- B L O G S & D O C S - http://www.blogsandocs.com -

51ª edición del Festival dei Popoli

Desenlace

El festival Dei Popoli de Florencia 2010 terminó con la despedida del que ha sido su director en los últimos 3 años, Luciano Barisone. Asistí por primera vez a este histórico festival en 2006 [1]. Se celebraba en las afueras de la ciudad y, a pesar de un criterio de selección notable, se encontraba en evidente decadencia, con una asistencia y una repercusión escasas, se sostenía con debilidad. Pude comprobar en 2009 y confirmar en 2010 como en sólo tres ediciones un festival de cine puede dar un giro de 180 grados. Hoy en día se celebra en el centro de la ciudad, la sala principal es grande y esplendorosa, el festival consigue hacerse notar en la ciudad y la afluencia de público es espectacular, la que merece un festival con tanta antigüedad e historia a sus espaldas. Funciona con dinamismo y todo un equipo de gente que lo vive y lo sostiene con una pasión difícil de encontrar en otros lares. Barisone, quien ya fue elogiado por su trabajo previo en el festival de Alba (1), deja pues el cargo habiendo sumado muchos aciertos para el documental en Italia. Será el nuevo director de otro festival de documentales, Visions du Réel de Nyon. Como dijo el presidente del festival Giorgio Bonsanti en la clausura “es como si lo hubiese fichado el Real Madrid”, discurso de cierre que aprovechó para injuriar al actual gobierno del país.

En la entrega de premios dos de los ganadores eran documentales españoles, habíamos hablado de ambos previamente en Blogs&Docs. Mejor película, Cuchillo de palo [2] (Renate Costa) y Mención especial sección cortometrajes Si yo fuera tú, me gustarían los Cicatriz [3] (Jorge Tur [4]). Redondean un año 2010 donde el cine documental (y anchos alrededores) independiente español ha estado muy presente en el “circuito festivalero” internacional. Por citar sólo los que han recibido algún reconocimiento en el extranjero: Anna Sanmartí premiada en DocLisboa por La terra habitada [5], el Colectivo Los Hijos [6] premiados en Marsella por Los materiales, Oliver Laxe premio FIPRESCI en la Quinzaine de Cannes por Todes vós sodes capitáns [7], Lluís Escartín recibió un amplio reconocimiento en Mar del Plata [8], Argentina. Empieza el 2011 con Andrés Duque estrenando largometraje en el festival de Rotterdam. Todos ellos cineastas de películas de escaso o nulo presupuesto, a menudo parido en Barcelona (con raíces en el Máster de la UPF y en el Máster de la UAB) pero no exclusivamente, también muchos francotiradores solitarios (o colectivos) de todas partes. Cine fuera de las salas comerciales de cine, fuera de las subvenciones y de las galas oficiales, valorado en festivales y encontrado por un público buscador de cine.

Nudo

Si hay que achacar un defecto al festival Dei Popoli es la falta de riesgo en buena parte de su programación. En la sección oficial se tiende a buscar películas que puedan despertar interés a un público amplio, hecho que se consigue. Se relega de esta manera “lo alternativo” a una sección que en este 2010 no funcionó y habría que revolucionar. La llamada “Free Style” no corresponde a su título y acaba siendo una aglomeración de descartes sin coherencia.

El festival no pelea por una exclusividad internacional, con lo que en la citada sección oficial encontramos algunas de las películas más destacadas del año que circulan por los festivales más importantes de cada país, como el caso de Nostalgia de la luz [9] de Patricio Guzmán, Genpin de Naomi Kawase o la nombrada anteriormente de Renate Costa. En esta selección destacó Intérieurs du delta (Sylvian L’Espérance, 2010) calmo film en las orillas del Niger centrado en los diálogos y la contemplación, o en contraste This is my land… Hebron (Giulia Amati, Stephen Natanson, 2010), documental de tono informativo, que denuncia y explicita el odio acumulado en el violento enclave sionista y la locura e injusticia que rodea su situación, ilustrado con muchos testimonios de primera mano. Me gustaron más los cortometrajes, donde a los ya conocidos Amanar Tamasheq [10], Cicatriz o Darkness of the day [11], sumaría Milltown, Montana (Rainer Komers 2009), meditado engranaje de imágenes y sonidos alla Vertov que exponen la cotidianeidad de este pueblo americano, mostrando ocultas sinergias entre el paisaje, las personas, el trabajo y las tradiciones. Safar-e-sabz (Linda Dorigo, 2010) destacó como corto / carta de amor, amor a un hombre iraní, viaje a ese país con la persona amada, reflexión sobre las emociones e, inevitablemente, sobre política y represión, para una filmación casi a escondidas. Destacó en negativo el largometraje alemán Soy Libre (Andrea Roggon) por su superficialidad absoluta, mal camuflada bajo planos secuencia de una belleza vacía. Pretendía acercar al público a la situación actual de Cuba sin pasar de ofrecer una información elemental, discutible, irregular, superada por cualquier reportaje televisivo más o menos objetivo de los que anualmente se le dedica al tema. Pasó de malo a preocupante descubrir que es una película de jóvenes realizadores, producida por la Filmacademy Baden-Württemberg, significa que durante todo el proceso de producción y realización nadie planteó seriamente en esa escuela de cine las profundas contradicciones que hay en el largometraje, problemas que se intuyen como cuestiones de fondo ya planteables en el origen del proyecto.

Volviendo a esa selección de “documentales del año”, creó gran espectación The Oath (Laura Poitras, 2010). El film tiene dos protagonistas, uno silencioso, Salim Hamdan, chófer de Osama Bin Laden preso en Guantánamo durante 8 años, y su primo hablador y acaparador de todo el film, Abu Jandal, jefe del cuerpo de guardaespaldas de Bin Laden y reclutador de guerrilleros. Jandal es un chorreo de explicaciones, un personaje ya conocido en los medios de comunicación de todo el mundo, quien siniténdose culpable por el emprisionamiento de Hamdan (que obtuvo el puesto de chófer gracias a él) decidió “salir” de la organización y hablar. Durante todo el documental observamos la vida de Jandal con cierto aire de tristeza, transmite la sensación de que su vida pende de un hilo. Desnuda su pasado, explica con detalles la vida cotidiana de la organización, mientras le vemos luchar en el día a día para sobrevivir. Su letanía de frases no ocultan sus miradas extrañas, sus sonrisas dudosas, sus múltiples contradicciones.

Introducción

Se celebró el pasado mes de noviembre con gran afluencia de público (algo poco habitual en el documental) una nueva edición del histórico festival Dei Popoli de Florencia (Festival Internazionale del Film Documentario [12]). Una programación comedida en cifra de películas, con la presencia de Peter Mettler [13] como invitado especial, del que pudimos descubrir y disfrutar con su filmografía, y con una atención especial por el cine documental hecho en Italia. La programación se decanta por películas de tendencia social, política, o que plantee cuestiones universales. En una ciudad donde los turistas ya no son visitantes esporádicos sino parte perenne del paisaje, un evento como Dei Popoli se convierte en un baluarte de resistencia cultural, comprometido con la ciudad y su público, con la sociedad y el ser humano, en una Toscana históricamente impregnada de corrientes progresistas e izquierdistas.

– – –

(1) Frodon, Jean-Michel, “La galaxia festival”, Cahiers du Cinema, España, núm.15, septiembre 2008.