La problemática de las salas de cine en Barcelona o lo que el viento se llevó

CAT / CAST

El número de salas de cine en Barcelona ya hace muchos años que va en descenso. En el año 2000 había 45 cines en activo. En 2010 había 33. Y actualmente quedan 22. Las salas, y especialmente las más céntricas, se han transformado en diversidad de negocios o se quedan en desuso durante años. Ante los retos de la mutación de las salas de exhibición cinematográfica ¿cabe la posibilidad de que existan políticas culturales capaces de revitalizar espacios cerrados en beneficio de la ciudadanía?

Fotografías: Blogs&Docs
Descargar en pdf


Imprimir articulo    

Primera parte. Panorámica

A la mierda la nostalgia

Cada vez que se cierra una sala de cine en Barcelona aparece gente golpeándose dramáticamente el pecho en redes sociales, pulsando teclas entre lágrimas para expresar su más hondo lamento. A nivel emocional reconozco que ayuda, permite cerrar recuerdos personales y sentirse parte de “algo”, de unas experiencias vividas, de una geografía urbana. Desde la perspectiva profesional, no sirve para mucho. Lamentarse cada vez que cierra un cine en nuestra ciudad, sin analizar los porqués y los veloces tiempos que corren, sin preguntarse hacia donde va la exhibición cinematográfica, sin asaltar grupalmente los muros de l’Ajuntament y la Generalitat si es que realmente se pretende exigir algo desde la esfera pública, es humo. Susodicho lamento nostálgico me recuerda a Scarlett O’Hara en su clamor crepuscular, no solo por su actitud sino también por el título de esa película. Gone with the wind. Lo que el viento se llevó.

Barcelona, la mejor tienda del mundo

Este artículo no trata, pues, sobre la nostalgia. Nada se puede hacer ya respecto a los céntricos cines Club Coliseum, clausurados en 2014, pues actualmente pertenecen a la empresa Pangea, la tienda de viajes “más grande del mundo”. Tampoco respecto a los Cines Alexandra, cerrados en 2013 y convertidos en una tienda de ropa Mango. Ni por el Cine París, cerrado en 2007, que abrió en 2009 pero siendo una tienda de ropa Zara… el Cine Publi, cerrado en 2005, actualmente es la boutique de cafés Nespresso (“la más grande del mundo”, sic), el Cine Savoy, que cerró en un ya lejano 2001, es la tienda de bolsos, accesorios de moda y viajes Longchamp, y el Cine Fantasio, también desaparecido en 2001, es la tienda de ropa Benetton. Guinda a este recorrido céntrico para la histórica sala Novedades, donde se hizo cine y teatro. Después de muchos años cerrada será en breve un hotel de lujo. Todas estas salas estaban en el eje principal de la ciudad (entre Passeig de Gràcia, Rambla Catalunya y Plaça Catalunya) y prácticamente sus distancias se podían recorrer a pie. Así son los tiempos culturales que vivimos, en parte fruto de las políticas de esta ciudad, de la llamada “marca Barcelona”, dirigida hacia el turismo y el consumismo.

Salas de cine reconvertidas

Todas estas salas citadas son parte de una lista más larga y compleja. Por ejemplo, algunas salas se reconvirtieron en otras ofertas culturales. La sala Renoir Les Corts, cerrada en 2012, pasó a ser el espacio de creación de danza y artes escénicas La Caldera con la ayuda de l’Ajuntament. La antigua Filmoteca, una vez hecha la mudanza en 2011, pasó a ser el Teatre Aquitània. También el céntrico Cine Alcázar se convirtió en la megatienda Casa del Libro desde 2006… Este artículo no es un estudio completo de todas ellas pues en cada edificio hay una larga historia. Solo citaré dos ejemplos más para dar cuenta brevemente de estas vicisitudes: desde la sala más grande de la ciudad, el Cine Urgell, que cerró en 2013, y tras una larga negociación se demolió, construyendo un supermecado y un espacio para los vecinos, hasta la okupación de los Lauren Sant Andreu en 2016, que habían cerrado en 2011, para dar vida a una propuesta cultural llamada La Cinètika ubicada fuera de todo marco de la industria.

Salas de cine abandonadas

Aparte de estas salas reconvertidas para otros usos, aportan aún más desazón las salas que se cerraron y siguen clausuradas. Enormes salas de cine sin ningun uso durante años, a veces décadas. Vacías. Abandonadas. Telarañas. Esperando una buena oferta para vender ese espacio. Se encuentran actualmente (septiembre 2018) media docena:

1) Palacio del Cine. Cerrado desde 2001, en Via Laietana 53.
2) Cine Rex. Cerrado desde 2010, en Gran Via 483.
3) IMAX Port Vell. Cerrado desde 2014, en Rambla del Mar, s/n.
4) Cinesa Maremagnum. Cerrado desde 2015, en Moll d’Espanya, 5.
5) Lauren Universitat. Cerrado desde agosto 2015, en Pelai 8.
6) Aribau Club. Recién cerrado en julio 2018, en Gran Via 567.

Este listado de abandonadas de vez en cuando se debe actualizar. Hace pocas semanas, por ejemplo, el ex cine Casablanca Kaplan, situado en las puertas de Gràcia y cerrado en 2011, abrió siendo la tienda de zapatos Zambo y salió de la lista para no volver nunca más. También el cine Niza, cerca de la Sagrada Familia, fue derribado este 2018. Estaba cerrado desde 2005. Según informaciones en prensa, se abrirá un nuevo interior de manzana y un centro comercial.

New kids on the block

Frente a este panorama muy poco optimista, hay quien ha resistido y también algunos valientes que han abierto un cine. Siete en esta década. Destacar que la mayoría de “los nuevos” no siguen un patrón clásico de sala comercial y que ninguno se encuentra en la zona céntrica, siendo el barrio de Gràcia y alrededores su ubicación predominante. Son los siguientes:

El fenómeno Phenomena, que nació de una exitosa propuesta mensual (festiva, nostálgica, cinéfila, fetichista) y se convirtió a finales de 2014 en una sala de programación dinámica y acontecimientos constantes, adquiriendo y remodelando los cerrados cines Nàpols. La reinvención del  Cinemes Texas, que recuperaron una idea comercial antigua, la de los cines de reestreno, ofreciendo entradas a precios económicos. Abrieron en 2014, reformando los cines Lauren Gràcia, que habían cerrado un año antes. La exquisitez del cine Zumzeig, cine y cooperativa (proyecto del cual formo parte actualmente como socio colaborador). Esta sala de nombre original es el proyecto de sala más plural y arriesgado, cinematográficamente hablando, de toda Catalunya. Es el único de esta lista que no retomó una sala ya existente. Se contruyó una sala nueva, abriendo en 2013, y después de unos meses de cierre en 2016, se reformuló como cooperativa ese mismo año. En una línea de exhibición algo más clásica, en 2013 reabrieron los cines Boliche Cinemes, cerrados desde 2008, apostando por proyectar en versión original y subtitular en lengua catalana -algo que los aleja también del patrón mayoritario-, y los Cinemes Girona, de programación versátil, que al inicio en 2010 recuperaron los Casablanca Gràcia cerrados un año antes. También Arenas de Barcelona dentro del centro comercial Las Arenas, donde estaba la antigua plaza de toros, abrió en 2011, y Balmes Multicines (que proyectan en versión original), en el año 2013. Ambas son de la empresa Grupo Balañá y dan cabida al cine mainstream.

Killing me softly

En el año 2000 había 45 cines en activo en Barcelona. En 2010 había 33. Y actualmente quedan 22. De estos, podríamos considerar que 13 de ellos están focalizados en el cine más comercial. Son grandes multisalas y más de la mitad están dentro de centros comerciales. Con alguna excepción, proyectan en versión doblada. Sus propietarios son Yelmo (2 cines, 20 pantallas), Cinesa (4 cines, 57 pantallas) y el ya citado Grupo Balañá (7 cines, 61 pantallas). Este último grupo empresarial necesitaría de un capítulo aparte debido a su historia. Sólo mencionar que buena parte de las salas citadas previamente (las transformadas y las abandonadas) eran de su propiedad (1).

Las 9 salas restantes se dedican a un cine que llena un amplio espectro, desde un ámbito también comercial, pasando por una oferta diversa, hasta llegar al cine más alternativo. Todas son en versión original. Acumulan un total de 32 pantallas, frente las 138 pantallas que suman las multisalas comerciales. Los Verdi (2 cines, 9 pantallas), Renoir (7 pantallas), Boliche (4), Texas (4), Girona (3), Méliès (2), Maldà (1), Phenomena (1) y Zumzeig (1), cada uno a su manera, parecen supervivientes sioux.

– – – –

(1) Balanzá, Albert, Els Balañá, tres generacions de discreció i negoci,  en Anuari Media.cat. Els silencis dels mediàtics de 2011. Disponible en línea.

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO