Lettre à ma soeur

Las voces devienen susurros, a excepción del vibrante, y extremadamente bello, canto improvisado de las ancianas de Ahrig en homenaje a Nabila. El resto no son sino un leve hilo de voz, como si las palabras estuvieran congeladas por el miedo, el dolor, la incomprensión… Y por encima de todo, el silencio.


    Post2PDF

Lettre à ma soeur de Habiba Djahnine

En la IV Mostra de Cinema Àrab i Mediterrani de Catalunya, celebrada entre el 15 y el 19 de diciembre de 2010 en el Cinebaix de Sant Feliu de Llobregat, el país invitado ha sido Argelia. Entre la selección, el documental Lettre à ma soeur (Carta a mi hermana, 2006) de la también escritora Habiba Djahnine.

Para Djahnine, que dice aprendió a hacer cine para realizar este documental, la imagen es mucho más fuerte que la palabra escrita. Por este motivo, y porque en Argelia hay pocos lectores debido a que tan sólo el 60% de la población está alfabetizada, se decantó por el cine para retratar las circunstancias que envolvieron al asesinato a tiros de su hermana Nabila en 1995, en Tizi-Ouzu, un importante pueblo de Kabilia, cuando iba a trabajar.

Nabila era miembro del Movimiento Cultural Beréber y presidenta de la Asociación Feminista Tighri N’tmettouth (Grito de mujer), a la cual también pertenecía Habiba. Uno de los objetivos de esta asociación era el de extraer sus reivindicaciones del ámbito intelectual y universitario para hacerlas llegar al resto de la población femenina. En cierto modo, la apuesta de Djahnine por el cine, así como su actual trabajo en Argelia impartiendo talleres de cine documental a jóvenes, convencida de que pueden contribuir a construir una nueva forma de existencia, parecen responder a ese mismo principio.

Si bien uno de los objetivos del documental es para Djahnine el de, 11 años después del asesinato, volver a los lugares para descubrir en qué se ha convertido Tizi-Ouzu, así como la gente con la que se relacionaba Nabila, los matices presentes en el documental son abundantes. El film rompe el silencio sobre la violencia de aquella etapa en Argelia – consecuencia del golpe de Estado en 1992-, niega la existencia de un mundo árabe como un concepto global y dilapida la imagen bipolar que, en opinión de la realizadora, la sociedad argelina tiene de la mujer: o víctima de la violencia machista, o “mujer heroína” que “luchó” durante el citado conflicto político.

Cuenta la directora que Lettre à ma soeur es la respuesta a una carta que en 1994 le escribió su hermana Nabila narrándole la escalada de violencia, represión y asesinatos que estaban teniendo lugar en Tizi-Ouzou y en la que también le trasladaba las vagas esperanzas y la impotencia frente a la prácticamente nula capacidad de acción durante esos duros años. En el momento de realizar la película, concluye Djahnine, la carta emergió como un testamento y se convirtió en el dispositivo que le permitió estructurar la narración.

Arranca la obra con el plano de un cementerio. A continuación, la voz en off de la directora, que va leyendo la carta mientras en la pantalla aparece un coche que circula por la carretera, sirve de nexo entre los lugares que visita. En ellos, diferentes testimonios e imágenes, dilucidan pequeños e interesantes detalles.

Lo crudo de la historia narrada, la terrible, si bien necesaria, experiencia que supuso para Djahnine la realización de este documental, así como el sentimiento de dolor e incomprensión que 11 años después manifiestan los protagonistas que dan voz al relato, hace que la atención derive hacia el contenido en vez de al continente. Así, las voces de los que hablan devienen susurros, a excepción del vibrante, y extremadamente bello, canto improvisado de las ancianas de Ahrig en homenaje a Nabila (en Kabilia existe una tradición de cantos improvisados para celebrar el presente o el pasado, cantar en memoria del que está ausente o ante la visita de una persona que uno ama o aprecia). El resto no son sino un leve hilo de voz, como si las palabras estuvieran congeladas por el miedo, el dolor, la incomprensión… Y por encima de todo, el silencio.

El silencio como testigo de la desazón, de la incapacidad para hacer el duelo, de la perdida de memoria, del olvido, de la desaparición del feminismo como movimiento político, del derecho y  necesidad de vivir cada uno su experiencia particular, de la reafirmación de que el asesinato de Nabila es cada vez más inaceptable. Silencio interrumpido por la figura de la propia Nabila – a través de unas imágenes de archivo de 1993- que con voz firme concede una concisa respuesta a la pregunta del “por qué” que impregna a todo el film: “En cuanto a los crímenes contra las mujeres quiero decir una cosa: El fascismo, el crimen, no diferencia a quien toma como objetivo […]Yo creo que es la lógica del crimen, y la lógica del terrorismo: se mata a todo lo que pueda molestar”. Después, la negra imagen de la pantalla y con ella la desalentadora sensación expresada de manera gráfica por Habiba en un extracto de la carta: “Nabila un instante más tarde, ya no estabas allí”.

– – – –

FICHA TÉCNICA
Dirección: Habiba Djahnine
Dir. de fotografía: Leila Habchi, Ahmed Messad
Sonido: Benoît Prin, Farid Kortbi
Montaje: Benoît Prin
Música: Moussa Sekh
Producción: Leila Habchi, Benoît Prin
Producido por: Momento, Etouchane, Polygone Etoilé
País y año de producción: Argelia, Francia, 2007.

Lettre à ma soeur fue proyectada en la IV Mostra de Cinema Àrab i Mediterrani celebrada este mes de diciembre en Sant Feliu de Llobregat.

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO