The Monastery

Rodado puntualmente durante varios años, The Monastery de la directora danesa Pernille Rose Grønkjær nos acerca a un singular personaje, el anciano Mr. Vig, cuyo aspecto parece propio de una novela decimonónica y que a sus 82 años ha decido hacer realidad su sueño: convertir su destartalado castillo en un monasterio.


    Post2PDF

The Monastery

Creada en 2004 por la productora Paral·lel 40, la iniciativa El documental del mes ha conseguido afianzar su singular estrategia para crear un espacio estable de difusión del documental. Frente a las distribuidoras tradicionales y su apuesta por el estreno semanal (a menudo desapercibido entre las seis o siete películas que llegan cada semana a nuestras pantallas), El documental del mes ha optado por concentrar las sesiones y buscar espacios alternativos como centros sociales y culturales sin renunciar a la sala cinematográfica. A lo largo de estos cuatro años, ha llegado a 34 ciudades y capitales de provincia (Barcelona, Madrid, Sevilla o Alicante), siendo León la última en incorporarse a la red a través del Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León. A su favor, también parece jugar la presencia prácticamente nula que el documental tiene en televisión. Así cabría recordar, e incluso denunciar, la breve duración del programa Documenta2 en la parrilla de TVE, quedando tan sólo TV3 (aunque con la exigencia de una duración de una hora) como la única cadena que apuesta fielmente por el género en el Estado. Puede que algunas de las cintas que se exhiben en El documental del mes sean más apropiadas para la pequeña pantalla y unos potenciales espectadores hastiados de la “telebasura”, pero a día de hoy el espacio simplemente no existe y el futuro inmediato tampoco parece alentador. Y es que su línea editorial se caracteriza por ofrecer documentales “para todos los públicos” (léase un tema significativo abordado con un cierta innovación formal), manteniendo un ecléctico equilibrio entre los filmes de autor (The White Diamond de Werner Herzog, His big white self de Nick Broomfield o El perro negro de Peter Forgács) y los avalados por su recorrido en festivales internacionales como la película que se podrá ver durante el mes de mayo: The Monastery, ganadora del premio Joris Ivens en la edición 2006 del IDFA y nominada al Mejor Documental Europeo en 2007 por la Academia de Cine Europeo.

Rodado puntualmente durante varios años, The Monastery de la directora danesa Pernille Rose Grønkjær nos acerca a un singular personaje, el anciano Mr. Vig, cuyo aspecto parece propio de una novela decimonónica y que a sus 82 años ha decido hacer realidad su sueño: convertir su destartalado castillo en un monasterio. Para ello, acuerda con la Iglesia ortodoxa rusa la visita de una expedición de monjas de cara a valorar las condiciones del palacete y la posible instalación allí de parte de su comunidad. A pesar de su predisposición (las pequeñas obras o la eliminación los iconos budistas que cuelgan de alguna de sus paredes), el carácter misántropo, parco y cascarrón de Mr. Vig pronto chocará con la determinación de una de las monjas rusas: la hermana Ambrosika, resuelta a poner a punto el castillo sin miramientos. Los roces, malentendidos y discusiones entre ambos son los momentos que registra la directora para articular de forma cronológica un documental de tintes humanistas que recupera el motivo del “intruso benefactor” (1). La presencia de la hermana Ambrosika a pesar de perturbar su rutina acabará limando el carácter arisco de Mr. Vig e iluminando sus días.

Junto a este hilo argumental de estructura clásica encontramos otro donde radica la principal valía de la película: la relación que se establece entre la directora y el inefable Mr. Vig. En una apuesta claramente performativa, en la que Pernille con su pequeña cámara en mano no elude su presencia, ésta acaba convirtiéndose en confidente del anciano, mediante conversaciones y comentarios espontáneos del protagonista a medida que arregla su castillo. Mr. Vig no duda en dilucidar el carácter de su película (quizás imperecedero como su propio sueño), en pedirle ayuda para las reparaciones y en compartir su intimidad, en situaciones dónde más que la curiosidad de la documentalista se intuye la necesidad que tiene el personaje de hacer un balance de su vida. Así, no dejan de conmover ciertos momentos en los que Mr. Vig comenta la fría relación con sus padres y su descreimiento del amor que le ha llevado a vivir aislado toda su vida.

A pesar de que la música de corte melodramático reste frescura a la singularidad del asunto y las secuencias donde se retrata la cotidianeidad de los personajes desentonen con la fuerza que tiene el filme a la hora de filmar las relaciones entre sus personajes, The Monastery es un documental notable que se merece un espacio como El documental del mes para gozar de una visibilidad más allá del paso efímero por algún que otro festival internacional.

(1) Nos hacemos eco de uno de los argumentos universales establecidos por Jordi Balló y Xavier Peréz en su libro La semilla inmortal, Editorial Anagrama, Barcelona, 1997.

FICHA TÉCNICA
Dirección y fotografía: Pernille Rose Grønkjær
Montaje: Pernille Bech Christensen
Sonido: Kristian Eidnes Andersen
Música: Johan Söderqvist
Producción: Sigrid Dyekjær
Producción ejecutiva: Michael Fleischer
Productora: Tju-Bang Film
País y año de producción: Dinamarca, 2006

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO