Restos diurnos. Péter Forgács y la ensoñación histórica

El valor trascendental del trabajo de Forgács va más allá de sacar a la luz películas realizadas para consumo privado entre las décadas de 1920 y 1960, pues estas sirven para puntualizar, comentar y resituar los grandes acontecimientos que sacudieron el mundo convulsionando la cotidianidad y haciendo estallar con violencia la intimidad y la vida familiar.


    Post2PDF

Se ha dicho muchas veces: nuestra época vive obsesionada por el archivo. Más concretamente, por la imagen de archivo. La imagen de archivo, en la era de la producción audiovisual masiva significa, en muchos casos (1) , resto. Resto de la producción: los descartes, las colas de proyección, las películas huérfanas que han sido aprovechadas de manera lúcida, lúdica y dialéctica por la vanguardia cinematográfica (de Bruce Conner a Matthias Müller, pasando por Arthur Lipsett o Craig Baldwin); resto, también, en un sentido freudiano: el archivo entendido como el “resto diurno” que se constituye en material para la ensoñación, el archivo como base de un relato imaginario que, en la filmografía de Péter Forgács, implica, nada más y nada menos, que una recontextualización de la Historia.

La introducción del componente imaginativo en su intento de responder al “enigma de los hechos” le ha permitido a Péter Forgács decir lo siguiente: “El objetivo de mis obras no es (prácticamente) otro que el de interrogar a la mente, a los sentidos, a la mirada, para cuestionar y dar cuenta de las ilusiones y la naturaleza de la percepción. Más que crear una `ficción´ a partir de documentos, se trata de crear un documental `corrigiendo los errores y las faltas del pasado´”. (2)

La idea de que hay un componente narrativo, imaginativo, en la construcción del discurso histórico no es nueva: Paul Ricoeur hizo patente la idea de que sin la ordenación o configuración temporal de la vivencia (esto es, el establecimiento de estructuras narrativas en las que, inevitablemente, entra en juego la imaginación) es imposible entender el mundo, producir una experiencia a partir de lo vivido, tanto si el registro elegido es el de la ficción o el del relato histórico (3) . Y, aunque Forgács se autodefine como un “arqueólogo de las imágenes”, también hay una base filosófica en su trabajo que lo emparenta con la filosofía del lenguaje a través de la obra de Ludwig Wittgenstein, a cuyo Tractatus Logico-Philosophicus le dedicó la película Wittgenstein Tractatus (1992), en la que sienta las bases conceptuales de su proyecto Hungría Privada. Es éste un friso histórico que se sumerge, a través de películas domésticas y amateur realizadas en Hungría durante el siglo XX, en los años ominosos de la Segunda Guerra Mundial, marcados por las deportaciones masivas, los campos de concentración y el exterminio de millones de seres humanos –otras películas realizadas independientemente de esta serie, como Mientras tanto, en alguna parte1940-1943 (Meanwhile Somewhere … 1940-1943), La tempestad (The Maelstrom, 1997) o La película de Angelos (Angelos Film, 1999), se desplazan en el eje geográfico, pero no en lo que respecta al objeto de interés.

Las imágenes íntimas, secretas en muchos casos, que constituyen el material de base a partir del cual trabaja Forgács son preciosos vestigios de la vida íntima en Centroeuropa entre las décadas de 1920 y 1960. Sin embargo, el valor trascendental del trabajo del cineasta húngaro va más allá de sacar a la luz esas películas realizadas para consumo doméstico, pues sirven para puntualizar, comentar y resituar los grandes acontecimientos que sacudieron el mundo (y, cómo no, convulsionaron la cotidianidad, irrumpiendo con violencia en la intimidad y desintegrando la vida familiar). Así, La película de Angelos está realizada a partir del diario filmado que Angelos Papanastassiou filmó y montó en secreto –la toma de fotografías o películas estaba castigada con la pena de muerte– en Atenas durante la ocupación nazi. En la película se yuxtaponen imágenes del nacimiento de su hija Loukia, tomando la leche del pecho materno o siendo paseada por su padre en las calles de la capital griega, junto a niños y hombres a punto de morir de hambre acogidos en hospitales improvisados; Angelos filma los esqueletos de los represaliados que se amontonan en las fosas comunes y los ahorcados que todavía penden de los árboles para escarnio público por colaborar con la resistencia.

Con todo, Angelos es, en cierto sentido (y tal vez junto con Meanwhile, somewhere), la película más “literal”, si se nos permite la palabra, en su exposición de los hechos, de las realizadas por Péter Forgács. Porque, en la mayor parte de los casos, más que tratar de restituir el pasado al modo del documental histórico expositivo se propone construir una “ucronía”, una zona temporal utópica, desde la que se ofrece una versión alternativa a la historia oficial. Algo esencial, por otra parte, cuando la historia oficial se escribe bajo la sombra de un sistema autoritario o dictatorial, lo que en el caso de Hungría, Grecia o España se traduce en régimen filonazi con diversas variantes durante la segunda guerra mundial y dictadura, comunista o fascista, durante los largos años de la guerra fría.

Los recursos de montaje empleados por Forgács cobran pleno sentido en el trabajo de recontextualización que se propone el realizador: a través de la ralentización nos hace tomar conciencia de gestos y movimientos que, de otro modo, tal vez pasarían desapercibidos en el nervioso flujo de imágenes que a menudo encontramos en las películas privadas; el congelado y el reencuadre sacan del anonimato a esos rostros del pasado que protagonizan las películas y nos llaman la atención sobre su carácter, su vida íntima y sus relaciones personales y sociales.

A estos recursos se añade la utilización de la voz over (lacónica en ocasiones, lírica en otros momentos y, casi siempre, amiga del silencio) que habla en primera persona por los protagonistas (simulando la escritura de una carta o un diario) y yuxtapone, de manera collagística, esas voces íntimas junto a discursos públicos, declaraciones de jefes de estado o promulgación de leyes. Un momento culminante en la filmografía de Forgács en lo que respecta a la utilización de este recurso lo constituye el décimo capítulo de Hungría Privada, Az Örvény (Caída libre, 1996), documental que se remonta a los años previos al tristemente conocido como “Holocausto húngaro” (más de medio millón de judíos asesinados entre la primavera de 1944 y el final de la guerra) a través de las películas domésticas de György Petö, músico, fotógrafo y hombre de negocios que realizó películas en 8mm desde 1938.

Caída libre da cuenta de cómo la familia Petö “trataba de suprimir los temibles signos de amenaza y futura masacre (…) las ilusiones de una familia judía húngara que se desmorona poco a poco; los momentos felices y banales enmarcados por las Leyes Judías en Hungría”, que el gobierno húngaro fue implementando de manera progresiva, introduciendo en cada nueva actualización nuevas y humillantes restricciones para la comunidad judía que sentaron las bases para la deportación y el exterminio a partir de 1944 (4).

En Caída libre las imágenes de la vida familiar de György Petö dialogan con una extraña banda sonora que integra voces sublimes que recitan melódicamente… los epígrafes de cada nuevo decreto, introduciendo un siniestro marcador temporal en las escenas aparentemente felices filmadas por Petö. “¿Cómo entendemos la segregación, las leyes racistas, si la voz de los ‘ángeles’ las recita?”, se pregunta Forgács en la sinopsis de la película, y responde mostrando la escena íntima y jovial en la que una hermosa mujer se desnuda y se mete en la cama, desde donde mira al cineasta (y al espectador) con voluptuosidad, al tiempo que los “ángeles” enumeran las privaciones a las que la ley condenaba a multitud de familias judías húngaras. Es así como, en el cine de Forgács, el lugar privado se convierte en lugar de memoria colectiva.

Entra en juego aquí, junto a la voz over, la banda sonora y la música de Tibor Szemzö (ya resulta imposible imaginar cómo serían estas películas sin su contribución) añadiendo misterio y extrañeza a las imágenes, al tiempo que las inscriben de manera definitiva en un presente (el de la realización) muy lejano a aquél en el que fueron filmadas. El extrañamiento y la inscripción en el presente del discurso cinematográfico sobre el pasado constituyen dos puntales en la filmografía de Péter Forgács y la base principal de su ética cinematográfica. Gracias a los recursos expresivos que obligan al espectador a tomar conciencia de la materialidad de esos vestigios del pasado y conciencia de que las imágenes no se despliegan ante sus ojos “como si la historia se contara sola”, Forgács le da al espectador la posibilidad de empatizar (o no) con el relato, de desempeñar una función activa, crítica y creativa en la experiencia de la visión y tomar conciencia de la existencia del lugar y el momento de la enunciación cinematográfica. Un ejercicio de honestidad poco frecuente en nuestros días.

- – - -

(1) Queda fuera de los límites de este artículo el uso de la imagen de archivo en su forma más extendida en la cultura audiovisual contemporánea: como ilustración del discurso verbal, tal y como la encontramos en el documental expositivo.
(2) Péter Forgács: “Arqueología del tiempo o recuerdos alternativos”, texto de presentación de la clase
Última consulta: 13 de junio de 2011.
(3) Tiempo y narración I. Configuración del tiempo en el relato histórico, México, Siglo XXI-México, 1995.
(4) Véase la página dedicada a las Leyes Antijudías del Museo del Holocausto Húngaro, última consulta del 13 de junio de 2011.

La obra de Péter Forgács ha sido objeto de una intensa retrospectiva durante la pasada edición del Festival Internacional de Documentales Documenta Madrid 2011.

Voy a decirlo!


Tu dirección no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

SUSCRIPCIÓN

Recibe mensualmente nuestra newsletter

También puedes sucribirte a través de nuestros Feeds

Y en nuestros canales de vídeo y redes sociales

  • You Tube
  • Blip.tv
  • Twitter
  • Facebook
  • Ocasionalmente, podrás seguir nuestras noticias, eventos y recomendaciones en el blog de nuestro partner venuspluton!com

    ETIQUETAS

    ARCHIVO