Top of the Docs 2006

Todas las listas dedicadas a recapitular “lo mejor de” adolecen de los mismos defectos: son parciales, discutibles y, a menudo, incompletas. Y, este último rasgo es más claro a la hora de trazar una cartografía del cine de no ficción del último año.


Imprimir articulo    
Inicio   1 2

Todas las listas dedicadas a recapitular “lo mejor de” adolecen de los mismos defectos: son parciales, discutibles y, a menudo, incompletas. Y, este último rasgo es más claro a la hora de trazar una cartografía del cine de no ficción del último año. A pesar de que cada vez se estrenan más documentales en las salas comerciales de nuestro país, siguen siendo los festivales internacionales las principales ventanas de difusión de las propuestas más innovadoras. Somos conscientes de que en este escueto balance faltan algunos filmes que sólo hemos podido conocer de oídas y “leídas”, como O Fim e o princípio de Eduardo Coutinho o Artal de Sergei Loznitsa, por citar sólo un par de ellos. Y, en cuanto a la producción nacional, quizás algunos echen de menos en esta lista el excelente filme de Isaki Lacuesta La leyenda del tiempo, pero hemos creído que su lectura debe realizarse desde los parámetros de la ficción. Aclarados estos puntos, aquí están los documentales que, desde Blogs&Docs, creemos que han merecido la pena. Os invitamos a elaborar vuestra propia lista, podéis añadir un comentario a este post o enviarnos las votaciones por mail.

DOCUMENTALES INTERNACIONALES

Grizzly Man
Grizzly Man de Werner Herzog, EE.UU (2005)
Werner Herzog retrató con maestría un personaje lleno de claroscuros: Timothy Treadwell, un autoproclamado activista medioambiental apasionado por los osos salvajes. El curtido director alemán dibuja con clase a Treadwell y sus miedos, conduciendo con su voz en off el relato por los interiores del ambiguo aventurero hasta su dramático final. Treadwell documentó su propia vida, grabándose a lo largo de los años en sus suicidas expediciones en las reservas naturales de Alaska. Herzog, gran relator de personajes obsesivos en parajes extremos (desde Aguirre hasta The White Diamond), usa con sabiduría ese material extraordinario para entender los recovecos del ser humano.
M.Marti Freixas

La Bas
Là-Bas de Chantal Akerman, Bélgica-Francia (2006)
Allí abajo, en un pequeño apartamento de Tel Aviv situado junto al mar no hay espacio para un travelling lateral. Apenas largos planos fijos de sus ventanas. En un ejercicio inverso a Tishe! de Kossakovsky, esta mirada al exterior ( ¿casualidad esas cortinas semitransparentes que velan nuestra visión? ), remite al interior de la directora, (casi) siempre detrás de la cámara, (casi) todo ocurre fuera de campo.
Akerman cuenta que ésta es una película sobre la imposibilidad de hacer un filme, pero también de la dificultad de vivir, de organizar el tiempo y los pensamientos, de sobrellevar la cotidianeidad. Akerman cocina arroz y zanahorias, recuerda su infancia, lee libros en hebreo que apenas comprende, considera un acto heroíco comprar el periódico, duerme, y por eso, no sintió la explosión de un atentado, filma por primera vez en Israel, su país de origen, y apenas sale de este apartamento prestado… Diario, cuaderno de notas o confesión, poco importa. Akerman construye en este filme un espacio sin mostrarlo: un contraplano en el que cohabitan directora y espectador. Elena Oroz

Neil Young: Heart of Gold
Neil Young: Heart of Gold de Jonhatham Demme, EE.UU (2006)
“Se abre el telón y aparece un hombre. Es nuestro guía. No nos cuenta ninguna historia concreta sino que nos conduce en lo que viene a ser un trayecto emocional muy real y profundamente sentido”, así describe Jonathan Demme la esencia de Neil Young: Heart of Gold, un filme concebido como tributo a uno de sus músicos más admirados.
Esta película-concierto se filmó en el Ryman Auditorium de Nashvielle, donde tuvo lugar la premiere mundial del penúltimo disco de Young hasta la fecha: Prairie Wind, compuesto poco después de que al cantautor canadiense le diagnosticaran una grave enfermedad cerebral. Un disco íntimo, de carácter crepuscular, en el que Young reflexiona sobre el paso del tiempo y el carácter redentor de la música, canta a sus hijos, su esposa y su padre. Unos motivos que, sobre el escenario, va desgrando casi con timidez. Entre canción y canción, Young desvela que tiene una hija de 21 años que pronto acabará la Universidad, que su padre le regaló un día un ukelele de plástico o que la guitarra con la que toca le acompaña desde los años 70 y perteneció a Hank Williams. Rodada con ocho cámaras y con profusión de primeros planos, el filme recoge de un modo preciso el propio acto creativo, la interacción entre los músicos o la fugaz mirada de afecto que le dirige el cantautor a su mujer cuando canta Harvest Moon. Sin grandilocuencias, Demme demuestra de nuevo su particular talento para filmar conciertos. Elena Oroz

Syato
Svyato de Viktor Kossakovsky, Rusia (2006)
El director ruso Viktor Kossakovsky volvió a sorprender con una película hecha con pocos recursos y mucha imaginación, como había hecho anteriormente con Tische!. Desde que nació su hijo evitó que se viera reflejado en ninguna parte. A los dos años, cuando por primera vez le afronta ante unos grandes espejos, el pequeño y melenudo Svyato empieza a descubrir lentamente su propia imagen. Una reflexión sobe la propia imagen que encierra ingenio, diversión y cierto maquiavelismo. M. Martí Freixas

The Devil and Daniel Johnston
The Devil and Daniel Johnston de Jeff Feuerzig, EE.UU (2005)
Gran película que llegó a España con retraso (fue premiada en Sundance en enero del 2005) y duró muy poco en las salas, en Barcelona concretamente sólo diez días. Feuerzig presenta la trayectoria del cantautor y artista norteamericano Daniel Johnston, un personaje desbordantemente creativo quien emprendió un irregular camino hacia el éxito acompañado de letras geniales, seguidores acérrimos, LSD, Dios y el demonio. Con un inacabable material de archivo creado por el propio Daniel y entrevistas a sus amigos y familiares consigue reflexionar entorno a los artistas que se balancean entre la genialidad y la locura. Un documental fabuloso contado de forma sencilla.
M. Martí Freixas

Workingsman's death
Workingman’s death de Michael Glawogger, Austria- Alemania (2005)
Michael Glawogger es uno de los cineastas de Europa Central que emerge con más fuerza. Como en gran parte de sus obras, Workingman’s death ocurre en varios puntos del planeta. El suicida trabajo de unos mineros rusos, el submundo de un sucio matadero nigeriano o la belleza y peligrosidad de un cementerio de barcos en Pakistán, sirven a Glawogger para hilvanar un retrato globalizador sobre la superviviencia del ser humano, destacando la parte más humana del ser en condiciones infrahumanas. Glawogger, el realizador-viajero, nos abre cinco ventanas de este mundo surreal. M. Martí Freixas

Inicio   1 2

3 Comentarios

  1. jfcls 03/01/2007 | Permalink

    mi más sincera enhorabuena. me parece una selección de lo más afinada. Echo de menos (ya lo decis en la intro y lo dijo kiko veneno en esa rumbita del echate un cantecito) Pine Flat de S. Lockhart. Creo que es una de las grandes cosas que pasaron el año pasado. Aunque, por supuesto no ha tenido difusión en nuestro país. Ni siquiera la más enteradilla crítica ha hablado del film y eso que si nos ponemos a jugar a los cinéfilos y recuperamos aquella secuencia del inicio de The Player (El juego de hollywood) de R. Altman en el que los directores acudían al despacho del productor que interpretaba T. Robbins y le explicaban las películas segun la fórmula ‘es una mezcla de Tiburón y La casa de la pradera’, o ‘de Ben Hur y los Gremmlins’ (evidentemente los ejemplos me los estoy inventando) tendríamos que Pine Flat es una mezcla perfecta entre 13 Lakes (J. Banning) y Gerry/Elephant/Last Days. Ya me imagino a más de uno corriendo a activar el e-mule. (¿o tampoco han visto la obra de James Benning?, reciente invitado de lujo un festival como Zinebi, que quizá no tiene el éxito entre los públicos ‘indies’ de otras convocatorias del norte de la peninsula, pero que desde luego tiene las narices de montarle una retrospectiva a Benning antes que nadie en este singular pais. ¡Suerte en la caza!

  2. aa 09/01/2007 | Permalink

    No está de más recomendar la entrevista que le hace Scott MacDonald al mencionado James Benning en el quinto volumen de la serie A Critical Cinema editado por la Universidad de California. Ahí se comentan en profundidad North on Evers, Utopia, Deseret, El Valley Centro, Los, Sogobi y 13 Lakes (¿la pregunta es: quién aguanta mirar trece planos estáticos de lagos americanos, que duran diez minutos cada uno, hasta llegar a las dos hora y diez minutos de rigor?). ¿Es esto cine-terapia? Si lo és sólo falta Enya de fondo. Sin duda, una propuesta arriesgada. Quizá la paciencia tenga recompensa…

  3. jfcls 12/01/2007 | Permalink

    más inquientante que terapeutico, diría yo. Más como aquella señora que hacía los gorgotios en Twin Peaks que como Enya… nada traquilizador, nada terepeútico.

SUSCRIPCIÓN

Redes sociales y canales de vídeo:

Facebook

Twitter

Vimeo

ETIQUETAS

ARCHIVO