Archivo:
Mark Rappaport

El acorazado Sasha

En cualquier caso, una imagen no es más que una imagen. Su imagen. Pero las imágenes tienen dos vidas: la que está en la fotografía y la otra, la que ve el espectador. O quizá tres, si sumamos la que el director o el fotógrafo tenían en mente cuando decidieron que entre las infinitas imágenes del mundo aquélla era la que querían. O tal vez cada imagen tenga múltiples vidas. ¿Acaso una imagen no tiene tantas lecturas posibles como personas distintas la miren?

SUSCRIPCIÓN

Redes sociales y canales de vídeo:

Facebook

Twitter

Vimeo

ETIQUETAS

ARCHIVO