BAFF: ¿Dónde está la casa de mi familia?

Varias películas exhibidas en el 10º Barcelona Asian Film Festival no han hecho sino confirmar ese resquebrajamiento embrionario, esa crisis en el hogar, esa manifestación de algunos de los temores e inseguridades universales cuando llueve sobre mojado.


    Post2PDF
Inicio   1 2 3 4

OTROS NAUFRAGIOS BAJO TECHO

Shinji Aoyama no es Naomi Kawase, ni en su vida ni con su trazo grueso tras la cámara, pero parte de una mutilación familiar para desarrollar su última trama de ficción. Kenji (el atractivo Tadanobu Asano), protagonista de Sad Vacation (Japón, 2007) (AS), huérfano de padre y abandonado por su madre, confecciona una nueva familia haciéndose cargo de la hija de un amigo encarcelado y de un niño rescatado de la venta ilegal de inmigrantes. Aoyama, que además escribe el guión a partir de su propia novela, expresa cómo dicha tragedia vital degenera en una violencia latente, un resentimiento implícito, que se manifestará cuando Kenji se reencuentre con su madre. El filme no encuentra su camino entre la denuncia del comercio de inmigrantes, el drama familiar y el thriller afectado, embarulla los nudos y exagera su desenlace para concluir con una extraña pompa de jabón de dimensiones gigantes.

Otra familia desestructurada protagoniza Bare-Assed Japan (Japón, 2006) (AS), de Ishii Yuya, pero ni la definición de personajes, ni el humor negro que planea bajo sus desorientadas decisiones logran conducir a alguna parte. Algo similar sucede con Waiting for love (Malasia, 2007) (D-C), de James Lee, en su intento por efectuar un apesadumbrado retrato de la pareja contemporánea, del miedo al matrimonio, del enquistamiento de los miedos adolescentes en la edad adulta… Lee es uno de los pioneros en la utilización del digital en su país y Waiting for love es la última entrega de una trilogía a la que preceden Before we fall in love again (2006) y Things we do when we fall in love (2007) (D-C). El cierre de la serie nos resultó demasiado afectado, los diálogos, excesivamente lacónicos, el espacio, muy teatral y frío e incluso las caricias y los besos sonaban feos. Claro que James Lee no es Bergman.

Dos de los filmes más importantes de este BAFF –Foster Child y Le papier ne peut pas envelopper la braise– poseen un fuerte valor documental, especialmente en el caso de los testimonios capturados por Rithy Panh. Por su parte, Jia Zhang-ke, hábil intermediario entre realidades y ficciones, pincha con Useless (China, 2007) (AS), que resulta un retrato bastante anodino y confuso estructurado en tres partes sobre el mundo mercantilizado de la moda, el diseño creativo, las cadenas de trabajo en los talleres textiles… Poco interesante salvo algún sostenido travelling. Cabe esperar tras esta decepción su última película, 24 City (6), aclamada por muchos tras su paso por Cannes.

LA CONEXIÓN TAILANDESA

A falta de un nuevo trabajo de Apichatpong Weerasethakul -de quien volvió a proyectarse Syndromes and a century (2006) en la sección especial BAFF10 tras su paso por el festival en la pasada edición-, Aditya Assarat y el conocido Pen-ek Ratanaruang fueron los representantes tailandeses. Wonderful Town (Tailandia, 2007) (SO), de Assarat, presenta un interesante desarrollo a partir de la llegada de un arquitecto a una cerrada comunidad víctima del tsunami, pero el final, con estallido de violencia a lo Bruno Dumont, no nos convenció. No obstante, el realizador logra construir una hermosa reflexión sobre la incomunicación, la soledad, el contraste entre vivencias…

No nos esperábamos Ploy (Tailandia, 2007) (AS). Habíamos oído hablar previamente de Ratanaruang y de las filiaciones que algunos le marcan con David Lynch, pero no nos esperábamos esta especie de “Lost Highway in translation”. Tras el visionado del último filme del tailandés, situamos su nombre en la mula. El realizador de Invisible Waves (2006) y Last Life in the Universe (2003) parte de un planteamiento similar al de la roselliniana Te querré siempre (1954) y cruza la crisis de pareja con la aparición de una “lolita” descarada y vivaz, la Ploy del título, el elemento desestabilizador. A partir de un espléndido trabajo de puesta en escena, Ratanaruang logra activar una atmósfera inquietante, densa y envolvente en tan sólo un par de habitaciones de hotel. El trabajo con las angulaciones, los movimientos volátiles de la cámara, los sonidos distorsionados de una desasosegante banda sonora… Aunque la película decaiga en su segmento final una vez abandonado el hotel como localización, permanece en el recuerdo la intensa representación de los deseos y miedos más primarios del matrimonio protagonista.

PALMARÉS BAFF’08
Durián de Oro: With a girl of black soil (Corea del Sur, 2007), de Jeon Soo-il
Premio Cinematek: Secret sunshine (Corea del Sur, 2007), de Lee Chang-dong
Premio del Público: Om Shanti Om (India, 2007), de Farah Khan
Premio D-Cinema: Bamboo Shots (China, 2007), de Jian Yi

– – –

(6) Clip de 24 City en la web oficial del Festival de Cannes

Inicio   1 2 3 4

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO