Punto de Vista 08. Ineludible punto de encuentro

Si el año pasado fue el de su consolidación, éste año podríamos hablar de expansión. La cuarta edición del Festival Internacional de Cine Documental de Navarra Punto de Vista ha conseguido atraer a un más que aceptable público de la ciudad y, por primera vez en su breve historia, congregar a un llamativo número de profesionales del sector (programadores o documentalistas) y periodistas especializados.


    Post2PDF
Inicio   1 2 3 4

Must read after my death
Síndrome de archivo: Familia, historia y denuncia.
Parafraseamos el título de un capítulo de un libro de Antonio Weinrichter para dar cuenta de que el found footage se ha convertido en los últimos tiempos en una de las prácticas documentales más relevantes, tanto por su potencial artístico y político como por el número de películas que actualmente se realizan con materiales no filmados por el propio cineasta. La sección oficial de Punto de Vista es un buen ejemplo de este fenómeno creciente de apropiación y remontaje, aunque los resultados sean desiguales.

El ruso Vladimir Nepevniy cuenta una historia ajena como si fuera familiar, a partir de la correspondencia entre el escritor ruso Ilya Ilf y su esposa Marusya descubierta años después por la hija de ambos. Mediante archivo histórico y las fotos que tomó la propia Marusya, el director realiza un excelente trabajo de montaje que transita por una corriente temática poco explorada desde la no ficción: el idilio amoroso, siguiendo la senda del Peter Forgacs de Miss Universe 1929. Mientras que el lado más oscuro de la familia, a la estela de Tarnation o Capturing the Friedmans, lo encontramos en el desgarrador audio que fluye bajo el archivo doméstico en Súper 8 de Must read after my death. Su director, el americano Morgan Drews, es el heredero de estas cintas magnetofónicas grabadas por su abuela (conversaciones con su marido, soliloquios y discusiones) acompañadas de un aviso: Leer después de mi muerte. El filme es un brutal documento sobre los estragos que la difusión y popularización del psicoanálisis tuvo en la sociedad de americana de los sesenta. Una sociedad de consumo y bienestar que pivotaba en torno a una familia armónica y cuya responsabilidad recaía en la perfecta madre y esposa paradigmáticamente representada por la abuela del director. Píldoras, electroshocks, complejos y culpas y el desgarro del núcleo familiar desfilan ante nuestros oídos alcanzando por momentos tintes de película de terror. Un filme donde lo personal es político que fue reconocido con una mención especial.

El trabajo con material de carácter histórico lo encontramos en Under construction y Nijuman No Borei (200.000 Fantasmas), dos filmes que parten de fotografías para construir sendos memoriales fílmicos en torno a unas ruinas, aunque con resultados claramente contrapuestos. El primero recurre a técnicas de 3D para proponer un paseo virtual por el declive de un barrio de Shangai, una técnica de por sí propicia a la espectacularización en la que, para más INRI se incrustan dos testimonios dolientes de los desalojados. Frente a este tratamiento algo gratuito, la rigurosa y matemática película del francés Jean-Gabriel Pèriot (galardonado el año pasado por su excelente trabajo también con archivo Even if she had been a criminal) alcanza cotas altamente poéticas a la hora de ensamblar cerca de mil fotos del único edificio que quedó en pie tras el bombardeo de Hiroshima. Por último, las piezas de carácter más subversivo, aquellas que pretender realizar una crítica mediática, resultaron decepcionantes por la simplicidad de sus propuestas. Cosas de Kulechov de Susana Crespo es un fallido fake-footage en torno a una supuesto bombardeo en Galicia. Sin la ironía y sagacidad de su más claro referente, el Craig Baldwin de Tribulation 99, el filme además desconfía de la inteligencia del espectador al mostrar antes de sus créditos el origen de las imágenes que previamente ha manipulado. Mucho más elaborado y conceptual que el anterior, Po de estrelas de Alberte Pagán es un trabajo que, tras un bombardeo visual de imágenes publicitarias, contrapone el audio de estos anuncios con imágenes de guerras, hambrunas y tragedias. Su vocación política y crítica deviene ineficaz por evidente y conocida, ¿acaso este flujo cacofónico y sin transición aparente entre el dolor y la seducción no se da en cualquier telediario?

Inicio   1 2 3 4

SUSCRIPCIÓN

Suscribirse a la newsletter

Redes sociales y canales de vídeo

  • Facebook
  • Twitter
  • Vimeo
  • ETIQUETAS

    ARCHIVO