todo, gracias a un material que había grabado Alejandra Molina y que nos sirvió para poder hacerlo. Fue un peso, nos costó atrevernos a moverlo del inicio de la película. Fue como decirle “mira Joaquim, te colocamos al final porque sino no podemos”.

B&D: Sabiendo que es una película herencia de Jordà, tiene personalidad propia, no es una “copia de” Jordà.
Sergi: Sí, copiar Jordà no tendría sentido, es un director de actitud, no de forma. Su forma evolucionaba en función de la historia. Es la actitud donde hay la constancia y la coherencia absoluta, un estilo inconfundible. Conocemos esta actitud porque hemos estado en ella.
Laia: Yo con Joaquim, hablo por mí, tuve la suerte de compartir todo esto con él, fue un maestro y una inspiración. Pero lo comparto, no lo copio, porque lo sentía igual. Es desde aquí donde hemos trabajado.

B&D: Hay algunas frases en la película extraordinarias. Pau Riba pronuncia varias de ellas. Por ejemplo, cuando se refiere a la lucidez que les aportaba el LSD, que les ayudó a entender lo que iba a suceder, “lo vimos con estos nuestros ojos y lo dijimos”. Y es cierto, es una película muy lúcida. Todos los que diseccionan la situación de la droga y su prohibición o de la democracia, realizan unos análisis extremadamente lúcidos, profundos e impecables, como el biólogo Joan Senent-Josa, o un compañero que sale con él, Carlos Gulías.
Sergi: El tema de la muerte por la heroína, del consumo de drogas en esa época, y también -y quizá más importante porque hubo más muerte por ello que por la droga- el SIDA, era y es un tema tabú. Nos encontramos con gente que lo ha vivido de cerca, que lo ha sufrido mucho y que ha perdido seres queridos, y esa gente ha reflexionado mucho sobre el tema. Y no ha podido expresarlo. Por eso son lúcidos también, si quieren hablar tienen mucho que decir. Habiéndolo vivido no pueden haberlo obviado, han tenido que ser autocríticos y reflexionar. Le han dado muchas vueltas y son muchos años de reflexión. Nos ocurría al organizar la película que cada uno de estos temas era muy profundo, al final hacemos una especie de índice de todos estos temas.
Laia: A mi me gustan mucho varias frases. La de Manel Serrano cuando habla de su padre “que tenía 29 años de experiencia en el trabajo”. Y comenta que él pensaba que sólo era un año de experiencia, repetido 29 veces. Y que ellos, por contra, tenían ganas de  vivir sensaciones intensas, de que les pasaran muchas cosas diferentes, “y cuanto más bestias, mejor”.

B&D: Sí, es una de las frases que te quería comentar. Me hizo pensar en la dictadura, 40 años de lo mismo, uno detrás de otro. Y cuando se abre salimos disparados.
Laia: Es la intensidad, una opción y una elección, que mezclada con diez mil cosas más y cada uno las suyas, te lleva a una situación límite. Es igual en lo familiar que en lo político. Es la metáfora de la botella de cava, como si estuvieras 40 años agitándola y cuando la abres, sale todo a presión, el tapón sale disparado con una fuerza…
B&D: El tapón da en la lámpara.
Laia: Y la rompe. Y es que no puede ser de otra manera. Queríamos hacer una metáfora pero era demasiado cutre y la descartamos: una presa que abría sus compuertas y el agua irrumpía con toda la fuerza. Volviendo a los diálogos, me gusta la secuencia de los personajes anónimos, esa conversación de gente que no muestra su rostro. Uno de los personajes explica que ella era madre de familia, que se metía su pico, su dosis, y después su vida tenía una rutina: ir a buscar a los hijos, hacía sus cosas, hacía teatro… es una ruptura del mito del drogadicto tirado, eso es lo que queríamos hacer, huir de la imagen trillada…
Sergi: Si te fijas no hay ninguna imagen tópica de este tema: de las jeringuillas, de los chutes en la vena, o de los yonquis tirados… Queríamos retratar otra imagen.

Laia se excusa, tiene que empezar a preparar cosas para irse en breve. Terminamos la entrevista con Sergi. Últimas preguntas:
B&D: He sentido la película como muy “Barcelona”. ¿Crees que es así?
Sergi: No lo creo. Por ejemplo, la vio Christophe Farnarier y nos comentó que sintió la Marsella de los 70 y los 80 allí. Piensa que el auge de la heroína sucede en muchos puntos del mundo aunque en épocas distintas, sesenta, setenta, ochenta, pero comparten los mismos referentes, problemas y expresiones culturales, contraculturales…

B&D: Para terminar podemos hablar de la difusión.
Sergi: No lo tenemos del todo cerrado pero estamos negociando con los cines Maldà en Barcelona. Nos gustaría que se estrenase en enero o febrero, no lo sabemos aún. Si pones esto en la entrevista me gustaría que hicieras constar que son los únicos que nos han tratado bien, nos hemos encontrado una persona detrás que tiene un negocio, que mira por su negocio pero que éste le ilusiona. Lo que nos encantaría es estar un mes en salas, aunque fuese una proyección al día. No es una película para “quemarla” en salas en una semana, a cuatro proyecciones por día y quitarla. Sino que estuviera más tiempo, quizá una sesión al día o repartida en varios días de la semana, y que hubiera tiempo para hacer correr el boca a boca. En todo caso, el resto de cines que podrían proyectar un documental como este… es una especie de burocratización… no hemos llegado a ninguna parte. Nos gustaría también pasarla en Madrid. quizá Valencia. Ha estado en algunos festivales, Gijón, Reus, y en varios sitios más, en proyecciones alternativas, tuvimos una proyección en una prisión muy interesante, el intercambio de opiniones posterior fue muy enriquecedor. A la larga nos gustaría que estuviera en Internet, creemos que es lo adecuado para este tipo de proyecto.

Cerramos la entrevista, salimos del piso con Sergi, Laia ya se ha ido. Su hijo no se ha dormido, sigue derrochando energía, ahora pasando páginas de un libro en brazos de su padre quien promete leérselo.

2 Comentarios

  1. Pablo 19/04/2011 | Permalink

    Para quen estea por Compostela este xoves:

    http://cineclubedecompostela.blogaliza.org/2011/04/18/encontro-con-sergi-dies/

  2. J.M.Garcia Ferrer 25/11/2011 | Permalink

    Laia Manresa se presenta como guionista de Joaquim Jordà. Atestiguo que fue mucho más que eso. Durante unos años él no podía vivir sin ella, pues era su vista y sus manos: Le leía todo tipo de textos, le llevaba la agenda, le organizaba todo…

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO