Vittorio De Seta y los campesinos

Imaginemos que a las películas Stromboli (1950) de Roberto Rossellini o Terra Trema (1948) de Luchino Visconti le quitáramos todos los elementos narrativos. Nos quedaríamos con un retrato visual y sonoro de los lugares y de los trabajos de los pescadores de la isla de Stromboli y de Aci Trezza, pueblo de pescadores sicilianos. Esas películas serían como los primeros cortos que rodó Vittorio De Seta.


    Post2PDF
Inicio   1 2 3

“Las fotografías de paisajes (urbanos o campesinos) deben ser habitables y no visitables.” (1)

Imaginemos que a las películas Stromboli (1950) de Roberto Rossellini o Terra Trema (1948) de Luchino Visconti le quitáramos todos los elementos narrativos. Nos quedaríamos con un retrato visual y sonoro de los lugares y de los trabajos de los pescadores de la isla de Stromboli y de Aci Trezza, pueblo de pescadores sicilianos. Esas películas serían como los primeros cortos que rodó Vittorio De Seta entre 1954 y 1959 en las islas italianas de Sicilia y Cerdeña, donde mostraba los últimos ejemplos del trabajo y las costumbres rurales que desaparecerían poco después.

Son diez cortometrajes filmados en tecnicolor, y la mayoría en cinemascope, en que De Seta se hacía responsable de todas las etapas de producción, filmación, montaje y sonorización. Estos trabajos parten del neorrealismo pero lo depuran, acercándose así a una labor más antropológica y geológica, donde la tierra y el pueblo aparecen en su dimensión más brutal, es decir, en su dimensión material. Y esto ocurre no sólo por la representación sino esencialmente por el trabajo sonoro, ya que los sonidos de los trabajos ancestrales, entornos naturales, dialectos y cantos populares evocan esta relación íntima con el territorio.

La posguerra fue un periodo de grandes transformaciones en Italia: el comienzo de la gran industrialización y sus reflejos contradictorios, la migración de las poblaciones del campo para las ciudades y la emigración masiva hacia el norte del país, mientras el sur se convertía en “lo otro” dentro de Italia. Con estos cambios se cerraba la historia de los oficios y formas arcaicas del mundo rural. De Seta se acerca a documentar estas sociedades arcaicas en el momento en que están desapareciendo, hace coincidir su trabajo con el momento de pérdida, lo que le da una relevancia histórica. (2)

Sus primeros filmes muestran la historia de la comunidad de los “contadini”, los campesinos, a través del queso, la leche, la luz, el hielo, el pan, el pescado, sus momentos sensibles. Y para ello De Seta se apaga como sujeto y toma partido por las cosas, por esos materiales sensibles, de forma algo fenomenológico y marxista. No los abstrae, no les impone ninguna idea, tampoco hay nostalgia, sino que se vuelve una especie de portavoz de esa existencia material. Nos muestra el mundo rural como un espacio donde las cosas materiales y la naturaleza aún resisten.

– – –

(1) Barthes, Roland, La cámara lucida, Paidós, p.82.

(2) El trabajo de De Seta se aleja de otros trabajos etnográficos promovidos en la época por el estado que tenían como fin conservar estas formas arcaicas como folklore, con el fin de someter hasta los cantos populares y otras formas ancestrales a la cultura.

Inicio   1 2 3

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO