La experiencia comunicativa de Video Nou / Servei de Video Comunitari

Surgidos desde la periferia contracultural y la efervescencia social y política del tardofranquismo, Video-Nou (1976-79) y el Servei de Video Comunitari (su continuación de 1980 a 1983) presentan un singular interés por sus formas de reivindicar una comunicación que reforzaba la autonomía social a través de las prácticas audiovisuales.


    Post2PDF
Inicio   1 2 3

Video Nou

Entrados los años 60 se produce en Europa y Norteamérica el desarrollo de grupos e iniciativas interesados en la descentralización de la producción audiovisual. En su crítica al sistema de clases estos grupos tratan de influir en el proceso de creación, producción y recepción de los mensajes audiovisuales que se emiten para el conjunto de la sociedad actuando de manera consecuente en diferentes frentes. En lo profundo de su apuesta comunicativa hay un elemento central que es la democratización del uso del video para la democratización de los procesos sociales.

Surgidos desde la periferia contracultural y la efervescencia social y política del tardofranquismo, Video-Nou (1976-79) y el Servei de Video Comunitari (su continuación de 1980 a 1983) presentan un singular interés por sus formas de reivindicar una comunicación que reforzaba la autonomía social a través de las prácticas audiovisuales. Video-Nou fue partícipe de un momento histórico privilegiado del que trazó un interesante cruzamiento entre lo estético, lo social y lo político. Gracias al MACBA (Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona) buena parte del archivo de Video-Nou / Servei de Vídeo Comunitari ha sido recuperado y restaurado, y una pequeña muestra (un total de cinco piezas) las distribuye actualmente Hamaca.

El video comunitario

Al hilo de los numerosos movimientos contraculturales que vieron los años 60 y 70, fueron muchos los grupos que desde que se comercializaran los aparatos portátiles vieron en el video una herramienta para la intervención social. Rebelados contra el monopolio televisivo, buscaron formas de potenciación de los discursos autónomos con los recursos que esos momentos históricos acercaban. En Estados Unidos grupos como Video Theater, Global Village o Alternative Media Center establecen las bases del leguaje audiovisual para los no iniciados, mientras que en Québec se crean televisiones comunitarias y locales y una sugestiva experiencia de intercomunicación: Challenger for Change. En este caso los trabajos parten de los problemas y opiniones de la población, se realizan y montan con los interesados y se organizan debates de cada proyección.

De 1974 data la primera experiencia española de video con fines comunitarios, la de Cadaqués Canal Local a la que sigue Barcelona Districte I en 1976. Con el portapak, equipo portátil de video introducido por el animador de dichos canales, Antoni Muntadas, se hicieron las primeras grabaciones de Video-Nou. El colectivo fue un avanzado reflejo local de todo aquel ambiente, del cual era directamente heredero: el video no como un medio de expresión sino como un medio de servir a otras iniciativas a través de la intervención audiovisual.

Declaración de principios: el proceso es lo que importa

En noviembre de 1977 Video-Nou edita su Projecte inicial d’estudi de les formes de vida i cultura popular als barris de Barcelona. En él manifiestan su interés por superar la frontera entre “productor y consumidor (elemento activo y elemento pasivo)” [en catalán en el original] y apuestan por la participación de los sujetos en la vida comunitaria a través de la potenciación del uso de los medios audiovisuales. Su objeto de estudio son las relaciones entre espacios y formas de vida de la cultura popular. El colectivo de Video-Nou / SVC adapta una propuesta metodológicamente transgresora al superar la barrera de organización piramidal internamente y crear una forma de trabajo en red que trasciende los compartimentos estancos de emisor y receptor, se adhiere a fórmulas avanzadas de estudios de las formas de vida cotidianas a través del video y lo hace desde un lugar privilegiado, interdisciplinar y militante.

El grupo cuenta en un principio con un equipo de grabación precario pero ligero que desplazan al lugar de rodaje, el portapak, que Sony comercializa a partir de 1968. En la segunda época del Servei de Video Comunitari desarrollarán la idea del video-bus, unidad móvil conformada por un autobús equipado con un estudio completo de grabación, montaje y reproducción a través de monitores de cara al exterior del vehículo y tres equipos de grabación cuyo fin es la aceleración del camino que hay entre grabación y exhibición. La propuesta del video-bus aparece en 1973 entre grupos de la periferia parisina pero puede remontarse su origen hasta los camiones y trenes equipados por Dziga Vertov durante la Primera Guerra Mundial y la revolución soviética (1916-1921)

La idea es la de rodar, corregir, montar y emitir in situ, aprovechando en la primera época para la emisión mercados, plazas o entidades asociativas y en la segundas sumando el video-bus. La tecnología fue piedra angular en el desarrollo del video social e incluso de otras corrientes como el videoarte. Hacer posible la transparencia del proceso completo de producción y, en paralelo, formar y hacer participar de la creación audiovisual a los usuarios. El video o el super8 son medios que buscan el encuentro con la realidad como la fotografía o la hoja impresa y que tratan pues de actuar como animadores de la misma. Por animación se entendía “todo aquello que favorecía las dinámicas autoconscientes y autorreflexivas, la expresión y la relación entre sí de las comunidades que integran el tejido social”, una forma de estimulación de las dinámicas de luchas sociales y de sus actores heredera del 68 francés.

El método de trabajo de Video-Nou es el siguiente: en una primera fase realiza un estudio/reportaje de su espacio de observación con apuntes urbanísticos, socioeconómicos y antropológicos, así como de los conflictos y reivindicaciones que plantean los vecinos o protagonistas. La realización de este primer documento suele incluir una descripción dirigida por voz en off del paisaje urbano, de las clases sociales y grupos anexos que lo componen, un breve histórico y entrevistas con los vecinos acerca de la situación del momento; se tratan la disposición de los transportes públicos, de los tipos de comercios y su distribución, de la formas en que éstos (bares, mercados…) influyen en las rutinas de relación, de los espacios muertos aprovechados por grupos sociales determinados (niños, bandas juveniles), de las múltiples formas de expresión de la vida inmigrante. Una vez terminada esta primera fase y ya todo montado, en una segunda fase se proyecta el resultado al público que entra en discusión dialéctica con lo filmado y consigo mismos. En ese proceso de diálogo los sujetos toman una singular consciencia de sí mismos que produce una mayor identificación con sus propias circunstancias. La exhibición se plantea a dos niveles, en el barrio y en otros barrios. La afluencia de los vecinos a los pases hace posible una comunicación más activa y una verificación de los documentos aportados. En un tercer momento esos debates pueden incluso ser grabados para volverlos a mostrar más adelante. En última instancia esos materiales serían aprovechados por otros grupos o instituciones para sus propios intereses; se plantea el préstamo de las cintas a otros grupos de animación o asociaciones de vecinos, así como se considera que sirvan para estudios de terceros o bien intercambios con grupos de video del extranjero (Video-Nou mantuvo intercambios con Fantasy Factor –Londres-, Video Inn, Satellite –Vancouver-, Vidéographe – Québec-, Soho TV, The Kitchen -Nueva York-, VAL – Montpellier-, INA – París-…).

En paralelo se lleva a cabo un taller de formación sobre la utilización del video con individuos de la comunidad que intervienen en el proceso anteriormente descrito con desiguales resultados, como se comprobará más adelante (en la etapa del SVC se prodigan en talleres profesionalizados por Pamplona, Bilbao, Sevilla, Alicante, Valencia…). Estos presupuestos metodológicos se pondrán en acción con cada una de las experiencias intervenidas por Video-Nou.

Estudios concretos: la campaña pro-ateneos

Después de la experiencia de Can Serra (Hospitalet) entre 1977 y 1978 Video-Nou entra en contacto con la Federación de Asociaciones de Vecinos, los grupos promotores de ateneos y la Coordinadora de Ateneos Libertarios para elaborar un programa de intervención sobre ateneos. En mayo de 1978 se proponen hacer una radiografía del estado actual de los barrios en los que funcionan entidades asociativas que trabajan por y desde los barrios. Su objetivo es el de introducir el video en estos espacios como elemento de animación interna, intensificar la relación entre el ateneo y su barrio y entre los ateneos, y hacer más visible el trabajo de los ateneos a través del apoyo a sus luchas. A tal fin se seleccionan los ateneos populares de Canyelles, Nou Barris (del que el anterior se desgajó), la Sedeta (Camp d’en Grassot) y el ateneo libertario de Sants.

En el caso de Canyelles, barrio inmigrante en el que se dan pisos privados, bloques de casas protegidas y barracas, se toma el pulso a los agentes vivos del barrio y se empieza grabar el 15 de junio. El 7 de julio se hace el primer pase con afluencia de vecinos y entidades asociativas de otros barrios. En el caso de la Sedeta el equipo de Video-Nou se encuentra con un trabajo marcado especialmente por las dificultades técnicas tanto en las captaciones como en las emisiones, a pesar de lo cual consiguen crear un clima maduro para la formación de un grupo de video propio en el ateneo. Para Nou Barris, además de difundir y apoyar la lucha de los vecinos por un terreno que se iba a convertir en fábrica asfáltica, consiguen grabar la entrevista de la comisión del ateneo con el alcalde José María Socías.

Respecto al ateneo libertario de Sants, el colectivo nuevamente se plantea dos objetivos: la elaboración de un guión y grabación de una cinta sobre el barrio y el taller de aprendizaje y utilización del video. Sin embargo los resultados en Sants fueron mayores dado que los integrantes del ateneo libertario de Sants eran personas proclives a la comprensión de la problemática de la información, contrainformación y la producción de discursos no mediatizados, con lo que su sintonía fue clave. El grupo del ateneo que trabajaba directamente con Video-Nou no se limitaba a ser mero informador sino que elaboraron la voz en off de la cinta e hicieron las entrevistas directamente. Después del pase al público con amplia acogida y debate se procedió a la segunda fase del programa, dedicando una larga sesión a la información técnica más elemental del portapack y a la problemática de la comunicación. A partir de ésta el mismo grupo que había intervenido en la realización del primer documento realizó un programa propio acerca de la evolución de ateneo y sus integrantes que fue también finalmente visionado.

Genealogía de Video-Nou

Los videos que se recuperan del archivo de cintas de Video-Nou/SVC muestran el trabajo profesional y creativo del colectivo: Vaga de benzineres (1977), que documenta la huelga de gasolineras de ese año en Barcelona y provincia promovida por la CNT; Manifestació de bicicletes (1977); Telediario Montesol-Onliyú (1977), ejercicio de crítica a la televisión desde la parodia; la performática y travestida Actuació d’Ocaña i Camilo (1977); Video Comunitari: Canyelles i Feedback (1977); Campanya electoral de la Lliga de Catalunya (1978); Ocaña. Exposición en la Galería Mec-Mec (1978), en la que en una escena coinciden con el equipo de rodaje de la que se conocerá como Ocaña, retrato intermitente (Ventura Pons, 1978); Video Comunitari: ¡Que viene el metro! (1978). En las mismas se documentan varios episodios de la efervescencia política y contracultural de la Barcelona de finales de los 70 que tienen como punto culminante las Jornadas Libertarias Internacionales que se desarrollan entre el Saló Diana y el Parc Güell, registradas también por el colectivo. El equipo de Video-Nou se propondrá hacer de puente entre las dos sedes grabando los debates del Saló Diana para pasarlos al día siguiente en el parque a pesar de los exiguos recursos tecnológicos. Algo no tan evidente allá por 1977…

Suele situarse la experiencia de Video-Nou / SVC en el germen de la televisión local y comunitaria española. Su mirada de la transición es una propuesta social, militante y experimental, transgresora en muchos sentidos. En tal grado que no se tiene constancia de otros casos similares salvo la experiencia de La Mirada Electrónica, grupo que actúa en Vallecas (Madrid) allá por 1978. Entre 1967 y 1981 hubo en España un extenso y activo movimiento cinematográfico que se opuso al estrecho corsé de las estructuras administrativas de la dictadura franquista y entre las cuales se halla Video-Nou; el trabajo colectivo, el sentido contrainformativo y las luchas sociales y políticas están presentes entre todos sus protagonistas. Así, es necesario señalar el trabajo clandestino o censurable de Pere Portabella (El sopar -1974-, Informe general -1976), José María Nunes (Sexperiencias -1969), Llorenç Soler (Largo viaje hacia la ira -1969-, ¡Votad, votad malditos! -1977), el del Colectivo de Cine de Clase (El campo para el hombre -1975-, O todos o ninguno -1976-, A la vuelta del grito -1978), el Colectivo de Cine de Madrid (Universidad 71-72 -1972-, Vitoria -1976) o el trabajo colectivo la Cooperativa de Cinema Alternatiu (El libro es un arma -1975-, Can Serra -1977), el Grup de Treball o del equipo Penta (Guerrilleros -1974-, Quico Sabaté -1980), entre tantos otros.

Unos cuantos años antes Dziga Vertov impulsa en 1922 Kino-Pravda, una iniciativa que constituye el primer acercamiento a lo que vino en llamarse la comunicación contextual. Su labor no estaba basada en el progreso individual sino en la organización colectiva de la producción cinematográfica y la producción del hecho fílmico con la gente y paisajes propios de cada lugar. La cámara ya no testimonia simplemente los hechos sino que es considerada como instrumento transformador de la realidad, idea que cautiva también posteriormente a Bertolt Brecht (Teoría de la radio), Roberto Rosellini (Un espíritu libre no debe aprender como un esclavo), los situacionistas con Guy Debord a la cabeza (La sociedad del espectáculo), el Grupo Dziga Vertov liderado por Jean-Luc Godard o los grupos comentados de guerrilla de la comunicación y video comunitario.

El colectivo Video-Nou lo compusieron Carles Ameller, Genís Cano, Albert Estival, Xefo Guasch, Marga Latorre, Pau Maragall, Llüisa Ortínez, Llüisa Roca y Joan Úbeda. Servei de Video Comunitari lo formaron Francesc Albiol, Carles Ameller, Esteban Escobar, Albert Estival, Núria Font, Xefo Guasch, Pau Maragall, Maite Martínez, Llüisa Roca, Josep Mª Rocamora y el propio Joan Úbeda.

Conclusiones

La experimentación con las aplicaciones de video como instrumento de comunicación social encontró unas potencialidades fuertes en su momento, pero no menores fueron los contratiempos con los que Video-Nou / SVC hubo de encontrarse. Entre éstos cabe destacar el sempiterno problema de la distribución, la debilidad tecnológica (el colectivo trabajó casi siempre a rebufo de las novedades que ofrecía el mercado) pero sobre todo el problema de la financiación. Si bien en un primer momento las intervenciones fueron promovidas eminentemente por el voluntarismo de los integrantes y después colaboradas por la Fundació Serveis de Cultura Popular, en la segunda etapa del SVC se consigue la implicación de la Administración a través de un convenio con el consistorio barcelonés que se combina con una no muy intensa actividad lucrativa en torno a la oferta de servicios a terceros. Pero a la altura de 1983 todo había cambiado: el desencanto, la crisis económica y asociativa y sobre todo el interés de las instituciones (copadas entonces por los socialistas) por absorber las iniciativas sociales despojándolas de su autonomía conducen a la no renovación del convenio con el Ayuntamiento. Alguno de los componentes del colectivo aprovechan individualmente para dar el salto a la recién nacida TV3.

Durante seis años (1977-1983) el grupo participó en los acontecimientos históricos que se produjeron en Cataluña y España: la transición política, los movimientos y las luchas sociales urbanas y los cambios culturales y tecnológicos. El marco social inmediato es el ambiente contracultural y las luchas ciudadanas por la radicalización democrática. Video-Nou fue arte y parte de las iniciativas sociales, artísticas, políticas y culturales de esos años. Su objetivo fue intervenir de dos maneras esenciales en la realidad: difundiendo el video como herramienta de comprensión de la realidad e incidiendo sobre la realidad visibilizando su problemática y ayudando a sus actores a tomar conciencia de sí mismos. De alguna manera Video-Nou / SVC tratará de ser un canal comunicativo para el universo siempre fragmentado de las iniciativas sociales.

En su contribución a la descentralización del poder Video-Nou trataba de usar el video como instrumento de participación, no de control ni de emisión de discursos cerrados. Su respuesta a la perenne relación dialéctica entre medios y fines fue que lo que importaba era el proceso, no el producto audiovisual. La comunidad se consideraba sujeto y no simple objeto de experiencia, contrariamente a toda práctica documental establecida. Esta es una apuesta sin duda altamente política. Entre sus fundamentos estaba, pues, el arrebatar el control de la técnica de las manos de los dirigentes y especialistas. Esa usurpación dinamitó por lo menos simbólica o temporalmente los esquemas jerarquizados y especializados de la producción y de la cultura oficial para devolverlos al terreno de la cultura popular construyendo un nuevo espacio público intensamente democrático. Finalmente la política y el video se han aliado, pero en una dirección totalmente distinta…

Inicio   1 2 3

2 Comentarios

  1. alfredo cohen 02/06/2008 | Permalink

    En Latinoamérica, Africa y Asia también se dieron y se dan muchas experiencias de video comunitario, participativo y por el cambio social.

    Haciendo Olas, de Alfonso Gumucio es un libro que reseña las experiencias de una manera contundente y divertida. Dejando ver la belleza de cada una de ellas.

  2. Elia 18/09/2012 | Permalink

    Un artículo estupendo, tengo que realizar un trabajo de este tema, y a pesar de ser un tema en internet está muy presente en donde hay numerosos vídeos que se podrían calificar “videoactivistas” no hay apenas información de lo que es en si el videoactivismo. Me ha sido muy útil. Enhorabuena, seguir así!

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO